Viernes 23 de octubre, 2020

OPINIóN | 14-10-2020 12:08

El laberinto venezolano: coartadas y explicaciones insuficientes

A quienes repudiaron el voto del gobierno no les habría molestado que votaran las iniciativas pro-régimen chavista que presentaron Irán y Siria.

Como defender abiertamente al esperpéntico régimen venezolano resulta impresentable, el sector del oficialismo que atacó al gobierno por su voto en la ONU lo acusó de no haber votado como México, sino como el Grupo de Lima, y dijeron que la posición adoptada por Alberto Fernández implica una injerencia en los asuntos internos del país caribeño.

Respecto a no votar como Andrés Manuel López Obrador, al kirchnerismo le faltó decir que la casta militar que impera en Venezuela contó con el apoyo de los gobiernos de Filipinas y Eritrea.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, es un ultraderechista violentísimo, que confesó haber asesinado a delincuentes para impulsar la mano dura policial.

Por su parte, Eritrea ha estado gobernada por Isaías Afewerki, cuyo régimen colecciona denuncias de violación a los Derechos Humanos.

A quienes repudiaron el voto del gobierno no les habría molestado que votaran las iniciativas pro-régimen chavista que presentaron Irán y Siria. O sea, una teocracia oscurantista donde se demoniza la homosexualidad y se pone límites a los derechos de la mujer, además de reprimir la disidencia. Y un régimen, el de Bashar el Asad, que desató la  guerra civil por lanzar una represión criminal contra protestas pacíficas.

El argumento de la “intervención” en asuntos internos de otro país se contradice con posiciones de gobiernos kirchneristas. Como acompañar las presiones contra el gobierno surgido del golpe que dio el parlamento de Honduras contra Manuel Zelaya. O cuestionar el estropicio institucional que implicó el juicio político que destituyó a Fernando Lugo en Paraguay.

La lista de ejemplos es larga y llega hasta la Bolivia pos-Evo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Claudio Fantini

Claudio Fantini

Comentarios