Martes 1 de diciembre, 2020

OPINIóN | 14-11-2020 12:46

Diabetes en tiempos de COVID-19

Dependiendo de la región global, del 20 al 50% de los pacientes en la pandemia de la enfermedad por COVID-19 tenían diabetes.

La diabetes es una enfermedad que altera la capacidad del organismo para procesar los carbohidratos a partir del deterioro de las células del páncreas que puede afectar múltiples órganos y establecer una menor expectativa de vida en quienes la padecen. Muchos de ellos deben enfrentar la enfermedad de las arterias y así presentan infartos de corazón y cerebro con más riesgo de sufrir una muerte súbita.

A partir de la pandemia de coronavirus los pacientes con diabetes tienen un mayor riesgo de complicaciones graves, incluido el síndrome de dificultad respiratoria del adulto y la insuficiencia multiorgánica. Dependiendo de la región global, del 20 al 50% de los pacientes en la pandemia de la enfermedad por COVID-19 tenían diabetes.

Según la última Encuesta de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación en la Argentina el 12,7% de las personas mayores de 18 años tienen diabetes, para estas personas el mayor cuidado es evitar aglomeraciones, las contaminantes fuentes de información de dudosa procedencia y estar atentos a las recomendaciones que emanen de la autoridad competente y sobre todo continuar con la medicación habitual, mantener los cuidados de alimentación y evitar el sedentarismo, de esta forma evitaremos la obesidad. Para las personas con diabetes es muy importante mantener una higiene para minimizar las posibilidades de contagio del virus, así como también un adecuado control de la glucemia para prevenir complicaciones.

En Argentina 1 de cada 4 adultos es obeso.

El 60% de la población tiene sobrepeso u obesidad poniendo en marcha los mecanismos que la ponen en riesgo de desarrollar diabetes. El consumo de bebidas azucaradas, los alimentos ricos en grasas y azucares, la cultura del delivery y la comida chatarra, la vida sedentaria en torno a la computadora y el televisor, son la explicación de esta realidad.

El riesgo que tiene una persona con diabetes bien controlada de contraer la infección que causa el COVID-19 es el mismo que el de la población general, pero si se contrae la infección su gravedad y evolución puede ser diferente, según la edad, grado de control de la diabetes, presencia de complicaciones crónicas u otras patologías. Además, durante un estrés agudo como es el contexto que estamos viviendo, la diabetes puede desestabilizarse y provocar una glucosa en sangre descontrolada y una falla multiorgánica.

Tanto la diabetes como el coronavirus son epidemias silenciosas con eventuales consecuencias muy graves, por eso estos tiempos hay que mantener los cuidados de forma extrema.

Por Dr. Félix Puchulu, Jefe de la División de Diabetología del Hospital de Clínicas, MN.70.143

 

También te puede interesar

por Félix Puchulu

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios