domingo, diciembre 8, 2019

OPINIóN | 28-11-2019 14:57

Abusos en La Cámpora: El encubrimiento no es militancia

Carta abierta de la víctima de un senador a quien ayer Teresa García, la jefa del bloque K, reivindicó en el recinto.

En el día se ayer se realizó la última sesión en el Senado Bonaerense de la gestión Salvador. Como en cada elección, algunos de sus miembros se van. Este fue el caso de mi abusador, Jorge “El Loco” Romero, que después de haberlo denunciado frente a la Justicia y públicamente nunca más concurrió al recinto. Eso ocurrió pese a que Daniel Salvador, presidente de la cámara de Senadores, lo citó para que justifique sus ausencias. Él nunca lo hizo.

Su ausencia no fue impedimento para que la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana, Teresa García, le haga un reconocimiento. Si, un reconocimiento a un abusador confeso.

Quiero reconocerle a él es su condición de militante.” Fue una de las frases que usó ayer la senadora para reivindicar a mi abusador. En el preciso momento que escuché eso pensé: pero pará, yo también soy militante y a mí nadie me reivindicó. Si bien muchísimxs compañerxs salieron a apoyarme, hubo un silencio de parte de la dirigencia. Esa dirigencia a la que milité en todas las campañas desde el 2013, para que puedan representarnos, una dirigencia a la que en cierto punto los veía como un ejemplo a seguir. Eran personas que cuando los escuchaba hablar en los actos me hacían sentír orgullosa. Pero cuando yo, y tantas pibas, lxs necesitamos nos dieron vuelta la cara. Valía más “un compañero”, por ser amigo de, por tener el poder de la provincia de Buenos Aires. Valía más un Romero que todas las compañeras que lo estábamos denunciando. Denuncias que él mismo admitió en un comunicado poco claro, donde prácticamente deposita su culpa en la sociedad. ¡Como si todos los hombres que se criaron en una sociedad machista anduvieran por ahí encerrado pibas en los baños y obligándolas a hacerles sexo oral!

Señora García: yo también soy militante, y forme parte de esa juventud idealista que piensa que “la Patria es el otro”. Ayer nos faltó el respeto a todas las víctimas. Momento desagradable no es el que vivió Romero, es el que pase yo adentro de ese baño. Momentos desagradables fueron los que pasaron las compañeras que violó este tipo, pero tienen terror de salir hablar. ¿Y sabe qué, García? Esas compañeras que no quieren hablar tienen mucha razón: ¡cómo se van animar a hablar si tienen que soportar que una senadora -de su mismo espacio- reivindique a un abusador confeso! Usted se cagó no sólo en las víctimas sino en todas las mujeres a las que usted dice representar.

Usted nunca pensó en mi como militante. Nunca pensó en que tuve que dejar mi espacio de militancia porque una basura con poder no entiende que NO es NO. Que una senadora del espacio donde milité lo reivindique por "su condición humilde y militante" no me representa, ni a mí ni a todas las mujeres que luchamos para que esta sea una sociedad más igualitaria. Por suerte a usted no le deben quedar muchos más años en el poder: ya está grande, y como dijo Charly, los dinosaurios van a desaparecer.

 

Por @TefiCalo.

 

 

por Stephanie Calo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario