Jueves 3 de diciembre, 2020

OPINIóN | 12-11-2020 14:44

El cannabis fue una oportunidad para vivir mejor

Luján Ferrari, la mamá de un nene de 8 años con autismo, relata en primera persona su experiencia con el aceite..

Si me pregunto cuál es la frase que resume qué significó el aceite de cannabis en la vida de mi hijo con autismo y de nuestra familia, sin dudas "la oportunidad de vivir mejor" es la que mejor lo refleja.

Cuando decidimos, junto con el papá de Juan, que él iniciara un tratamiento con el aceite, por supuesto que fue con dudas y miedos, pero con una gran certeza: peor no podíamos estar. El gran interrogante que nos planteaban los médicos para el consumo del cannabis era que no se conocían los efectos secundarios a largo plazo. Nuestra respuesta fue que los del cocktail de psicotrópicos que Juan tomaba a diario sí se conocían y eran muy desalentadores: nuevamente, peor no podía ser.

Juan tiene 8 años, tenía 7 cuando comenzó su tratamiento con cannabis. Era un nene super hiperactivo, agresivo con otros y autoagresivo. Otra vez, buscando una definición, creo que la mejor es "impredecible e incontrolable". Mi marido y yo nunca podíamos bajar la guardia, Juan podía salir corriendo a cruzar una avenida, atravesar un vidrio con la mano o golpear violentamente a su hermano de dos años.

De la mano de médicos, terapeutas y, sobre todo, de la generosidad de otras familias comprometidas con este tratamiento, llegamos a poder usar un tipo de aceite que a Juan lo beneficia.

Hoy, después de un año de tratamiento con cannabis todos los escenarios que relaté me parecen casi ajenos, tanto que tengo que hacer un esfuerzo para recordarlos. Juan es un nene feliz, está aprendiendo a escribir, a contar, dice palabras espontáneamente, juega todo el día con el hermano, se rie, entiende chistes, está atento al contexto, no tiene explosiones, aprendió a cocinar y disfruta de mirar fútbol. 

El cambio en Juan fue tan grande y tan evidente que el cocktail de medicación psicotrópica se redujo a una dosis mínima de una sola droga, que desde esta semana está en descenso para ser retirada. El objetivo se está por cumplir: si todo sale bien, Juan se quedará solo con sus terapias y su aceite de cannabis. 

Entonces, no tengo dudas: el cannabis nos dio a Juan y a todos nosotros la posibilidad de vivir mejor.

También te puede interesar

por Luján Ferrari

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios