lunes, febrero 24, 2020

SOCIEDAD | 22-01-2020 16:44

Cómo fue la noche de Pablo Ventura antes de ser detenido

Su madre recibió a NOTICIAS y reconstruyó dónde estaba el joven cuando asesinaron a Fernando Baéz Sosa.

Horas antes de que la Justicia resolviera dejar en libertad a Pablo Ventura, que había sido el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa, su madre recibió a NOTICIAS en su domicilio en Zárate. La mujer, llamada Marisa, reconstruyó con detalles dónde estuvo y qué hizo su hijo el viernes 17 y el sábado 18 de enero. Angustiada, repitió una y otra vez que los investigadores tenían todo en sus manos para comprobar que el joven no había estado en Villa Gesell la noche del asesinato.

La noche del viernes 17, Pablo y sus padres salieron a cenar. “Tengo una farmacia en Campana. Cerramos el negocio con mi marido, buscamos a Pablo y fuimos a comer a La Querencia, que queda en la costanera. Salimos después de las diez de la noche, nos cruzamos en frente a mirar un negocio de artesanías y después subimos al auto”, contó la mujer.

El restaurante confirmó la versión familiar y en la mañana del 21 de enero aportaron las filmaciones de las cámaras de seguridad a los investigadores. El dueño del negocio, incluso, contó que el matrimonio pagó con tarjeta de crédito y separó el ticket para entregarlo a las autoridades.

En las horas posteriores a la detención de Pablo se especuló con el margen de tiempo que podría haber tenido el joven para llegar desde Zárate a Villa Gesell y estar presente en la madrugada fatal. Sin embargo, Marisa insistió en que también había pruebas que descartaban esa hipótesis.

“Pablo nos dejó en casa después de cenar y se fue al departamento de un amigo. Allí estaba la novia de ese amigo y otro amigo. Regresó a casa entre las cuatro y las cinco de la mañana. Cuando llegó me desperté. Como toda mamá, estoy intranquila cada vez que sale”, relató la mujer. Cuando el joven llegó a su hogar, asegura la familia, se cruzó con una vecina que estaba entrando el auto a su casa y se saludaron.

Según pudo saber el equipo de NOTICIAS que está trabajando en Villa Gesell a través de fuentes cercanas al abogado del joven, todas esas personas viajaron a la costa para declarar a favor de Pablo. En total fueron cuatro testigos: la vecina que lo vio entrar, los dos amigos que estuvieron esa noche con él y la madre de uno de ellos.

El sábado la rutina familiar continuó como estaba previsto. “Mi marido durmió toda la noche conmigo. Al otro día nos levantamos, mi marido salió a hacer unos mandados y me fue a buscar para que yo siguiera con mi jornada de trabajo. Era mi último día antes de las vacaciones y todo eso se avisa en el Colegio de Farmacéuticos con mucho tiempo de anticipación por el tema de los turnos de 24 horas. Me llevó a la farmacia y me fue a buscar alrededor de las 13. Volvimos, preparé el almuerzo para Pablo, comimos juntos y mi marido se fue a dormir la siesta. Vino a casa un amigo de mi hijo, jugaron en la computadora con su amigo, Pablo durmió una siesta”, detalló Marisa.

Hasta el momento, contó la mujer, no estaban al tanto de la muerte de Fernando en Gesell. Recién supieron todo alrededor de las 17, cuando oficiales de la Policía llegaron a su domicilio: “Primero me confundí, me dijeron 'venimos a buscar a Pablo para que nos aclare una situación porque unos amigos tuvieron una pelea en la costa'. Cuando dijeron así pensé en la costanera de Zárate. Pablo salió enseguida con mi marido y la Policía le dijo 'venimos a buscarte para que aclares porque los chicos de Zárate que tuvieron problemas en Gesell te nombraron'. Pablo respondió que no era amigo de ellos, que sólo los conocía y que no tenía inconvenientes de ir a hacer las aclaraciones que hicieran falta.

A partir de ese momento empezó lo que Marisa denominó como “una pesadilla”. “Se fue a la DDI de Campana, la científica le hizo todas las revisaciones en su cuerpo para constatar que no tuviera lesiones. No tenía nada”, agregó la mujer.

Anoche a última hora la Justicia resolvió dejar en libertad a Pablo. En off the record, los investigadores reconocían que la situación del joven no era complicada. "Cuando detuvieron al resto, los otros le nombraron a Pablo Ventura a la Policía. Horas después se supo que aquella madrugada un auto similar al de su padre salió de la zona. Hay que descartar todo, pero lo más probable es que salga en libertad", había dicho una fuente judicial antes de que se resolviera su situación. 

Ahora, el joven deberá permanecer en Gesell para asistir a cuatro ruedas de reconocimiento. "No se puede creer lo que hicieron. Mataron a un chico y le echaron la culpa a otro", repitió indignada Marisa. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario