Tuesday 28 de May, 2024

MUNDO | 13-08-2023 06:51

Boleta electrónica: los casos mundiales de intentos de hackeos

De Estados Unidos a Brasil, las elecciones con voto digital se han visto en peligro de interferencias y manipulación.

Han habido casos documentados de intentos de hackeos e incidentes relacionados con elecciones en varios países. Estos  han puesto de relieve los riesgos asociados con la seguridad de los sistemas electorales y la necesidad de implementar medidas sólidas para proteger la integridad de los procesos democráticos. Aquí hay algunos ejemplos:

Estados Unidos: Se alega que hubo intentos de interferencia cibernética por parte de hackers rusos en las elecciones presidenciales de 2016. Se cree que estos intentos incluyeron la filtración de correos electrónicos y la propagación de desinformación a través de las redes sociales.

Ucrania: En 2014, durante las elecciones presidenciales de Ucrania, hubo intentos de interrumpir el proceso electoral mediante ataques cibernéticos a los sistemas electorales. En 2019, durante las elecciones presidenciales y parlamentarias, también hubo preocupaciones sobre la seguridad cibernética y la posibilidad de interferencia externa.

Estonia: Un país conocido por su uso temprano y extenso de la tecnología en las elecciones, fue blanco de ataques cibernéticos durante una controversia sobre la reubicación de un monumento soviético en 2007. Aunque estos ataques no estuvieron directamente relacionados con elecciones, subrayaron la vulnerabilidad de las infraestructuras críticas, incluidos los sistemas electorales.

Francia: Antes de las elecciones presidenciales francesas de 2017, se informó que hubo intentos de hackeo y desinformación dirigidos a influir en el resultado electoral.

Brasil: Hubo informes sobre campañas de desinformación y uso de bots en las elecciones presidenciales de Brasil en 2018, lo que llevó a preocupaciones sobre la manipulación de la opinión pública a través de plataformas en línea.

Para evitar los hackeos, los sistemas electorales deben ser diseñados y protegidos con medidas de seguridad sólidas para minimizar los riesgos de manipulación y asegurar la confianza en los resultados electorales.

Cualquier sistema informático, incluidos los sistemas de voto electrónico, puede tener vulnerabilidades técnicas que los hackers podrían intentar explotar. Estas vulnerabilidades podrían permitir el acceso no autorizado, la manipulación de votos o la interrupción del proceso de votación.

Así mismo, los sistemas de voto electrónico son susceptibles a ataques cibernéticos, como ataques de denegación de servicio (DDoS) para sobrecargar el sistema, ataques de phishing para robar credenciales, o malware para comprometer el software utilizado en el proceso de votación.

Si un hacker logra acceder al sistema y modificar los votos de los electores, podría alterar los resultados de las elecciones de manera significativa. Por ello, los sistemas de voto electrónico deben ser transparentes y auditables para garantizar la confianza en los resultados. Si no se implementan adecuadas medidas de auditoría y transparencia, podría ser difícil detectar o prevenir manipulaciones.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios