jueves, noviembre 14, 2019

MUNDO | 24-09-2019 13:17

Italia: de Montescos y Capuletos

Cómo hizo Conte para conjurar el peligro Salvini. Alianzas impensadas y europeísmo.

La vida en Italia pasa por dos carriles paralelos que nunca se tocan: el de la vida política, una montaña rusa vertiginosa, con curvas y contracurvas desopilantes y golpes de escena sacados de una película de acción; y otro carril, el de la cotidianidad, donde las cosas continúan en piloto automático y los ciudadanos siguen sus vidas, inmutables a los acontecimientos que parecieran no influenciarlos.

Quizá por ese desinterés en los asuntos del gobierno es que suceden este tipo de episodios, como si de una telenovela se tratase, donde la gente de a pie mira la TV y ríe resignada, acostumbrada. El verano arrancó con una fuerte inestabilidad y confrontación entre las fuerzas de coalición que gobernaban el país: la Liga de Matteo Salvini y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio. Coalición imposible entre dos espacios políticos que nada tenían en común más que haber nacido como una reacción a los partidos políticos tradicionales, y que utilizaban más las redes sociales que los instrumentos institucionales para dialogar entre sí.

(Te puede interesar: Una comedia italiana: la vuelta de Conte al poder)

Las fricciones tenían su fundamento: las elecciones parlamentarias europeas habían dejado muy bien parado a Salvini, quien con su retórica xenófoba y populista intentaba colocarse como el líder del país y de una internacional soberanista regional que terminara con la intromisión y la falta de soberanía que la Unión Europea impone. Los buenos resultados y el retroceso de los 5 Estrellas al tercer lugar hicieron que Salvini se sintiera invencible. Con la carta de ganador en mano, el entonces ministro del Interior rompió la alianza con los amarillos, llamando a elecciones anticipadas.

Pero las fuerzas políticas italianas, unidas por un feroz odio al líder de la ultraderecha y temiendo su posible gobierno con “plenos poderes”, dejaron de lado toda diferencia y formaron una mayoría, también imposible: el 29 de agosto, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, encargó al M5E y al Partido Democrático (PD) de Renz, la conformación de un nuevo gobierno.

Giuseppe Conte, este hombre gris, tecnócrata, profesor de la Universidad de Florencia que había sido el premier “títere” de Salvini y Di Maio, salió de la encrucijada completamente victorioso y se posicionó como el líder de esta nueva alianza, ya no de centroderecha sino de centroizquierda. ¿Cómo es posible esto? En italia, y en verano, todo es posible.

Democracia digital. El M5E pasó de un lado al otro del arco político en menos de 15 meses, y eso seguramente traerá consecuencias para este partido que en tan sólo 10 años logró posicionarse como uno de los jugadores centrales de la política italiana. Un partido nacido de la mano de Beppe Grillo y del fallecido Gianroberto Casaleggio donde se conjugan ideas frescas de ecología, democracia directa y tecnología, y que puso contra las cuerdas al establishment italiano, personificado en Silvio Berlusconi y el PD, partido con el que ahora se alían.

La plataforma digital Rousseau es el mecanismo ideado por el M5E para la toma de decisiones, y fue a través de ella que los activistas del movimiento decidieron en un “referéndum digital” sobre la alianza con el PD. Rosseau dijo sí por casi un 80 por ciento de los votos. También había dicho sí en mayo del 2018 para tejer la alianza con Salvini, esa vez con el 94 por ciento de los votos.

El encargo del presidente debió esperar entonces seis días la decisión de los 50 mil inscriptos al Movimiento que, en una especie de democracia paralela, eran la última voz cantante en la toma de decisiones.

Con la bendición del voto digital, el gobierno de “Conte bis” se puso en marcha y el 5 de septiembre juraron los ministros. La repartición se dio en proporciones iguales, pese a que el Partido Democrático no contaba con la misma cantidad de representantes que el partido de Grillo.

Equipo. El nuevo gabinete se conformó con tres figuras clave. La primera es Roberto Gualtieri, en Economía: será el encargado de resolver la difícil situación financiera italiana. Ex eurodiputado del PD, político de raza, conciliador y con fuertes contactos dentro de Europa, será quien teja los nuevos acuerdos de cara a octubre, cuando deberá presentarse la ley de presupuesto que desde hace año y medio tiene en vela a gran parte del bloque.

Luciana Lamorgese será la nueva ministra del Interior, suplantando al verborrágico Salvini, que con sus políticas de puertos cerrados provocó escándalos internacionales y una violación sistemática a los derechos humanos: desde el caso de la Nave Diciotti al de la Capitana Rackete, por citar algunos. La nueva ministra deberá trazar una política fuerte en relación a los demás estados de Europa y la búsqueda de una solución continental al problema de los refugiados, pero con una visión humanitaria del asunto.

(Te puede interesar: Italia xenófoba: Capitana vs. Salvini)

El otro cargo significativo es el que tendrá que asumir Luigi Di Maio, el líder del M5E que pierde su lugar como vicepremier y asume el ministerio de Exteriores. Si bien por su temperamento no es el más afortunado en materia de oratoria, deberá recomponer una relación minada por los insultos y las amenazas euroescépticas emitidas por la alianza anterior, que él mismo conformaba. La principal misión del gobierno será reforzar el compromiso con una Europa que vuelve a tener otra oportunidad histórica para no desaparecer, ante un contexto de austeridad y retroceso de la principal economía del bloque.

La relación diplomática con Europa, el acuerdo económico y la crisis de inmigrantes son los tres problemas acuciantes que tiene Italia en agenda, y los ministros de esta nueva alianza son un claro guiño a Bruselas de las intenciones de acercamiento y diálogo, una bandera blanca de tregua alzada por un nuevo experimento político que desde el Europarlamento ven con cierto recelo, habituados a los histéricos cambios italianos.

El gobierno de “Conte bis” propone el fin de los mensajes de odio y más humanismo. Termina el verano, la nueva alianza ya arranca debilitada mientras la vida de los ciudadanos continúa en piloto automático, sabiendo que una nueva crisis espera en la próxima contracurva.

Hijo denunciado. Ciro Grillo (19), junto a sus amigos Edoardo Capitta, Vittorio Lauria y Francesco Corsiglia están siendo investigados por la Justicia italiana por una denuncia de abuso sexual en grupo, producido en la casa del líder del Movimiento 5 Estrellas, Beppe Grillo, en Cerdeña.

Si bien los hechos ocurrieron a fines de julio, el hecho fue denunciado unas semanas después, cuando la familia de la joven italiana de orígenes noruegos volvió a la ciudad de Milán, desde la isla donde estaban vacacionando.

Hijos de familias acomodadas de Génova, los jóvenes habrían invitado a la joven de 19 años a la villa de Porto Cervo, un exclusivo lugar en la isla de Cerdeña, y luego de emborracharse la habrían sometido sexualmente mientras su amiga dormía. Se espera el examen de los teléfonos celulares de los atacantes. 

por Carla Oller

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario