Martes 1 de diciembre, 2020

MUNDO | 13-11-2020 06:52

Kamala Harris y el notable déficit mundial de gobernantes mujeres

Menos del 11% de los cargos de Jefes de Estado están ocupados por mandatarias: apenas 20 de los 193 países. Y la participación legislativa mundial de las mujeres es del 25%.

De los 193 países que hay en el mundo, solo 20 son gobernados por mujeres. Es decir, menos del 11% de los cargos de Jefes de Estado o de Gobierno están ocupados por mandatarias, pese a que el género femenino representa la mitad de la población mundial. ¿Qué pasa con el resto de los cargos políticos? ¿A qué se debe la poca representación y qué pasó en los últimos años?

Representación. “Las mujeres siguen estando marginadas de la vida pública y de la toma de decisiones en todas las regiones del mundo”, explica a Noticias la representante de ONU Mujeres Argentina, Paula Narváez, y cuenta que son muy pocos los países que cumplen con el objetivo de "equilibrio entre los géneros", establecido en la Plataforma de Acción de Beijing de 1995.

Una mayor participación femenina se empieza a ver en cargos de menor relevancia. “En cuanto empezamos a bajar en el escalafón empieza a subir la representación. En las presidencias de los parlamentos alcanza un 20%, y así si sigue si vamos bajando un poco más”, explica a Noticias la investigadora del Albert Hirschman Centre on Democracy (Graduate Institute) y la co-fundadora de la Red de Politólogas, Yanina Welp.

En datos. En Latinoamérica se puede observar un crecimiento en los últimos años en lo que respecta a las vicepresidencias, casi un tercio de los estados cuenta con mujeres en ese cargo. Sin embargo, son varios los binomios conducidos solo por hombres como en Brasil o Paraguay, y se observa lo mismo en las recientes elecciones en Bolivia, donde las tres primeras fórmulas estaban encabezadas por el género masculino. Algo similar pasa en Ecuador de cara a las elecciones del 7 de febrero.

El promedio de la participación legislativa actual es del 25%, se duplicó con respecto a 1995. Los países nórdicos son nuevamente los que encabezan la mayor participación con un 43,9%. Si se mira por Estado Ruanda, Cuba, Bolivia y Emiratos Árabes Unidos son los que más representación parlamentaria tienen. Irán, Líbano, Nigeria, Omán, Yemen, entre otros, se encuentran entre los últimos con porcentajes inferiores al 6%.

Sanna Marin y Angela Merkel

Para Paula Narváez la subrepresentación política de la mujer se debe a la conjunción de normativas que limitan su participación junto con barreras culturales, prejuicios y estereotipos que asocian al género femenino al espacio privado. “La violencia hacia las mujeres en política constituye además una importante barrera para el pleno ejercicio de los derechos políticos de las mujeres”, agrega la representante de la ONU Mujeres.

Las descalificaciones hacia las mujeres en política no suelen estar relacionadas a su ejercicio como lideres. Recientemente, en Finlandia donde gobierna la socialdemócrata, Sanna Marin, fue duramente atacada por la forma de vestirse para unas fotos que había hecho para una entrevista. Algo que cuesta imaginar que pueda pasar con un mandatario.

Camino. Narváez sostiene que una de las metas de la Agenda 2030 de la ONU es garantizar la participación “plena y efectiva de la mujer en política y la igualdad de oportunidades de liderazgo” en todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, pero también económica y pública.

Para Yanina Welp se debe poner el foco también en modificar la forma de hacer política y eso incluye a las mujeres. Si bien la politóloga destaca que en los últimos años creció la representación femenina y recuerda que en la región unos años atrás hubo varias mandatarias como los casos de Michelle Bachelet en Chile, Dilma Rousseff en Brasil o Cristina Kirchner en Argentina, la investigadora asegura que aún “queda un largo trecho por recorrer”.

 

 

 

*Integrante del Equipo de Investigación de Perfil Educación.

También te puede interesar

por Leticia Martínez*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios