Martes 7 de abril, 2020

POLíTICA | 20-02-2020 16:29

Arranca la Superliga Anti K

El macrismo sigue muy relacionado con el fútbol. Y desde allí podría rearmarse para competir políticamente.

Se sabe que el fútbol y la política están mezclados, ya casi como una misma cosa. Y esto es así hasta tal punto que, por ejemplo, Mauricio Macri volvió a ser noticia, antes de su relanzamiento político anunciado para hoy, al aceptar la presidencia de la fundación FIFA, cargo al que llega gracias a su historia en Boca Juniors, pero sobre todo por su amistad con el italiano Gianni Infantino, que es el presidente de la asociación mundial del fútbol.

Pero es un error histórico seguir dando por hecho que Macri llegó a la presidencia sólo por su fama boquense. Claro que eso fue fundamental, pero también es cierto que los tres principales lugartenientes del Macri original, ese que fue elegido jefe del Gobierno porteño por primera vez, también estaban sanguineamente vinculados al fútbol. El padre de Horacio Rodríguez Larreta fue presidente de Racing en los ’70; el padre de Diego Santilli, presidente de River en los ’90 y Cristian Ritondo, vinculado a Nueva Chicago y a su hincada, en las profundidades del barrio de Mataderos. Ellos fueron fundamentales para que Macri se arraigara en el impenetrable sur porteño, bastión villero y peronista de la Capital Federal.

Ritondo llegó a ser ministro de Seguridad de María Eugenia Vidal en la Provincia de Buenos Aires, mientras integraba la comisión directiva de Independiente, comandada por los camioneros Hugo y Pablo Moyano. Y todavía tiene un cargo marginal o de segunda línea en la asamblea de socios del club de Avellaneda. 

En las últimas semanas, después de la bochornosa derrota de Independiente frente a Racing Club y los posteriores insultos a los Moyano en la cancha, el nombre de Ritondo empezó a sonar como candidato a competir por la presidencia del Rojo.

En el medio apareció Patricia Bullrich para decir que, como simpatizante de independiente, haría algo para desbancar al clan Moyano. Se sabe que la tirria de Bullrich con los Moyano es histórica. 

Ritondo me confirma que tiene ganas de presidir Independiente, pero se despega de Bullrich y dice: “la pasión por Independiente es una cosa y el PRO es otra. Si hubiera por ejemplo, un ultra K que fuera bueno para el club, yo trabajaría codo a codo con él con todo gusto”. 

De hecho, el actual vicepresidente primero se llama Carlos Montagna y supo militar junto a Sergio Berni, el reemplazante de Ritondo en Seguridad, y ahora trabajaría por la idea “Ritondo presidente”: un kirchnerista bancando a un macrista.

Lo mejor que tiene Ritondo para lanzarse es tener en frente a los Moyano, desdibujados por la falta de éxitos deportivos y también por el manejo personalista y patoteril del Rey de Copas. El macrismo fue socio de los Moyano, incluso en la comisión directiva de Independiente. Pero bueno, socios y enemigos de los Moyano en la Argentina fueron casi todos. 

Para terminar, atemos cabos: Ritondo a Independiente, Santilli, Larreta y Jorge Macri reunieron a intendentes PRO del Gran Buenos Aires en un asado el martes a la noche. María Eugenia Vidal volvió al ruedo después de su verano romántico con Quique Sacco, periodista deportivo y dirigente de la Superliga, y vuelve Macri. Con el Rojo, con Boca, con River, con la Superliga y con todo, los amarillos desembarcan en la Provincia, contra Moyano y por supuesto contra Kicillof, que nadie sabe de qué club es hincha.

Galería de imágenes

Edi Zunino

Edi Zunino

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario