Thursday 23 de May, 2024

PERSONAJES | 08-02-2023 19:39

Agustín Neglia: “Hay que mantener los pies en la tierra”

Conductor de “Modo selfie” y “Modo foodie”. Cómo fue el inicio de sus programas, la exposición y su futuro fuera de las cámaras.

El mozo sirve el almuerzo. Agustín Neglia está con sus compañeros de equipo, un camarógrafo y un productor. Esa mañana, la del viernes 14 de enero, viajaron de Mar del Plata a Cariló a filmar episodios para “Modo selfie” y “Modo foodie” y para dar algunas entrevistas. Son las dos de la tarde y todavía no paró, pero cuando su plato llega no prueba bocado. “Esto está buenísimo para grabar. Coman ustedes”, le dice al resto y se va con su cámara a ver al chef. Es probable que ese sea su secreto: estar enfocado en generar contenido las 24 horas del día. 

Neglia sabía desde muy chico que quería ser conductor de televisión y si hace veinte años —cuando empezó— hubieran existido redes sociales y plataformas como YouTube quizás hubiera explotado como streamer. Su trayectoria se parece más a la de un centennial que a la de cualquier figura tradicional de la tevé: produce su programa, filma y contacta a los invitados. Y, hasta que llegó a América TV, donde está por comenzar su séptima temporada, él mismo se buscaba los auspiciantes se ponía en contacto con las señales que podían llegar a estar interesadas en transmitir su producto. 

La idea de hacer un programa de viajes estuvo desde el principio, pero antes tuvo dos trabajos que resultaron clave para que conociera cómo funcionaba la industria de los medios. Se había inscripto en Comunicación Social en Mendoza y consiguió un puesto en El Mercurio, de Chile. Tenía 21 años y su rol era recorrer la Argentina para vincular al diario con los ministerios de Turismo de las provincias. Poco después pasó a estar en el área comercial de las revistas del Grupo Televisa. A los 24 tomó coraje y armó su primera productora.
Noticias: ¿Cuál fue el primer programa que grabó?

Agustín Neglia: El primero, que fue hace alrededor de 15 años, fue una especie de reality. Se trataba de mostrar a una pareja de verdad que viajaba por todos los hoteles all inclusive del Caribe. Fue muy divertido y estuve dos años y medios viajando con eso. Lo hice con una novia que tenía en ese momento y que me acompañaba. 

Noticias: ¿Y dónde se emitían esos programas? 

Neglia: Iba buscando. Por ejemplo, esos programas llegaron a salir en Canal 12 de Córdoba y en Canal 3 de Rosario. Después se lo vendimos a un canal internacional que se llama Sun Channel que sale como en 20 países. Más adelante a ellos les terminé vendiendo como 3 o 4 ciclos distintos. El último, de hecho, fue la antesala de “Modo selfie”. 

Noticias: Se adelantó al lenguaje de los streamers. 

Neglia: La palabra “selfie” me parecía divertida y era algo que recién estaba surgiendo. Se había viralizado la primera selfie de Instagram y pensé que era eso, que me tenía que filmar viajando y hablando a cámara. Así surgió, fue más o menos en 2014 o 2015. Todavía la gente no sabía producir sus propios contenidos como ahora. Es más, recuerdo ir caminando por las calles de Europa hablándole a la cámara y que me miraran raro. 

Con “Modo selfie” dio en la tecla. El concepto del programa siempre fue el mismo: Agustín contando sus viajes en primera persona. “Intenté ponerme en la piel del tipo medio que viaja a Europa una vez cada tanto y que trata de hacer una ruta ideal”, cuenta. El programa crecía, él podía vivir de esto, pero la explosión llegó con su desembarco en América. 

Neglia: Ese fue el salto exponencial. Mi Instagram, por ejemplo, pasó de tener 10 mil seguidores a 100 mil. Fue una locura que empezó a aumentar y no paró. Encima, el canal me adoptó como una de sus figuras. De pronto me empezaron a conocer en la calle. Fue un quiebre porque hasta ese momento todo era un trabajo muy de abajo produciendo, grabando, buscando a los sponsors. 

Noticias: ¿Hubo algo que le diera vértigo de esa fama?

Neglia: Yo sabía que iba a pasar porque lo busqué siempre. Pero el primer día que iban a emitir un programa de “Modo selfie” en el canal estuve muy atento a Twitter. Me daba un poco de temor estar tan expuesto con esto de viajar, algo que no todos pueden hacer. Me asustaba la idea de que genere rechazo. Pero no pasó. Y cuando no pasó dije “okey, estamos bien”. Al final, resultó todo lo contrario. Es más, nunca tuve haters. Es cierto que cuando te hacés masivo corrés más riesgo, pero también creo que hay algo en la esencia del programa y cómo se cuenta que no debería cambiar. 

