Friday 12 de April, 2024

SOCIEDAD | 22-03-2024 15:46

El rédito de un Gran Hermano interminable

El reality suma situaciones para acrecentar la cantidad de votos del público. Puerta giratoria de participantes y el enojo de los fandoms.

El domingo 10 de marzo, Sabrina Cortez fue eliminada por segunda vez de la casa de “Gran Hermano”. Una semana después, el 17, quien abandonó la casa más famosa del país por segunda vez fue Denisse González. Ambas participantes ya habían sido eliminadas del reality por el voto de los televidentes luego de ser nominadas por sus compañeros, pero la producción del programa había decidido que reingresaran a participar.

Es que si bien para ambas rubias volver a quedar eliminadas del reality representó un fracaso, para el programa, su reingreso por menos de un mes significó un triunfo. Miles y miles de votos se acumularon para volver a expulsar a las dos rubias en semanas consecutivas y tanto el rating del programa como -en mayor medida- la facturación que producían los votos del público se multiplicó.
Enemistadas con Juliana “Furia” Scaglione, la máxima candidata a triunfar y quien mayor cantidad de fanáticos ha acumulado desde el comienzo del programa, tanto Cortez como González vivieron un breve regreso al programa ya que “Las furiosas”, tal el nombre que reciben las seguidoras de Scaglione, organizaron campañas para recaudar dinero para votar contra ellas y que, de esta manera, vuelvan  a quedar eliminadas. Para el canal y la producción del programa, más allá de múltiples quejas en redes sociales por el cambio al reglamento del reality, esta situación representó una mina de oro ya que llevó a que los votos del público se incrementaran.

Negocio

“Gran Hermano” se convirtió en un fenómeno mundial por su formato innovador surgido en Holanda en la década del '90. Una de sus premisas máximas es el aislamiento al que están sometidos los participantes y su desconocimiento sobre lo que sucede fuera de la casa que habitan. Sin embargo, en este regreso exitoso que ha tenido el reality a la pantalla de Telefe en la edición 2022 y la actual, esta regla de oro es cada vez menos respetada. Un sinfín de eventos especiales creados por la producción del programa van en contra del aislamiento pero a favor del rating y la facturación.

Desde visitas especiales de familiares hasta el reingreso de participantes que ya fueron eliminados y vuelven con información de lo que sucede en “el mundo real”, todo cambia el espíritu del juego. En la actual edición, a pesar de haber comenzado hace más de tres meses, aún quedan 16 participantes dentro de la casa producto de la entrada de nuevos concursantes, la vuelta de tres eliminados por medio de un repechaje y el regreso de Sabrina Cortez y Denisse González, que fueron beneficiados por un “Golden Ticket”, un recurso inédito más vinculado a “Willy Wonka y la fábrica de chocolate” que a cualquiera de las ediciones que “Gran Hermano” ha tenido en todo el mundo. Lejos de representar un problema, todas las modificaciones en torno al reglamento del programa han creado nuevas oportunidades para seguir recaudando a través del voto del público y, provocando el ingreso de participantes poco queridos que reciben muchos sufragios en contra, mucho más. Así, el ya exitoso “Gran Hermano” sigue recaudando aún más.

Según la información que se brinda desde la propia plataforma para enviar mensajes de textos con el voto, cada sufragio tiene un valor de 25 pesos. Si se tiene en cuenta que, en promedio, cada gala de eliminación la cantidad de votos supera los 2 millones, el total recaudado asciende a poco más de 50 millones de pesos, aproximadamente 50 mil dólares. De ese total de ingresos, la mitad va a parar a manos de las telefónicas por el cobro del mensaje de texto, mientras que el otro 50 por ciento “se divide entre el canal, las plataformas, y también la empresa legendaria de juegos telefónicos en la televisión,Telinfor”, explica Sebastián Basalo, periodista de “Entrometidos en la Tarde”, por la pantalla de NET TV.

Así, el programa más exitoso, que debido a su imbatible rating ya cuenta con el segundo de publicidad más caro de la tevé nacional, valuado en cerca de 5 millones de pesos, suma otro valioso recurso para recaudar aún más. De hecho, el premio final para el ganador, que oscilará entre los 40 y 50 millones de pesos, ya está cubierto gracias a la constante facturación del show. A estos ingesos hay que sumarles muchos otros como la Publicidad No Tradicional (PNT) o eventos auspiciados por diversas empresas que invierten en el programa.
Con los diversos artilugios para instar al público a votar, la cantidad de mensajes recibidos se supera semana a semana. De hecho, hace quince días se batió un nuevo récord ya que incluso antes de que comience la gala de eliminación, ya se contaban con más de 2,3 millones de sufragios que se convirtieron en más de 3 para el final de la emisión.

Enojo

Claro que, si bien el público no cesa en la cantidad de votos que envía, sí muestra su descontento. A través de las redes sociales, los diversos “fandoms” han mostrado su enojo con el programa por los constantes cambios de reglas e ingresos de participantes. De hecho, algunos llamaron a boicotear la emisión del reality al sentir que su participante preferido estaba siendo perjudicado por las decisiones de la producción.
Es que, a diferencia de los “Gran Hermano” de principios de los 2000, las nuevas emisiones encuentran en las redes sociales una caja de resonancia ideal, para lo bueno y lo malo. Entonces, así como existen cuentas que se dedican a juntar dinero y sumar miles y miles de votos para beneficiar a su participante favorito, esos grupos de fanáticos también se nuclean para exhibir su descontento.

Esta situación incluso tiene ribetes judiciales ya que quienes seguían a Lucía Maidana, eliminada a fines de febrero, enviaron una carta documento intimando a la producción a revelar la cantidad de votos que hubo en el repechaje debido a que denuncian fraude. Según esgrimieron, los fanáticos se organizaron para votar para que ella reingrese pero la cantidad de votos que mostraron desde el programa no concordaba con la cantidad que ellos habían realizado. El grupo declaró haber juntado más de 9 millones de pesos, lo que equivaldría a más de 350 mil votos, los cuales, explicaron, deberían haberle alcanzado para reingresar a la casa. Sin hacer caso al enojo del público, “Gran Hermano” sigue sumando episodios que disparan la cantidad de votos y, por consiguiente, acrecientan aún más su facturación. A tal punto que la fecha de finalización planeada para mediados de junio ya es hasta puesta en duda. Un negocio interminable.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios