Monday 24 de June, 2024

OPINIóN | 08-06-2023 06:01

Un carisma al servicio de los nuevos tiempos

Los años del Frente de Todos son la prueba elocuente de la inexistencia de una figura que sintetice y lidere al conjunto. Y los resultados están a la vista.

Sin liderazgo el peronismo está en crisis. Por aquello de “mejor que decir es hacer” cuando se habla más de lo que se decide se evidencian las fatigas de la conducción, ese “arte sencillo y todo de ejecución” en la definición de Perón. Los años del Frente de Todos son la prueba elocuente de la inexistencia de una figura que sintetice y lidere al conjunto. Los resultados están a la vista: discusiones a cielo abierto, procrastinación, insatisfacción generalizada y un gobierno pobre de resultados al cual la coyuntura le marca los tiempos. La aceptación por parte de CFK de una elección de tercios y de la necesidad de garantizar “el piso” expone la precariedad.

¿Serán las elecciones un instrumento ordenador para superar este daño a la marca que padece un movimiento que hace de la capacidad de administrar el poder un culto? Difícil saberlo. El ejercicio del voto, tanto en las PASO como en las generales, es una oportunidad, no una garantía. Allí están los comicios del 2019 para demostrarlo. Sin un carisma aglutinante, sin la legitimidad que genera el ejercicio, la legitimidad de origen se diluye. Para superar la incertidumbre se requiere de manera indispensable un carisma al servicio de una época. Perón, Menem, Néstor y Cristina, supieron interpretar en su momento las demandas del tiempo histórico. Cuando estos cambian exigen la adecuación porque “la única verdad es la realidad”.

Invertir el orden de los factores altera el producto en este caso. Cuando la dirigencia piensa que su verdad es la única realidad pierde el control de la situación. Una década larga de estanflación y un estado endogámico requieren de coraje en los hechos más que en las consignas. La versión vigente concluye en una letanía, una descripción oxidada de imposibilidades. Derrotado o vencedor la construcción de un sucesor exigirá la encarnación de un futuro deseable y posible. La administración de la nostalgia no será una opción.

 

*Gustavo Marangoni es consultor y ex presidente del Banco Provincia.

Galería de imágenes

En esta Nota

Gustavo Marangoni

Gustavo Marangoni

Politólogo y director de M&R Asociados.

Comentarios