Noticias: ¿Con quiénes habla sobre el tema de la fama?, ¿recibe consejos?

Neglia: Lo que hablé de chiquito con mis viejos. Eso te queda. Siempre trato de charlar con amigos más grandes que yo. Hay gente que no está en el medio y que te dice que tenés que mantener los pies en la tierra. Soy consciente de que esto es un laburo, pero un laburo súper privilegiado, que es algo fuera de serie. Y no solamente es viajar, que eso ya es un montón. Con la masividad del programa llegaron un montón de otras cosas. De pronto me invitan a un evento y no solamente me invitan, sino que me demuestran que me quieren ahí y me dan todo. Por eso, repito, hay que tener los pies en la tierra y a veces te cruzás con alguien que te marca aunque no sea un padrino o un amigo de toda la vida. Me pasó en San Juan. Había viajado para mostrar el Observatorio Astronómico El Leoncito y entrevisté a un hombre de 70 años que desde los 20 trabajaba observando el cosmos. Me explicó: “Lo que miro es para saber si aquella galaxia está abriéndose o cerrándose y en estos 50 años casi no se movió”, me dijo. Ahí te das cuenta de lo fugaces que somos y en que no tiene sentido agrandar o sentirte un rockstar porque somos una partícula en el universo. 

Crecimiento. En América TV todos los sábados a la medianoche se estrena un episodio de “Modo foodie” y todos los domingos uno de “Modo selfie”. Además, de lunes a viernes se repiten programas anteriores. No hay dudas: el formato funciona. Por eso este año Agustín está decidido a poner más energía aún en el proyecto. En el 2023 el ciclo sumará la participación de famosos, pero también hay un objetivo viajero ambicioso: “Voy a conectar las 7 maravillas del mundo en tiempo récord con una misión de concientizar por la igualdad social”, cuenta el conductor.

Sin embargo, aunque no suceda en el corto plazo, Neglia sabe que su rol en el ciclo no es para siempre. La vida en un avión, que puede llegar a ser el sueño de cualquier mortal, también puede convertirse en una rutina desgastante. 

Neglia: Desde hace un tiempo viajo la menor cantidad de tiempo posible. Llego a un lugar y acomodo todo para producir mucho contenido en poquitos días. Muchas veces quiero volver a mi casa y también sé que es muy probable que vuelva pronto a ese lugar, algo que cuando empecé no me pasaba. Me sucedió en el 2022. Fui al Vaticano a hacer un documental en homenaje a Diego Maradona. Fuimos a través de la ONG Scholas Ocurrentes. Fui con un productor tres días: llegamos, filmamos el partido, saludamos al Papa y nos volvimos. Mi compañero me decía que aprovecháramos, que nos quedáramos dos o tres días más y le dije que no hacía falta, que seguro volvíamos en dos o tres meses. Dicho y hecho. 

Noticias: ¿Tiene fecha de vencimiento “Modo selfie”?

Neglia: Lo hablamos un montón. El programa apunta a ser un clásico, pero naturalmente yo me voy a correr, “Modo selfie” va a seguir por muchos años más y la productora lo va a seguir haciendo. Lo que pasa es que después de tantos años mis gustos y mis conocimientos me van llevando para otro lado, para un costado más empresarial y de inversiones. 

Noticias: ¿Y en qué proyectos paralelos trabaja?

Neglia: Todo se desprende del mismo lugar. “Modo foodie” me vinculó mucho con el sector gastronómico y ahora estoy con un proyecto muy grande, que es el desembarco de Alejandro Vigil, el enólogo argentino, en Estados Unidos. La idea es primero hacer un restaurante con una inversión de unos 5 millones de dólares. 

Noticias: ¿Cuál es su rol? 

Neglia: Soy uno de los socios fundadores de la idea. No soy el inversor, claramente, pero cuando generás los nexos que hice yo y transmitís confianza, podés presentar al grupo inversor. Me respetan por las vinculaciones que tengo, por la visión de mundo que fui formando. Además, también estoy en otro proyecto: hace poco me asocié con unos chicos que tienen un bar que hoy es uno de los 30 mejores del mundo. Se llama “Tres monos” y está en el puesto 27 de los “Fifty best”. La cabeza es Sebastián Atienza, que es un número uno. En la pandemia me contó que quería abrir otro negocio y le dije que contara conmigo. Es un restaurante tipo rotisería en Palermo que atrás tiene un bar ambientado en la década del ‘90. Esa faceta emprendedora es algo que me genera mucho entusiasmo y aunque todavía “Modo selfie” y “Modo foodie” sean prioridad, con los años quizás tenga más peso esa otra parte de mí

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios