lunes, noviembre 18, 2019

POLíTICA | 03-01-2019 16:30

NOTICIAS en un asado con los “trolls” de Cambiemos

Dan vuelta encuestas en Twitter y se comportan como robots. Los grupos de WhatsApp y la visita sorpresa de un diputado.

Tienen los teléfonos silenciados porque la cantidad de notificaciones que reciben a diario harían que no pararan de sonar. Pero no los pierden de vista. Mientras se pasan las parrillas ardientes con achuras y asado en una parrilla de Villa Lugano, chequean el WhatsApp y cada tanto lanzan un tuit sobrepoblado de hashtags: “#AsadoDeLaMilitanciaTuitera, #SábadoDeCambiemos, #HaciendoLoQueHayQueHacer, #LosTrollsComenAsado”.

Es 29 de diciembre de 2018. En la calle, el sol del mediodía paraliza. Adentro del restaurante “Paso a paso”, un ventilador gigante no basta para refrescar a los 16 “militantes virtuales” de Cambiemos que exigen no ser llamados trolls, aunque coquetean con la idea.

No son más de 20 y todos tienen arriba de 45 años. Es la primera vez que se ven las caras después de dos meses de trabajo coordinado en decenas de grupos de WhatsApp que crearon para apoyar a Mauricio Macri y militar su reelección en 2019.

Los grupos (dicen que son 80 en todo el país) están divididos por provincia o ciudad, pero todos tienen una cantidad fija de administradores que van ordenando a los “nuevos” que entran según su procedencia.

Al encuentro lo organizaron también así, en el grupo “22 Asado Organización”. En la previa, compartieron por ese canal videos grabados por ellos mismos para invitar a Macri y a María Eugenia Vidal al asado. Algunos creyeron que realmente alguno de los dos podría asistir.

El único dirigente del PRO que apareció fue el diputado Daniel Lipovetzky. “Lo que están haciendo ustedes es muy importante”, los alentó el legislador entre papas fritas y flan con dulce de leche.

Arroba. Como no se conocen, para hablar entre sí los “trolls” usan sus nombres de Twitter. “Arroba Marucha es una de las que más seguidores tiene”, avisa arroba Marcela. Se refiere a una mendocina de setenta y pico, ex empleada del Estado, que maneja dos cuentas, con 10.000 y 6.000 seguidores cada una.

En ninguna revela la identidad: usa su apodo de nombre y  ojos encontrados en Google como foto de perfil. Marucha escribe poco. Como la mayoría de sus compañeros, se dedica a retuitear. Por eso, más de una vez le bloquean la cuenta.

El manual de los tuiteros PRO indica que no se puede dar RT todo el tiempo. “Con más de seis retuits por día Twitter te bloquea porque piensa que sos un bot”, explican cancheros. Para desbloquearse, tienen que pasar por una serie de pruebas con las que la red social pone a prueba a los robots. Cuando las superan, vuelven a tomar control de su cuenta. Y a retuitear, sobre todo a otros tuiteros.

Leer también: El “Troll-center de Cambiemos”: qué dice el informe que incomodó a Marcos Peña

En manada. “Nosotros creamos hashtags para apoyar a Mauricio y para mostrar las obras del Gobierno, que no se comunican bien. Lo hacemos porque queremos el cambio. No cobramos por esto”, remarcan durante el almuerzo. “¿Te parece que somos trolls?”, preguntan varias veces a la cronista de NOTICIAS que comparte la mesa.

El grupo es variado: hay jubilados, pequeños empresarios, amas de casa, asesores de legisladores y hasta un experto en redes sociales, que oficia de "gurú" del grupo. A él recurren por problemas técnicos y es quien puede hacer subir la cantidad de seguidores de una cuenta como por arte de magia o dar la orden de que algún “militante virtual” cambie su arroba para mejorar el marketing de su cuenta.

Algunos lo hacen sólo por convicción. Pero otros se entusiasman con que la militancia se transforme en un trabajo remunerado para la campaña: "Estamos preparados para brindar otro servicio premium, es a otro nivel. Eso sí requiere contrataciones de personal, es mucho más sofisticado pero hace una gran diferencia. Llegado el momento, veremos quién lo necesita y qué tipo de servicio, pero todavía estamos lejos de las elecciones", reconoce uno de los líderes del grupo.

Las directivas son siempre por WhatsApp. En el grupo “MM 2019 o Flan” (cuyo funcionamiento dio a conocer NOTICIAS) también se organizan para revertir los resultados de encuestas de Twitter desfavorables para el Gobierno.

Aunque responden a Cambiemos, no son considerados "oficiales" por el armado formal de la coalición de Gobierno. "No los conocemos", se despegan desde el equipo de comunicación que conduce Marcos Peña.

Aislados pero juntos, como evangeliza el macrismo, los "trolls que comen asado" se proponen combatir cualquier tendencia en Twitter que perjudique “el cambio” y favorezca a "los kukas”. Se creen poderosos en el microclima tuitero, reclama más atención y se alientan para estar cada vez más activos durante la campaña. “El 2019 es bisagra”, repiten como un mantra.

Leer también: Estrategia Whatsapp 2019: cómo captar votos por chat

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario