MúSICA | 05-02-2020 15:19

Lo mejor está en la música

Andrea Ghidone, Guillermo Fernández y elenco protagonizan “Tango en Rose”. De miércoles a domingos en el teatro Multitabarís.

* * * Hay una fórmula probada y aceptada que, es cierto también, puede resultar algo reiterativa. Sin embargo, cuando los protagonistas son valiosos sigue siendo muy eficiente. Hablamos de la clásica revista de tango, en la que se suceden, sin mayores explicaciones, cantantes, bailarines y músicos. La otra opción es la que propone la bailarina y, aquí también, creadora Andrea Ghidone: la de enlazar esos números alrededor de una dramaturgia, desde un planteamiento teatral y argumentado, para que esa sucesión de números tenga un sentido complementario.

La misma artista había utilizado esta segunda variante en su anterior “Madame Tango” aunque con mejores resultados. En el caso de este nuevo “Tango en Rose”, con dramaturgia de Mike Fernández, hay una historia de amor y desencuentro entre las dos figuras centrales. ,Ghidone y Guillermo Fernández son la pareja central que vuelve a verse después de algunos años de ausencias. Sobre ese muy elemental planteo, se sostiene el resto del elenco que participa de alguna otra pequeña situación dramática. El asunto es que la historia en sí no tiene interés, lo que ocurre es inverosímil (aún desde la convención del espectáculo), el entorno mezcla épocas y modos de vida sin mayores lógicas, la sensibilidad adolescente no coincide con la edad de los amantes y, en consecuencia, la necesaria tensión dramática no existe. Y la dirección de Ignacio González Cano no termina de sumar a esa deficiencia del libreto.

Pero más allá de eso, está la música. Y es ahí donde “Tango en Rose” puede sostenerse. Andrea Ghidone, acostumbrada a la televisión y los teatros de revistas, es al mismo tiempo una estilizada y valiosa bailarina de tango, en pareja con sus distintos compañeros. Los actores/cantantes/bailarines Ivanna Rossi y Sebastián Codega son un par de comediantes eficientes que sortean con profesionalismo las limitaciones del texto y salen airosos en sus tres oficios. Las parejas de Débora Agudo-Alejandro Adrián y Laura D’Onofrio/Fernando Ramírez Martínez son igualmente serias en su trabajo, más cuando ponen los pies en el piso que cuando optan por el revoleo acrobático. El cuarteto de músicos dirigido por Pablo Valle cumple con solidez, tanto como respaldo de las voces y la danza como en los momentos instrumentales. Y, por supuesto, el ojo de la atención está en Guillermo Fernández, que sigue siendo de los mejores por estos tiempos. “El cantor de Buenos Aires”, “Quiero verte una vez más” o “Tengo mil novias” es algo de lo que interpreta. Aunque su punto más alto está en la versión de “Por la vuelta”, en la que él mismo se acompaña con la guitarra.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario