Wednesday 24 de July, 2024

SOCIEDAD | 20-06-2023 05:58

Morena vs. Jorge Rial: show, drama y denuncias graves

Comenzó como un escándalo más, pero escaló hasta cruzar todos los límites. Amenazas, extorsiones y posibles delitos.

Empezó como un escándalo más. Después de que su padre sufriera un infarto en Colombia, Morena Rial contó que estaba peleada con el conductor. Dijo que Jorge Rial le había reprochado que sus problemas de salud eran su culpa, que le había cortado el pago del alquiler y la mucama y que le cancelaba oportunidades laborales. Hasta ahí nada nuevo en una familia mediática que siempre ventiló su intimidad. Sin embargo, esta vez la pelea escaló y se cruzaron tanto los límites que ya no se distingue el chisme de lo que podrían ser denuncias penales delicadas: maltrato infantil, adopciones irregulares, extorsión y amenazas. Como si fuera poco, cada vez que intercedió Luis Ventura, el actual aliado de la joven, fue para sumar ribetes mafiosos a la historia.

“Si me pasa algo, hay gente que tiene mucha información. Vayan a la gomería a ver cuántos bulones me aflojaron la semana pasada. Pregúntenle si le tajearon las gomas a Morena”, lanzó Ventura en “A la tarde”, el ciclo conducido por Karina Mazzocco. Al día siguiente de la declaración, la joven sufrió un accidente con su auto en la avenida General Paz.  

Facundo Ventura, hijo del periodista, dio la noticia en el programa “Mañanísimas” y sostuvo: “Me dice que fue a propósito, que le cruzaron un auto y que después de chocarla el conductor no frenó ni siquiera para pedirle los datos”. La propia Morena Rial, horas después, publicó en sus redes: “Tengo miedo de que me pase algo”.

¿De qué se trata realmente todo este escándalo? Esa es la gran pregunta. Algunos periodistas afines a Jorge Rial dejan trascender que la única intención de la joven es conseguir dinero. Hay quienes ponen el punto de inicio de este conflicto en los días de internación del conductor en Colombia, cuando supuestamente su hija habría hecho compras delirantes con su tarjeta de crédito. Ese, dicen algunos, fue el quiebre. Morena niega esos gastos y también desconoce tener algo que ver con el dinero que, en teoría, faltó de la caja fuerte que el ex Intrusos tenía en el hotel.

Si bien Morena fue quien le dio inicio al conflicto público, con el correr de los días la exposición de su vida parece volverse en su contra. En el mismo canal en que apoyan y alientan su versión la acusaron de ladrona y todos los adultos que la rodean en los paneles escarban en detalles sobre su intento de suicidio, el maltrato y la historia de su madre biológica.

Morena responde a todo con afirmaciones filosas que enseguida se viralizan. En las redes, los recortes sobre sus apariciones públicas oscilan entre la celebración de su ingenio hasta el bullying. Morena es alimento para las fieras y nadie de su familia habla. Silvia D’Auro se limitó a una enigmática frase en sus historias de WhatsApp ("la verdad es como un león; no tienes que defenderla") y Rial viajó a España. “Nada para decir”, respondió a NOTICIAS.

Adopción. En los primeros días de su raid televisivo, Morena se enfocó en dos temas: el maltrato físico y emocional que sufrió por parte de D’Auro y los obstáculos que su padre le puso en su vida adulta.

Las acusaciones contra D’Auro son conocidas desde hace años, pero ahora las contó Morena en primera persona y describió escenas macabras. Contó, por ejemplo, que un día la mujer le pegó tanto que se le hincharon las manos y tuvo que cortarse la alianza matrimonial. También reveló que le repetía frases como “te tendría que haber dejado en esa villa de donde te saqué”, y dijo estar evaluando hacer una denuncia penal.

El recorrido de esa dramática historia la llevó a contar lo que sabía sobre cómo fue su adopción. El relato incluye una serie de detalles que no dejan de llamar la atención: su madre biológica y D’Auro se conocieron durante el embarazo y la mujer llegó a instalarse en la casa de la madre de Jorge Rial un tiempo antes de dar a luz.

¿Cómo fue ese trámite de adopción? No queda claro ni en el relato de Morena ni en el de su madre biológica, Azucena Luna, una mujer de bajos recursos de Tucumán que también salió al aire en estos días. Su relato es estremecedor: llora, dice estar arrepentida de haber dado a su hija, y aclara que lo hizo en una situación extrema y que siguió su vida a través de las revistas.

"Ella (D’Auro) anhelaba tener una hija. Estaba feliz porque iba a adoptar a Morena. Pero ella me hizo una novela. Me dijo que el marido trabajaba en no sé qué, pero nunca me dijo que era Jorge Rial”, contó Azucena y agregó: “La adopción no fue legal. Yo la tuve en el Hospital Naval, después vino ella. Fuimos al registro. Después me dijeron que me iban a llevar al juzgado. Yo no pude darle el pecho porque si lo hacía, la tenía que tener pegada a mi y no quería que se encariñara".

Enredo de nombres. Morena reconoce que su padre no tuvo nada que ver con los maltratos de D’Auro. Sin embargo, lo ataca una y otra vez por poner obstáculos en su desarrollo como una persona adulta. Y en la catarata de anécdotas que relata para pegarle al ex Intrusos caen todos.

Cuestionó con fuerza a prácticamente todas las ex parejas de su padre, como Agustina Kämpfer o Romina Pereiro. La periodista fue la única que recogió el guante en sus redes y dijo que, aunque entendía que la joven había tenido una vida triste, mentía: “El tiempo que conviví con quien fuera mi pareja y su familia fue muy duro. Presencié hechos terribles, peligrosos, amenazantes. No quiero dar detalles, por eso resumo: todo estaba contaminado. Hice todo lo que pude, desgarrándome en el camino, por intentar ayudar”, dijo.

La dimensión de los conflictos familiares llegó a un intento de suicidio de Morena y una internación en una clínica psiquiátrica. La joven insiste en que se trató de una especie de aislamiento forzado por su padre para que ella no hablara. Y cuando recuerda esos días entra en escena el nombre de Natacha Jaitt.

Morena contó que la mediática la acompañó, pero también reveló que Facundo, su ex pareja y el padre de su bebé, estaría involucrado en la polémica causa de pedofilia del club Independiente que se inició por las denuncias de Natacha. “Ojalá no hayan borrado todas las cosas que tenía en la tablet porque caerían muchas personas. Facu tuvo que ir a declarar. No sé bien qué pasó y no me meto”, dijo la joven.

Morena repitió que, si habla más, “mucha gente va presa”. En estas dos semanas, al parecer, el único contacto que tuvo con su padre fue un mensaje que el conductor le escribió: “¿Te puedo pedir un favor? No hables más con Ventura. Bloquealo, sino me voy a enojar con vos. No quiero más contacto con esa mierda de persona. Bloquealo. Habla boludeces y te involucra a vos", le escribió.

El chat se leyó al aire y Ventura explotó con declaraciones que fueron mucho más allá de la historia familiar: “Nos olvidamos del cuchillazo en los riñones allá en el polo. Nos olvidamos de cuando viniste al programa diciendo que le ibas a meter un balazo a Fort en la cabeza. No hablemos de lo que hiciste con algunas compañeras de trabajo”, lanzó y siguió: “Cuando nos sacamos la selfie fue para promocionar un programa en la radio de Cristóbal López. Habrá que ver por qué nunca tocaron a Cristóbal López. ¿Sabés por qué? Porque después fuimos todos a laburar allá”. Y escaló un nivel más: “Que hable de las reuniones con Lázaro Báez en su casa, de las sociedades que vinieron después. De eso puedo hablar. Morena sabe esto y más, y cosas gravísimas", concluyó el periodista. La historia continuará

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios