Saturday 20 de April, 2024

MUNDO | 22-02-2024 08:54

Santuarios donde los animales son reyes

Ciudades donde los gatos son cuidados por todos los vecinos, islas infestadas de serpientes que no pueden ser diezmadas, y templos milenarios tomados por monos y ratas.

Si una sola rata suele ponernos a gritar, ¿qué pasaría en un sitio donde ratones de todo tipo y tamaño se pasean libremente, toman leche de grandes fuentones y reciben alimentos y hasta algún mimo de parte de los visitantes? Ese lugar existe: en el estado de Rajastán está el mundialmente conocido Templo de las ratas. Se ubica en la localidad de Bikaner, tiene una arquitectura hermosa y antigua, y es para muchos devotos, un lugar de peregrinación.

La razón: según la creencia hinduista, los cerca de 50.000 ejemplares de ratas de todo tipo y tamaño que se pasean por las habitaciones y jardines del templo son en realidad humanos que han reencarnado en estos pequeños animales. Y precisamente por eso, se les ofrece alimento y cuidado en este el templo de Karni Mata, la diosa hindú de las ratas.

Templo de las ratas en India
Ratas tomando leche en su temp'lo en India. Creditos Daniel Pardo BBC Colombia

En esa marea de roedores la gente reza, agradece y se acerca sin temor, y hasta se alegra si ven ratas blancas, porque se las consideran de buena fortuna: es la mismísima Karni Mata saludando a sus creyentes. 

Monos y gatos 

Suben, trepan, saludan a los visitantes, se bañan en una laguna cercana al templo y son, definitivamente, amos y señores de este lugar. Los monos del templo de Galwar Bagh, en Jaipur, una “familia” de cerca de 4.000 miembros que animan el espacio consagrado a Hanuman, el dios mono de la mitología hindú.

La gente llega hasta ese sitio en busca de bendiciones y de salud, para lo que suelen tomar un baño en una pequeña laguna que se dice que es “milagrosa” y que tiene aguas curativas. Los animales no suelen ser agresivos pero se recomienda tener en cuenta que son bastante confianzudos, por lo que roban comida, celulares o lo que les resulte atractivo. 

Monos reposando en Jaipur, India
El templo de los monos en Jaipur, India

Muy distinto, es el caso de Estambul. En la ciudad que conecta Europa con Asia, a los que se consiente y mima es a los gatos. Barcos de todo el mundo llegaban hasta ahí con varios gatos a bordo para controlar a las ratas. Así las cosas, muchos de estos gatitos viajeros terminaban asentándose en la ciudad. Pero, además, hay una historia del Islam que fomenta el amor y cuidado por los felinos. Según se dice, el profeta Mahoma era amante de los gatos porque uno de ellos le había salvado la vida al matar a la serpiente que había querido picarlo mientras él estaba orando.

Mahoma bendijo entonces a todos los gatos del mundo e incluso se cree que quien mate a un felino deberá construir una mezquita para tener el perdón de Alá. Seguramente por eso todos los musulmanes tienen por los gatos una devoción especial. Sólo en Estambul se calcula que viven más de 150.000 gatos que entran, comen y duermen donde se les antoja sin que nadie ose molestarlos.

Tombili, el famoso gato de Estambul que tiene su propia estatua
Tombili, el famoso gato de Estambul que tiene su propia estatua

Elefantes y serpientes

En Sri Lanka, también llamada “La isla de los mil nombres” o “La isla de los elefantes”, los paquidermos son una presencia venerada. Aquí existe incluso un orfanato de elefantes que, desde 1975, acoge a los animales que se han quedado sin familia por culpa de los cazadores o simplemente porque su manada los rechazó.

Y el gobierno nacional impulso leyes para la protección de esta especie que, según una tradición budista –y la mayor parte de la población de Sri Lanka lo es- se le apareció a la madre de Buda durante su embarazo y le regaló una flor de loto. Precisamente por eso en la isla se considera a los elefantes como símbolo de buena fortuna.

Manada de Elefantes en Sri Lanka, donde son animales sangrados
Manada de Elefantes en Sri Lanka, donde son animales sangrados

 

Al otro extremo del mundo, muy cerca de San Pablo, está Queimada Grande. Esa isla rocosa y a la vez muy verde, es famosa por la reproducción descontrolada de cobras y otros ofidios, uno más venenoso que el otro. Los científicos –que son los únicos autorizados por las autoridades brasileñas a bajar en la isla para interactuar con los animales y luego desarrollar sueros - sospechan que fue precisamente el estado de aislamiento en el que se encuentra Queimada Grande lo que permitió que sus serpientes se volvieran cada vez más venenosas y letales.

Como sobreviven cazando aves que las superan varias veces en tamaño, habrían perfeccionado sus venenos. Lo cierto es que los sueros antiofídicos desarrollados a partir de esos venenos salvan la vida de miles de personas y que, además, trabajando con el veneno de algunas de las especies presentes en la isla han logrado desarrollar también medicamentos muy eficaces para controlar la alta presión. 

Serpientes en Ilha da Queimada Grande, a minutos de San Pablo
Serpientes en Ilha da Queimada Grande, considerada el lugar mâs peligroso del mundo

Definitivamente, el mundo es un lugar enorme y aunque muchas hayan sido las especies que el humano ha extinguido a lo largo de la historia, muchos animales conviven día a día con nosotros y siguen siendo los reyes indiscutidos en varios puntos del planeta.

Galería de imágenes

En esta Nota

Dante Gabriel Bogani Sandez

Dante Gabriel Bogani Sandez

Comentarios