Thursday 20 de June, 2024

PERSONAJES | 09-06-2024 08:55

Diego Capusotto: “El humor siempre le va a molestar a alguien”

Actor, humorista, guionista, acaba de estrenar una nueva película. Corrección política, fútbol y por qué prefiere hacer teatro y mirar cine.

El estreno de “Las corredoras” sirve como magnífico pretexto para entablar un diálogo con Diego Capusotto. Principalmente para escucharlo.

El capocómico definitivo, el hombre del humor televisivo de estas últimas décadas, explora una faceta más experimental en esta propuesta cinematográfica que conjuga el cine negro, el humor y el melodrama, con actuaciones destacables de Carola Reyna, Alejandra Flechner y del propio Capusotto en un triángulo amoroso que combina el romanticismo y el delirio más extremo, en el que la usurpación de identidades está a la orden del día. Un deleite para cinéfilos, con referencias a David Lynch, Alfred Hitchcock y Mel Brooks, entre otros.

Interlocutor pensativo, con una gran claridad conceptual y con ideas bien desarrolladas, lejanas a la improvisación, Capusotto se entrega al intercambio periodístico con NOTICIAS.

Noticias: En “Las corredoras” su personaje hace su entrada recién en el minuto 16. Me hizo recordar a lo que tarda en aparecer Anthony Perkins en “Psicosis” o Anthony Hopkins en “El silencio de los inocentes”. ¿Esa era un poco la idea? Una sorpresa es que su personaje no es el protagonista, ¿eso no lo condicionó a la hora de aceptar?

Diego Capusotto: Habría que preguntárselo al director Néstor Montalbano, es un buen detalle esto que me puntualizás. De todas maneras, la película está bordeando esos climas hitchcockeanos, puede ser. La protagonista es Carola y no me condicionó para nada no tener el papel central, ya tenía bastante con hacer tres o cuatro personajes. En su momento en “Kryptonita” me enganché para un papel cortito, si el personaje me resulta interesante lo hago. Esta vez tampoco pregunté cuántos minutos estaba en la película sino cómo influía en la historia. Montalbano tenía una idea de película y de relato para la cual pensaba que yo era importante. Le vino una imagen mía disfrazado de mujer y eso después fue un disparador que se convirtió en otro montón de cosas, ¿viste? Si un personaje tiene la fuerza suficiente no necesita ser protagónico.

Noticias: Recién mencionó a “Kryptonita”, alguna vez me comentó que existía la intención de hacer alguna otra cosa en relación a su personaje del Joker, ¿se avanzó con ese proyecto?

Capusotto: Finalmente no avanzó porque tanto el director Nicanor Loretti como yo pensamos que el desarrollo debe ser algo que nos concierna a nosotros y no tanto a alguien que lo produzca. Creemos que de continuar con ese personaje será de una manera que nos convenza realmente y sino quedará ahí.

Noticias: En “Las corredoras” asume distintas identidades y le toca vestirse de mujer, obviamente algo que ya había hecho con personajes tan emblemáticos como Violencia Rivas . ¿Qué es lo que más cuesta de una caracterización femenina? Su personaje es una especie de Ripley

Capusotto: ¡Sí, claro! Hay referencias constantes que recuerdan a determinados personajes clásicos. En este caso la caracterización fue difícil porque tenían que ponerte cantidad de cosas para parecer una mujer de la década del cincuenta. Pensá que mi personaje no es una mujer, pero tiene que hacérselo creer al personaje de Carola. Había que utilizar una serie de apliques que sumados al calor de la época en la que filmamos fue complicado, igual al principio es una molestia y después te acostumbrás porque el personaje lo necesita. Cuando te gusta el personaje que estás haciendo te dejás vestir (se ríe). 

Noticias: “Las corredoras” es una película bien de adultos, sin niños ni adolescentes. ¿Es casi una declaración de principios en estos tiempos?

Capusotto: No sé… Si yo hiciera una película pondría de todo, niños, enanos, gente mal hecha, a mí me encanta todo eso, pero no sé si la época lo permite. No me gusta pensar cómo armar la idea que tengo en la cabeza en función de lo que resuena afuera, estamos peleando siempre contra mandatos por los cuales las cosas deben hacerse de determinada manera, yo no pienso así. Mi límite para hacer humor es que no me haga reír, eso fue lo que pensamos con Pedro Saborido toda la vida. Si algo no es gracioso lo volás y listo, pero que eso no pase por un tema moral, sabemos que el humor siempre le va a molestar a alguien. ¿Vas a pedir permiso para hacer humor? ¡Dedicate a otra cosa!

Noticias: Jerry Seinfeld acaba de estrenar una película en Netflix y se quejó de lo difícil que es hacer reír ahora porque la corrección política mató al humor. ¿Está de acuerdo?

Capusotto: Creo que sí. Como te decía, si tengo que pensar todo el tiempo en cuidar el lenguaje por una especie de hipersensibilidad que veo al respecto donde podría molestar cada cosa que dijera, estaría contradiciendo lo que es el sentido del humor, cuya esencia es siempre incomodar a alguien, sobre todo en la parodia. Lo que pasa es que nos gusta la parodia cuando incomodamos a alguien que ideológicamente está en las antípodas, cuando satirizamos lo que tiene un correlato ideológico negativo y no es así. Nosotros en el programa hemos satirizado al Peronismo siendo peronistas, al progresismo, a los fachos, a todos. Hoy pareciera que primero debería haber un examen de los que van a componer el relato humorístico para determinar hasta dónde se corren los límites. Yo no lo haría nunca, estaría perdido con eso, porque hay algo que está intercediendo en un lenguaje que es libre. 

Noticias: ¿Entonces qué habría que considerar?

Capusotto: Lo único para considerar es que no te cause gracia o que haya una afectación en la manera de contar que te parezca una provocación sin sentido. Esos matices estéticos pueden estar, pero si el tema es quién se va a ofender… ¡vamos muchachos, por favor! Ya cuando hacíamos “Cha Cha Cha” el personaje de Peperino ofendió a un grupo ultrarreligioso que presionó a varios auspiciantes para que dejaran de anunciar en el programa. Se paró un toque el personaje y después volvió. El tema es que cuando esos sectores se indignan no nos importan porque son ultra conservadores, pero hoy los ofendidos son los otros, esos que supuestamente están en las antípodas de los más reaccionarios.

Noticias: En “Las corredoras” ocupa un lugar central el automovilismo, ¿le interesa? ¿Miraba las carreras de Reutemann cuando era chico?

Capusotto: La verdad es que los deportes que seguí siempre fueron el fútbol y el boxeo. Tercero quedaría el automovilismo, pero en esas épocas donde los domingos había una trasmisión. Allá por el 81, yo tenía 20 años y como Reutemann tenía chances de salir campeón llegó a retrasarse el horario de un Boca- River para que la gente pudiera mirar la carrera. Yo de hecho la vi y siendo más chico, en los 70, miraba automovilismo, pero nunca fui fanático, como te dije siempre me gustó más el boxeo y por supuesto el fútbol.

Noticias: Justamente hace poco murió el Flaco Menotti que llegó a jugar en Racing. ¿Qué recuerdos tiene de él?

Capusotto: Del Flaco Menotti tengo los mejores recuerdos, también de su narrativa con respecto al fútbol, cómo sentía el juego, siempre era grato escucharlo. A mí me gusta escuchar a gente que no apela a la afectación y a la provocación vana. Cualquier persona que haya tenido una vida ligada al fútbol, como fue el caso de Menotti o de Bilardo, que aunque estuvieron en las antípodas claramente, siempre me dio placer escucharlos. En particular a Menotti porque la mirada que tenía sobre el fútbol la comparto, pero más allá de eso era interesante saber lo que tenía para decir sobre un deporte que tanto a él como a mí nos ha convocado tanto.

Noticias: ¿Es verdad que llegó a encontrarse con Alex de la Iglesia para realizar un proyecto juntos?

Capusotto: Sí, él conoció “Todo x 2$” gracias a un argentino con el que laburaba en  producción  y se hizo bastante seguidor del programa, después también pasó algo parecido con “Peter Capusotto y sus videos”. Él me llamó para un proyecto que finalmente no se hizo porque yo estaba con el programa y era imposible grabar durante meses. Su idea era hacer una miniserie de 12 o 13 capítulos, planeaba dirigir seis episodios y el resto otro director.  Después se ofreció para producirme lo que quisiera. Claramente tengo afinidad con su humor, hay algo que nos une ahí.

Noticias: En un ping pong que le hicieron recientemente le dieron a elegir entre el teatro y el cine. Usted contestó: “Para hacer, teatro. Para ver, cine”. ¿Por qué?

Capusotto: Siempre fui cinéfilo y el cine tiene esa maravilla de contar. Cuando se está filmando una película se cuenta de manera casi desprolija, sin tiempo lineal y con mucha espera en el medio. Todo eso redunda en que en el cine la actuación esté sometida de alguna manera a cuestiones técnicas, eso forma parte del proceso, pero a uno como actor le baja la energía, después hay que recomponerla cuando finalmente la escena se graba. Nada de eso pasa con el teatro. Yo al teatro lo ligo al fútbol. Ensayaste tres meses, entrenaste hasta que llega el partido. Pero en el fútbol el director está afuera y puede hacer cambios, en la actuación no, salvo cuando termina la obra. Tenés que dejar todo en la cancha. En el cine a un actor mediocre la cámara y el director lo pueden salvar, en el teatro si jugaste mal el partido perdiste.

Galería de imágenes

En esta Nota

Leonardo Martinelli

Leonardo Martinelli

Comentarios