Martes 9 de agosto, 2022

POLíTICA | 25-07-2022 17:09

Gabriela Cerruti: apuntada por la oposición y enojos en el Gobierno.

La crisis puso a la portavoz del Gobierno en un rol protagónico. Declaraciones polémicas.

En el Banco Central explotaron al escucharla. En medio de la crisis económica y la escasez de dólares, la portavoz del Gobierno revelaba que la ministra de Economía, Silvina Batakis, iba a hacer un anuncio “hacia el fin de esta semana”, según sus propias palabras. “No podes adelantar que se estudian medidas cambiarias”, protestaron. El efecto anticipador de Gabriela Cerruti fue el que preveían: los mercados no leyeron bien el mensaje y el dólar continuó su tendencia alcista.

Las conferencias diarias de la portavoz marcan agenda. Ante el silencio de muchos ministros, Cerruti quedó en el centro de la escena del Gobierno. Es objeto fácil de las críticas de la oposición pero también del oficialismo, aunque en su entorno minimizan la cuestión: aseguran que su relación con los funcionarios de primera línea no está resentida.

POLÉMICAS. La oficina de Cerruti rebasa de papeles y pantallas con información que llega de cada uno de los ministerios. Por eso, en los pasillos de Casa Rosada se escuchó una contundente respuesta cuando le reclamaron algún exceso en sus conceptos: “Yo digo lo que se acuerda decir”, le respondió a su interlocutor. “Estamos todos viviendo el día a día. Entendamos la complejidad del momento”, pidió luego.

La desconfianza que genera su figura en parte del oficialismo le resta autoridad a la hora de comunicar. Por ejemplo, a mediados de julio negó una reunión entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner que horas después la cuenta oficial de Twitter del Senado confirmó. La dejaron en off side.

Las críticas a la portavoz no cesan. Incluso periodistas afines al Frente de Todos, como Diego Brancatelli, le hicieron sentir el enojo: “Estimada Gabriela, es momento de terminar con ese discurso. Están errados. El dólar blue impacta de lleno en los argentinos. No sean necios”, escribió en su tuit luego de que Cerruti dijera que el tipo de cambio informal era una cuestión marginal. Del otro lado de la grieta, las definiciones son aún más tajantes: “Es prepotente, grosera, limitada, inútil y generalmente lograr exactamente lo contrario a lo que se propone”, le dijo el director Juan José Campanella.

El silencio del gabinete la expone: desde octubre, cuando el Presidente la convocó como vocera, Cerruti se convirtió en el blanco fácil de todas las críticas.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios