MúSICA | 23-01-2020 19:02

De tango, para todos.

“Bien bailado y bien porteño”, viernes a las 20. Centro Cultural Borges.

* * * * Infinita Buenos Aires, siempre tiene un rincón diferente para encontrar. No porque sea nuevo, en este caso, sino porque en el movimiento cotidiano de los que vivimos por acá, suele escapársenos de la vista. Es sabido que la mayoría que parte de las opciones tangueras en vivo son los espectáculos para turistas de alto poder adquisitivo, con grandes despliegues y cena incluida. Dejemos de lado, por supuesto, las “milongas” que apuntan al baile amateur de locales y visitantes y los muy esporádicos conciertos de propuestas más novedosas que pueden aparecer de tanto en tanto en clubes de música como, centralmente, el Café Vinilo. Hay, sin embargo, un lugar en pleno bajo porteño, vecino a la zona en la que circulan muchos de los turistas regionales y del interior argentino, que tiene oferta tanguera casi a diario. Y, en tal sentido, debemos decir que la que ocurre los viernes y los sábados en el Centro Cultural Borges está a un nivel muy interesante que merece la recomendación.

No hay en “Bien bailado y bien porteño”, de la compañía “Bien de tango”, novedades formales. Lo que se busca no es romper ningún molde y sí rescatar, en el clásico formato de revista, un poco de la historia de nuestro género.

El eje principal está puesto en la danza, casi como una obligación “turística” considerando la mayoría del público que asiste. El coreógrafo Federico Strumelio y su compañera Sabrina Amuchástegui, dos bailarines de buena técnica y muy expresivos, son los responsables de un grupo de parejas que sobresalen especialmente en los respectivos momentos solistas. Salvo muy pocas excepciones en que aparece la pista de sonido, afortunadamente para los espectadores, casi todo el show transcurre con el respaldo de un cuarteto instrumental muy profesional comandado por el bandoneonista Gabriel Merlino. A ellos les cabe la responsabilidad de acompañar bailarines y cantantes y también de hacerse cargo de algunos momentos instrumentales en los que hacen especialmente honor a la música de Astor Piazzolla. Y el elenco se completa con dos cantantes: El prolijo Maximiliano Bayo y la más destacada Vanina Tagini, nieta del recordado cantante y compositor Armando Tagini. Él se luce en su interpretación de la “Balada para un loco”. La joven hace una interesante versión de “Yo soy María” de Piazzolla-Ferrer y comparte con su compañero clásicos como “Marioneta”, “Oro y plata” o“El día que me quieras”.

Milongas, candombes, valses y, sobre todo, tangos. Canto, baile e instrumentos bien tocados. Un show tempranero de viernes y sábados. “Bien de tango” se abre por igual para porteños y visitantes en el centro de la ciudad. Vale la pena visitarlo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario