Friday 12 de April, 2024

MUNDO | 24-03-2024 06:02

Una muchacha y una guitarra: los artistas militantes

¿Puede Taylor Swift salvarle la campaña a Joe Biden? El presidente estadounidense recurre también a celebridades para pelear contra Trump. El efecto polarizador a lo Lali Espósito.

Tres años atrás, Joe Biden celebraba su llegada a la Casa Blanca con un puñado de “artistas militantes”. Lady Gaga, que había participado activamente de la campaña del demócrata, cantaba el himno. Y Tom Hanks se prestaba como conductor del show que incluía a Jennifer López, Justin Timberlake, Jon Bon Jovi y Demi Lovato entre otros muchos. 

Hoy, cuando vuelve a reeditarse el versus a la inversa, entre Biden y el antes presidente Donald Trump, el demócrata necesita más aún de los artistas para apalancar una campaña que lo ve en desventaja. Varios nombres se apuntan en ese listado, desde Bruce Springsteen hasta Matt Damon, pero hay una figura que esperan sea clave: la cantante más escuchada del mundo, Taylor Swift.  

Artistas militantes en la campaña de Biden

Qué triste

Los demócratas entienden que la oriunda de Wyomissing es una carta ganadora. Y los mismo los aliados de Trump, que ya han dirigido una ofensiva retórica en redes sociales, enfrentándose a la estrella del pop más reconocida del mundo: un caso similar al enfrentamiento local entre Javier Milei y Lali Espósito. Entre las acusaciones formuladas contra Swift por las bases MAGA (Make America Great Again) se encuentra la afirmación de que ella es parte de un complot de la industria del entretenimiento para mantener a Biden en la Casa Blanca. 

Taylor Swift ya respaldó al candidato demócrata en la carrera por el Senado de Tennessee en 2018, y a Biden en las elecciones de 2020. En su documental de 2020, Miss Americana dijo que estaba “triste” por no haberse pronunciado contra Trump en 2016. Y en los últimos meses se ha puesto del lado de los demócratas citando su defensa de los derechos de las mujeres y su oposición a la supremacía blanca. 

Fotogaleria El ex presidente de Estados Unidos y aspirante a la presidencia de 2024, Donald Trump, habla durante un evento del Equipo Trump Iowa Compromiso con el Caucus en el Congreso Nacional de Ganado en Waterloo, Iowa

Trump todavía no ha cargado contra Swift directamente, pero sus asistentes se han apresurado a burlarse tanto de la estrella del pop como de Biden. “Esta mujer ha hecho carrera escribiendo canciones sobre elegir al chico equivocado. Es probable que elija al equivocado también en esta elección presidencial”, comentó Karoline Leavitt, portavoz de la campaña 2024 del expresidente.

La furia de la derecha con Swift es un ejemplo “de la polarización que tiene a la nación dividida”, analizó Henry Laurence, presidente del departamento estudios políticos del Bowdoin College. “Proteger los derechos de las mujeres y la comunidad LGBTQ. Eso es todo. Ella no está atacando la plataforma de Trump”, añadió Kate Bedingfield, exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca de Biden. Pero los demócratas tienen la esperanza de que Swift pueda emerger como una poderosa fuerza en la campaña de reelección. 

Qué peligroso

El temor de los republicanos no solo es Swift, pero el binomio con su novio, la estrella de la NFL Travis Kelce, campeón del último SuperBowl. Kelce ya ha provocado la ira de la derecha por aparecer en anuncios de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer, y por compartir pantalla en el comercial de Bud Light con el influencer transgénero Dylan Mulvaney, representante de un segmento de votantes anti Trump. 

Travis Kelce y Taylor Swift

Biden tiene argumentos positivos para comunicar en campaña: la recuperación de la economía estadounidense postpandemia es envidia del mundo. Pero los consumidores siguen pesimistas, y un 60% de los votantes desconfía de sus capacidades mentales y físicas para otro mandato. “Vibra bajo”, confió un referente de su equipo de campaña a The New York Times. 

Entonces, ¿el respaldo de Swift salvaría a Biden? Según una encuesta de Morning Consult, la base de seguidores de la cantante es de menos de 40 años, pero abarca demócratas y republicanos, personas con ingresos altos y bajos, y de todas las etnias. Y se concentra en los suburbios, donde ahora se ganan y pierden las elecciones estadounidenses. 

Biden

El hecho de que Swift lanzara su carrera desde los suburbios de Nashville, y comenzara en la música country, le ha dado una popularidad duradera en la América roja que hoy se inclina por Trump: alrededor del 40 por ciento de los menores de 40 años respaldaron a Trump en 2020.

Para los demócratas esto significa que hay un grupo considerable de Swifties persuadibles. Y el equipo de campaña de Biden reflota un estudio de 2008 sobre el impacto del respaldo de Oprah Winfrey a Barack Obama en las primarias demócratas: proporcionó 1 millón de votos extra, para superar a Hillary Clinton. Sin embargo, una primaria es una proporción muy diferente a una elección general con un electorado profundamente dividido.  

Taylor Swift

Un análisis realizado por David Jackson, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Bowling Green, encontró que el respaldo de una celebridad podría incluso tener impactos polarizadores: el respaldo  de la celebridad liberal al candidato se vería compensado por los republicanos que afirmaban que los desanimaría. Y los respaldos de todo tipo tienden a repeler a más moderados de los que atraen. 

Finalmente habrá que ver si la cantante se arriesga a perderlos, y enfrentar a los trolls de la derecha, lo que en EE.UU. llaman “el efecto Bud Light”: los activistas republicanos lograron convertir a la cerveza ligera en una marca tóxica, por asociarse a figuras transgénero. Un segmento al que la campaña de Biden busca asociarse, impulsando un gay parade en la Casa Blanca, y entendiendo también que la polarización es el único camino para vencer a Trump.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios