Monday 27 de May, 2024

SOCIEDAD | 08-04-2024 09:00

Series sobre los '90: revival polémico

Las ficciones que revisitan la década maldita y las peleas actuales entre sus protagonistas. Menemismo, Cris Miró y Coppola.

Los productos culturales acerca de hechos históricos siempre contaron con amplia aceptación del público. De “Napoleón”, tanque hollywoodense protagonizado por Joaquin Phoenix, a la autóctona y mega existosa “Argentina 1985”, el pasado siempre se convierte en una fuente de guiones para los films y series de tevé. Sin embargo, con la proliferación de plataformas de streaming y la necesidad de crear cada vez más oferta de contenido, no sólo las grandes epopeyas o gestas de antaño tienen su lugar en la pantalla.

Personajes periféricos, historias mínimas y hasta protagonistas que habían sido cancelados por las nuevas generaciones regresan al centro de la escena para formar parte de las nuevas ficciones. Ahora le toca a los '90. La vuelta de Menem en pantalla y las biopics de Cris Miró y Guillermo Coppola vienen a confirmar esta situación del revisionismo de la última década del siglo XX.

Peleas

Los noventa fueron muy particulares en todos los territorios y, especialmente, en Argentina”, explica Sergio Nakasone, Head of Non Scripted Development & Production de Warner Bros Discovery Latin America, compañía detrás de “Menem Junior: la muerte del hijo del presidente”, el documental sobre la tragedia del hijo de Carlos Menem en 1995, el cual se convirtió en un suceso en la plataforma Max.

Precisamente el ex mandatario es una de las personalidades clave del revival noventoso, con su figura siendo reivindicada por la nueva gestión nacional e incluso con dos integrantes de la familia Menem, Martín y “Lule”, ocupando importantes cargos del en el oficialismo. Más aún, para este año, en la plataforma Prime Video, se espera el estreno de “Síganme”, una biopic de ocho capítulos que a la par de narrar la vida de Carlos Menem contará a la Argentina de aquella década.

Pero mientras crece la expectativa por esta serie y cada nuevo capítulo del documental de la muerte de Carlitos se posiciona semana a semana entre lo más visto del país, los conflictos por el contenido y lo que se narra en pantalla generan cruces y distintas veriones entre los protagonistas reales de estas historias o sus allegados más cercanos. “Ya pasaron 27 años y yo pienso que ya es hora de que se diga la verdad”, explica Zulema Yoma a cámara mientras abona la teoría que siempre sostuvo: que el fallecimiento de su hijo se trató de un atentado.

En una línea similar se expresa su hija, Zulemita, también presente en la serie documental. Sin embargo, en medio del conflicto que derivó en la ruptura del vínculo que mantenían, el hijo extramatrimonial del ex presidente, Carlos Nair Menem, salió a brindar su testimonio y fijó posición: “Lo de mi hermano fue un accidente por imprudencia. Todo el mundo se accidenta, es el destino que tiene cada uno marcado”, manifestó Nair, sembrando otra vez discordia con su hermana y la ex mujer de su padre.

Pero ese no fue el único problema en el revival menemista en pantalla. Con el telón de fondo de la disputa por la herencia, Antonella, la hija de Carlitos Junior, también se distanció de Zulemita y cerró filas junto a Carlitos Nair. Por este motivo, tras el estreno de la serie salió al cruce. “No se me pidió autorización en lo absoluto para hacer la serie. No se me avisó y yo soy la única que puede autorizar usar la imagen de mi papá. Soy heredera universal desde los 16 años”, afirmó al tiempo que aclaró que no coincidía con lo que se narraba en escena.

Es que con los herederos de los partícipes de estas producciones aún vivos, el pago de derechos se convierte en otro aspecto fundamental para entender por qué proliferan estos contenidos: una historia podrá ser llevada a la pantalla en tanto que, además de interesante, los protagonistas accedan a no ceder los derechos a un monto muy elevado. En el caso de los Menem, en ninguna de las dos producciones hubo un acuerdo con la totalidad de los herederos, y tanto Nair como Antonella anunciaron que irán a la Justicia a reclamar por esta omisión.

Reversión

Pero no hay dos sin tres, y a los dupla de los Menem de las ficciones ya citadas se le suma un tercero que forma parte de otra de las series noventosas del momento: “Coppola: el representante”, que narra la vida del ex representante de Diego Maradona. La hija de Carlos Menem Junior afirmó que no la consultaron por la explotación de la imagen de su abuelo, el cual aparece en pantalla en varias escenas como ícono infaltable para contar la Argentina de los '90.

Por esta ficción desfilan desde Daniel Scioli hasta “Poli” Armentano y desde “Yuyito” González a Susana Giménez. Todos ellos, según explicó Coppola, fueron consultados por él mismo para ser incluidos en la ficción. Sin embargo, una vez que comenzó a emitirse la serie muchos no estuvieron conformes con lo contado en pantalla y explicaron que la historia oficial, al menos la suya, distaba mucho del guión.

La primera en alzar la voz fue Amalia “Yuyito” González, ex mujer del representante, quien cuestionó cómo se abordó su embarazo en la ficción y explicó que era una falsedad la escena en la que se plantea un posible aborto. Otra de las blondas vedettes de los '90, Alejandra Pradón, también criticó la serie al afirmar que el supuesto romance clandestino que se le endilga en la ficción con Diego Maradona es falso.

La biopic cuenta que la relación entre Pradón y Coppola era una pantalla para ocultar el romance con el futbolista, algo que la ex vedette negó. “Yo fui la pareja de Guillermo, él vivió en mi casa. Ni un minuto estuve sola con Diego y lo hablé con Claudia. Yo di el consentimiento, pero con esto no”, dijo sobre su recreación en pantalla. Sobre estas críticas Coppola sólo atinó a decir que se trataba de ficción y que el resto de las personalidades que aparecen en la trama estaban contentas con su recreación.

Una situación similar se vive con la expectativa por el estreno de la biopic de Cris Miró, la primera figura transgénero reconocida y celebrada en Argentina. La serie, que llevará su nombre, obligó a una relectura de la vida de las trans en la década del '90. Pero mientras que para algunos el guión estaba bien, la actriz trans Barbie Di Rocco afirmó que se trataba de algo edulcorado que omitía temáticas necesarias para entender el contexto de la historia, como la prostitución o el consumo de drogas. Un revisionismo naif de lo que significó la irrupción de Cris Miró en el mundo del espectáculo. Flor de la V y Jorgelina Abelardo, ambas también referentes de la comunidad trans y conocidas de Miró, afirmaron que “no era necesario” la inclusión de esos tópicos en la trama.

En los '90, “Moria (Casán) hacía un monólogo en una revista donde decía que volvía porque en la calle Corrientes las vedettes eran hombres”, recordó Abelardo sobre lo que ocurría en aquel momento y para demostrar que esta serie también servirá para traer viejos conflictos a escena y obligar a volver a analizar todo el tiempo pasado hace no tantos años.

Mientras las series y documentales sobre el pasado reciente sigan siendo lo más visto, estas temáticas seguirán reiterándose. Aunque su pertinencia histórica seguirá siendo endeble y generando opiniones y versiones de lo más diversas. Tal como dijo la propia Moria Casán al ser consultada sobre si haría una biopic de su vida, “cuando me ofrecen hacer mi bio, pienso que contar la verdad, la verdad de verdad, es muy fuerte. Me tengo que ir del país yo y hasta el que maneja el avión. Si empezamos a sacudir sábanas propias y ajenas...”, explicó dando a entender que hay cosas que mejor no contar y otras que nadie quiere recordar.

Galería de imágenes

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios