Jueves 26 de enero, 2023

POLíTICA | 27-11-2022 00:53

Diego Santilli vs. Cristian Ritondo: la pelea del PJ amarillo

Los dos peronistas de Juntos se disputan la Provincia. Pasado en común. Cómo llegaron a Mauricio Macri. El rol de Bullrich y Larreta.

Llegaron juntos al PRO hace dos décadas. Hoy se preparan para competir. Sin candidatos fuertes de los demás aliados de Juntos Por el Cambio, la interna bonaerense se resolvería dentro del espacio entre Cristian Ritondo y Diego Santilli. La pelea está a punto de empezar.

Con recorridos furiosos por la Provincia, elección de “padrino” nacional y presentación oficial, quedó inaugurada la carrera para intentar suceder a Axel Kicillof. Desde ambos rincones prometen que será sin golpes bajos. Pero, en una campaña, las promesas sólo sirven para romperse.

PUNTO DE PARTIDA. En Pinamar, Ritondo metió primera esta semana: presentó su “equipo de gestión” y mostró sus credenciales. Hubo apoyo de Mauricio Macri y Patricia Bullrich. Eligió bando por contrapartida: si a Santilli lo apadrina Horacio Rodríguez Larreta, él quedó del lado de los “halcones”.

“Tenemos una enorme tarea y confío plenamente en este equipo”, sostuvo Ritondo ante unos 200 dirigentes PRO. María Eugenia Vidal, su antigua jefa, lo avaló: “Este grupo que está junto a Cristian conoce la Provincia, la gobernó. No hay manera de que le vaya mal”.

El acuerdo entre Ritondo y Bullrich nació en septiembre, en una reunión en La Matanza. “Es un win-win”, analizan en el PRO. El ex ministro bonaerense se apoya en la precandidata a la presidencia, por si Vidal decide no competir, y ella suma un dirigente de peso, junto a Joaquín de la Torre, para pisar fuerte en Buenos Aires.

Cada equipo mantiene su autonomía, explican los armadores, pero se irán cruzando en distintos actos para marcarle la cancha al larretismo. El video que Bullrich envió a la presentación de Ritondo para demostrar su apoyo es una evidencia de eso.

Semanas atrás, Ritondo había desembarcado en San Miguel, los pagos de De la Torre, para mostrar la

colaboración entre los equipos. “No se puede amar lo que no se conoce”, sentenció el dirigente de Bullrich. Y completó: “Patricia elige bonaerenses para manejar la provincia de Buenos Aires”. Santilli recibió la indirecta.

Fiel al estilo Larreta, su candidato no contesta. Al menos por ahora. Sólo hizo una apreciación sobre la pelea general de la oposición: “Más que halcones y palomas, parecemos gansos”, aseguró, en referencia al juego que le hicieron al oficialismo con las discusiones internas. Santilli tiene un plan de recorridas por la Provincia que incluye encuentros con intendentes del espacio y legisladores. Su pelea es, exclusivamente, con Kicillof y el Frente de Todos. Sobre todo, anclado en la inseguridad.

La otra disputa de los precandidatos PRO es por sumar al radicalismo a su armado. Desde que Facundo Manes se despegó de Buenos Aires y mostró sus ansias de competir a nivel nacional, la UCR quedó diezmada. Pero hay caras. A Maximiliano Abad, recientemente reelecto presidente del Comité Provincia, los equipos de Santilli y Ritondo lo ven como un posible compañero de fórmula. Otra de las batallas en las que pronto se cruzarán.

EL ORIGEN. Como parte de un acuerdo entre Mauricio Macri y el PJ porteño por entonces liderado por Miguel Ángel Toma, Ritondo y Santilli, dos dirigentes treintañeros, desembarcaron en el PRO y en la boleta amarilla que perdió en el 2003 contra Aníbal Ibarra en la Ciudad de Buenos Aires. Fue una llegada tormentosa: el acuerdo al que habían arribado los líderes de ambos espacios no se respetó y terminaron en la Justicia electoral. Todo se solucionó recién cuando se enfrentaron en la casa de Enrique “Coti” Nosiglia, quien hizo de árbitro para que hubiese paz.

Cada uno de los peronistas fue abriéndose un camino distinto: Santilli bajo el ala de Larreta, y Ritondo junto a Vidal. Hoy, los diputados se cruzan en un nuevo desafío.

“Es posible la unidad”, acercó posiciones Ritondo en su presentación en Pinamar. El problema es que ninguno quiere bajarse. El “halcón” cree que juntó los avales suficientes, y Santilli considera que se ganó el derecho luego de la elección legislativa que lo consagró en el 2021.

Es que el discurso que prima en el PRO es el que bajó Macri con su libro “Para qué”. Es decir: son más importantes las ideas que los intérpretes. Pero detrás de esa afirmación, la lucha por conseguir la candidatura es a los codazos. La incertidumbre es grande: “No es lo mismo si hay o no hay PASO”, consideran en el espacio. La eliminación de las primarias elevaría la tensión.

Por ahora, cada uno intensifica sus armados intentando evitar al otro. Pero pronto llegará el momento de definiciones. Hay mucho en juego y un solo espacio por llenar. La pelea está asegurada.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios