Viernes 7 de agosto, 2020

SOCIEDAD | 22-01-2020 10:09

Punta del Este: el fin de una era

El episodio del cordero arrojado a una pileta como el corolario de una época en la ciudad uruguaya.

Esa fauna en extinción de los ricos y famosos, esos que están muy lejos de celebrar la búsqueda de un país más justo con igualdad de oportunidades, que le siguen poniendo corazoncitos a Awada en Instagram, los que con la ventanilla de la Ranger siempre subida a tope aman estar en el pedestal de la fiesta para pocos están ahora más aburridos que nunca.


Es que a falta de romances del verano (al lado del amor propio ya nadie elige enamorarse ni para la foto) o hechos de cultura pop como el histórico salto de Charly a la pileta, las miserias de los poderosos sumidos en una temporada silenciosa y sin fuegos artificiales parecen no tener techo.


El cerdo (o el cordero, lo mismo da) lanzado desde un helicóptero a la pileta de la casa de Federico Álvarez Castillo no fue un acto pop a lo Warhol, simplemente marca el fin de una era.


Mientras miles de argentinos aún no llegan a fin de mes, un animal faenado y listo para la cocción, lanzado por un helicóptero último modelo condensa la nostalgia por el fin de la cultura macrista, la indiferencia y la crueldad sin sentido inscripta en cientos de memes que indignan pero son anestesia líquida.


Tan anacrónico como Calamaro detentando miles de euros ganados en sus giras frente a sus pocos seguidores o las diatribas zonsas de los rockeros contra el trap.


Mientras Calu Rivero encuentra una nueva identidad y camino de iluminación por fuera de los mandatos de la fama y los flashes, la respuesta a cómo se defiende en público la dignidad abre nuevos interrogantes.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario