Martes 6 de diciembre, 2022

SOCIEDAD | 19-10-2022 15:17

Morbo criminal: casas del horror que se volvieron atracción turística

Huesos enterrados, mitos paranormales, cartas misteriosas: lugares donde pasaron cosas terribles y que son destino predilecto por los fans del morbo. La casa real de "El Vigilante".

El éxito de la serie de Netflix, "The Watcher", desató un fenómeno turístico que tiene en vilo al estado de New Jersey, Estados Unidos, quienes se acercaron al pueblo de Westfield para conocer 657 Boulevard, la casa donde transcurrieron los hechos que se narran en la serie: una familia, los Broaddus, compró la casa en 2014 y luego de mudarse comenzó a recibir cartas de un desconocido, que firmaba como “The Watcher” (“El Vigilante”). Esos textos contenían detalles específicos sobre los integrantes de la familia, que solo podía saberlos alguien que estaba muy cerca de la casa.

Según el relato, el "vigilante" sostenía que esa casa había sido de su familia durante décadas. "Ahora que está por cumplir 110 años, me pusieron a cargo de observar (...) Llegó mi momento. ¿Conoces la historia de la casa? ¿Sabes lo que hay dentro de los muros del 657 Boulevard? ¿Por qué estás aquí? Voy a averiguar”, reafirmaba en uno de los textos.

Casas
La casa original del caso de "The Watcher" (El vigilante)

Los hechos sufridos por los propietarios de 657 Boulevard, quienes un tiempo después decidieron mudarse, fueron narrados por primera vez en “The Cut”, uno de los sitios de The New York Times, en 2018. Curiosamente, luego de que los Broaddus se fueran de la casa y esta fuera adquirida por otra familia, nunca más se reportaron hechos similares.

Otra de las casas de Estados Unidos que se convirtió en un foco de turistas es el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, inspiración de la conocida saga de películas “Terror en Amityville”. Los turistas iban tanto a mirar la casa que su numeración fue cambiada a 108 de Ocean Avenue, con el fin de evitar que los fans del horror siguieran yendo a verla. También se cambiaron las ventanas: las originales parecían un par de ojos.

La casa se hizo mundialmente conocida debido a lo ocurrido el 14 de noviembre de 1974: una familia, los DeFeo fue asesinada por el hijo mayor, Ronald DeFeo, Jr.

La casa del terror de Amityville
La casa del terror de Amityville

Ronald los mató mientras dormían, en sus camas, con un fusil, en mitad de la madrugada.  Excepto por su madre, a quien le disparó en la cabeza, todos tenían el tiro en la espalda, y todos yacían boca abajo, con la cabeza apoyada sobre los brazos, puestos en forma de cruz. 

El asesino fue encontrado culpable y condenado a cadena perpetua por el homicidio de los seis miembros de su familia. Pero lo escalofriante fue su defensa: afirmó que unas voces lo habían obligado a cometer los crímenes. 

Los Lutz, la familia que ocupó Amityville luego de los DeFeo, aseguró que durante su estadía acontecieron toda clase de hechos sobrenaturales. Pero luego fueron desmentidos cuando se descubrió que sus declaraciones formaban parte de un acuerdo con Ronald DeFeo, quien les prometió fama y dinero a cambio de que confirmaran su versión, con el fin de que le redujeran la condena. 

Claro que si hay que hablar de asesinos famosos de Estados Unidos, el nombre de Charles Manson brilla en el firmamento de los asesinos más famosos y recordados por la cultura popular. El asesino, quien había pasado la mitad de su vida en instituciones correccionales por numerosos delitos, ​estaba fascinado por la canción "Helter Skelter", de Los Beatles, y en su delirio pensaba que la misma vaticinaba una guerra racial entre los negros y los blancos, la cual podía ser evitaba por medio de perpetrar asesinatos. El nombre de la canción fue incluso escrito con sangre en la escena de uno de sus crímenes.

Manson lideraba una secta conocida como "La familia Manson" o "El Clan Manson", que lo ayudaba a cometer sus asesinatos. Manson ejercía una verdadera fascinación sobre sus miembros, los cuales en su mayoría eran mujeres.

A principios de los 70's, Manson fue condenado a cadena perpetua por los asesinatos de cuatro personas, incluyendo a la actriz Sharon Tate. Tate, quien se encontraba próxima a dar a luz, fue encontrada en su mansión de 10050 Cielo Drive, en Los Angeles, muerta por dieciseis puñaladas de las cuales, según la pericia, "cinco habrían sido mortales por sí solas".

La casa de el clan Manson
La casa de el clan Manson

Pero al día siguiente, por la madrugada, la banda marchó a otra cosa: 3301 de Waverly Drive donde asesinaron a Rosemary y Leno LaBianca, apuñalándolos repetidas veces con un cuchillo para bistec y un tenedor de trinchar, que pertenecían a las víctimas. Para Leno 12 puñaladas con el cuchillo y 14 con el tenedor. Para Rosemary no fue menos sangriento: 41 puñaladas, y le escribieron la palabra "cerda" en el vientre. Luego, escribieron mensajes de odio en los muebles y electrodomésticos de la casa.

Luego de sus crímenes, Manson fue sentenciado a la pena de muerte, pero la sentencia cambió a cadena perpetua cuando en 1972 la Corte Suprema de California eliminó temporalmente dicha pena en el estado. Varios de los miembros del Clan Manson fueron condenados a cadena perpetua, a excepción de los que decidieron aportar pruebas contra el líder de la banda. Charles Manson falleció en 2017 debido a un cáncer de colon, a sus 83 años. 

Además de dedicarse al mundo del delito, Manson era músico, lo cual contribuyó a posicionarlo como un símbolo de la cultura macabra, a partir de que bandas y músicos como Guns N' Roses o Marilyn Manson compusieran canciones inspiradas en su figura.

En 2019, la casa donde fueron muertos los LaBianca se puso en venta por un valor de 2 millones de dólares y el agente que gestionaba la venta, Robert Giambalvo, consideró que era una "rara oportunidad de ser propietario de una casa con "impresionantes vistas". En cuanto a la truculenta historia, declaró que no debería ser un impedimento para su venta ya que se trataba de "un sitio muy tranquilo y donde hay mucha paz, así que no creo que a nadie le importe lo que sucedió hace mucho tiempo". Eso sí, hay que soportar a los miles de fans que hacen el tour de Charles Manson, y van a sacarse fotos a la fachada de la casa. 

La casa de 25 Cromwell Street, en Gloucester, Reino Unido, fue también escenario de hechos truculentos que durante un tiempo generaron un fenómeno turístico hasta su demolición. En esa casa, Fred y Rosemary West violaron, torturaron y asesinaron a al menos 12 mujeres jóvenes, casi todas chicas que  no tenían familiares que las reclamaran. Fred fue acusado de 11 muertes y Rosemary de 10. En enero de 1995, Fred se suicidó, ahorcándose en su celda, y dejando una nota: un dibujo de una lápida en la que se leía: "Con amorosa memoria. Fred West. Rose West. Descansa en paz donde no cae la sombra. En perfecta paz él espera a Rose, su esposa.".

La casa de Fred y Rosemary West
La casa de Fred y Rosemary West

Durante un tiempo, la casa de la siniestra pareja se convirtió en la atracción turística más grande de Gloucester, más aún que su catedral. Se dijo que un empresario, deseoso de hacer dinero con el morbo de los fans del “true crime”, había estado interesado en comprarlo. Pero en 1996, una vez que la policía terminó con las pesquisas, el Ayuntamiento del lugar decidió abrir un camino ahí mismo y para eso decidieron demoler la casa, aplastar cada ladrillo, prender fuego cada madera: para que ningún aficionado a los hechos truculentos que ocurren dentro de estas casas se quedara con un “souvenir”. Después de todo, historias como la de los West son la prueba de que hay personas que se divierten de las formas más extrañas y terribles. 

La presencia de estos lugares, donde se cometieron crímenes espantosos, puede alterar la vida de un barrio, que puede verse espantado y fascinado a la vez, sabiendo los hechos que ocurrieron ahí. Pero ojalá que estos lugares, donde sucedieron cosas tan horrendas, no se demuelan como en el caso de la casa de Fred y Rosemary, y puedan quedar para siempre como monumentos, como recuerdo y advertencia del lado más oscuro de los humanos.

La casa de Fred y Rosemary West fue derrumbada y hoy hay un camino allí
La casa de Fred y Rosemary West fue derrumbada y hoy hay un camino allí

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Tomás Rodríguez

Tomás Rodríguez

Redactor.

Comentarios