Domingo 22 de mayo, 2022

MUNDO | 02-11-2020 10:34

Los estados que definirán la suerte de Donald Trump y Joe Biden

Arizona, Wisconsin, Michigan, Pensilvania, Carolina del Norte y Florida inclinarán la balanza. El último de esa lista el más importante: aporta 29 comisarios para el Colegio Electoral.

Rojos (republicanos) y azules (demócratas), buscarán mañana pintar el mapa de Estados Unidos. Los dos partidos cuentan con bastiones propios, que se mantienen elección tras elección. Los otros, los más moderados que suelen inclinarse para un lado u otro según el clima político y la economía, son sin embargo los que definirán la elección. Conocidos como "swing states" o "estados bisagra", inclinarán la balanza.

Florida. Biden tendría según las encuestas una ventaja de unos 10 puntos a nivel nacional. Si Trump quiere cerrar esa breca en las elecciones debe ganar en Florida, que aporta 29 comisarios electorales. Según el sitio de encuestas FiveThirtyEight, si el candidato demócrata gana en Florida, sus chances de conseguir la mayoría en el Colegio Electoral aumentan un 99 por ciento, mientras que en el caso de Trump, solo aumentarían en un 39 por ciento. No obstante, como subraya su director, Nate Silver, si el actual presidente gana en este estado, en el que los sondeos le sitúan ligeramente por detrás, sería un indicio de que las encuestas fallaron una vez más y Trump también se impondría en otros en los que se encuentra en la misma situación.

Pensilvania. El segundo de estos estados más codiciado es Pensilvania, que otorga 20 comisarios. El estado natal de Biden (que luego se crió en Delaware) fue para Trump en 2016: la primera vez que un candidato republicano ganaba allí desde 1988. Pero no fue por una contundente mayoría y ahora el demócrata parece partir con ventaja para alzarse con la victoria, entre otras cosas gracias al mayor peso demográfico que tienen ciudades como Pittsburgh y Filadelfia.

Michigan. Quien gane allí se llevará 16 votos en el Colegio Electoral. Trump logró em 2016 una cerrada victoria, que sin embargo fue clave, junto con Pensilvania y Wisconsin, para llegar a la Casa Blanca. Los analistas creen que Biden tiene la ventaja para imponerse en este estado, más después de que hace unas semanas, el FBI frustrara un plan para secuestrar a la gobernadora, la demócrata Gretchen Witmer, por parte de miembros de un grupo de extrema-derecha, fanáticos de Trump. Además, el estado se ha visto duramente golpeado en el plano económico por la pandemia de coronavirus, más que en otras zonas del país.

Carolina del Norte.  El estado costero pone en juego 15 comisarios que en nueve de las diez últimas presidenciales han ido a parar para los republicanos, con la excepción de Barack Obama en 2008. En esta ocasión, las opciones de Trump pasan por movilizar el voto rural como hizo en 2016, y contar con que el peso de las ciudades, que se inclinan hacia Biden, sea menor.

Arizona. Este estado fronterizo con México ha votado republicanos en todas las presidenciales desde 1952, salvo en 1996 cuando apoyó a Bill Clinton. Ahora, sin embargo, Arizona parece inclinarse hacia Biden, sus cambios demográficos sumaron millones votantes hispanos que optarían por el demócrata. En 2016, esos grupos respaldaron con contundencia a Hillary Clinton. Y la pandemia ha golpeado fuerte a las comunidades de jubilados que tienen una media mayor que el resto del país, el electorado tradicional de los republicanos.

Wisconsin. Es uno de los más castigados por la pandemia y fue epicentro de las protestas del movimiento #BlackLivesMatter tras la muerte de Jacob Blake a manos de un policía en Kenosha. Aunque su población es mayoritariamente de clase obrera y rural de raza blanca, las encuestas allí le dan la ventaja a Biden, que necesita una victoria aplastante en Milwaukee, la principal ciudad del estado. Ese es el camino para lograr la mayoría, los 270 votos en el Colegio Electoral que consagran al presidente estadounidense. En conjunto los estados bisagra aportan 101 comisarios electorales.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios