Domingo 27 de noviembre, 2022

POLíTICA | 22-07-2022 14:30

El documental de Netflix que mira el larretismo para bajar la inflación

La receta de un premio Nobel que logró controlar una hiper en solo seis semanas. La inflación como “enemigo público”.

“Nunca dejes de soñar: la vida y legado de Shimon Peres”, de reciente estreno en Netflix, da cuenta de la receta israelí que aplicó el ex primer ministro, y premio Nobel de la Paz, para contener la hiperinflación del país de Medio Oriente a mediados de los ’80.

La película de 2018 de Richard Trank (dos años después de la muerte de Shimon Peres a los 93 años en septiembre de 2016), con relatos de George Clooney, llegó a la plataforma de streaming el pasado 13 de julio, y es material obligado en el círculo rojo de Horacio Rodríguez Larreta, que estudio el caso en su reciente visita a Israel.

Shimon Peres fue elegido primer ministro en 1984, con 44 votos. No tenía la mayoría para construir un gobierno sin su opositor, entonces sugirió tener un gobierno rotativo: durante los primeros 25 meses Peres sería el primer ministro, e Isaac Shamir sería viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores. Y los siguientes 25 meses, los puestos se revertirían.

Horacio Rodríguez Larreta y la receta de Shimon Peres.

Peres juro como primer ministro el 13 de septiembre de 1984, y tras cumplir su primera promesa de campaña de retirar las tropas israelíes del Líbano, se enfrentó a la desastrosa economía de Israel: la tasa de inflación del país era una de las más altas del mundo y varios economistas le advirtieron que podría superar el 1000% anual si no se cortaba la espiral ascendente.

Los inversores huían del país abandonando industrias y los precios en las tiendas subían todos los días. A Peres no le tembló el pulso. Reunió a un equipo de estudiosos y economistas que diseño un plan que implicaba fuertes recortes en todos los sectores. “Llamé a una sesión de gabinete que duró 36 horas”, recordaba el ex primer ministro antes del fin de sus días.

“En esa reunión le recordé a todos. Recorté 500 millones de dólares en Defensa. Fue el recorte más grande en la historia de Israel. Recorté hasta en Educación. El ministro del área era mi mejor amigo, y ese fue el fin de la amistad. Todos los ministros aceptaban los recortes en otras carteras. Ninguno quería recortar su propio ministerio. Pero les dije: ‘señores o lo aceptan, o los despido a todos’. En 36 horas a quién pestañaba le recordaba su presupuesto”, recapitula Peres en la entrevista central del documental de Netflix.

“Metí criticaron de todos lados, pero para mi gran sorpresa, cuanto más duro era y más insistente me volvía, notaba que había un cambio en la opinión pública. Día a día mis encuestas empezaron a subir. Y contra todo pronóstico, en 6 semanas la inflación comenzó a bajar”, repasó Peres en una entrevista al dejar la presidencia de Israel a los 90 años.

Horacio Rodríguez Larreta y la receta de Shimon Peres.

La inflación de Israel bajo en 1984 de casi 500% al año a 16%. Y el índice de aprobación de Peres superó el 70%, el más alto jamás registrado en el país por un líder. Pero el “halcón” de la política hebrea (su verdadero apellido era Persky, pero lo cambió por Peres que en hebreo quiere decir “águila”), supo dar un paso al costado como lo había prometido, honrando el acuerdo político con el Likud que permitió salir de la crisis.

Varias voces de su partido, el laborismo israelí, intentaron influenciarlo para que llamase a nuevas elecciones, que seguramente habría ganado. Pero él les dijo: “caballeros les di mi palabra, no voy a cambiarla”. “Sabía por experiencia que si no cumples tu palabra nunca serás un líder”, marca en el documental Peres, cuyo apellido en hebreo también significa grieta, una que buscaría cerrar allí por el bien de su país.

“Lo más importante que Israel tenía es un acuerdo político. Y una vez que Israel redujo la inflación, comenzó un período de crecimiento económico fenomenal basado en el conocimiento, la educación y la tecnología”, marcó Rodríguez Larreta tras su visita a Israel, donde se reunió con dos economistas cordobeses que lideraron el programa para estabilizar y revertir la tendencia inflacionaria, Manuel Traitenberg y Leonardo Leidermann.

Horacio Rodríguez Larreta y la receta de Shimon Peres.

“Hay que tomar decisiones rápido, no en 100 días, sino en 100 horas desde el primer día. Se debe fijar una tasa muy clara, lo que no significa necesariamente que la inflación vaya a bajar de 500 a 0 por ciento”, refrendó el propio Rodríguez Larreta en Israel, a donde viajó junto al secretario general y de Relaciones Internacionales, Fernando Straface, y al subsecretario de Relaciones Internacionales, Francisco Resnicoff.

“La receta es clara. Un acuerdo político amplio y un achique del gasto estatal, con recortes presupuestarios en todos los ministerios para controlar el déficit. El de Horacio seguramente será un Gabinete de Guerra. Entiendo que es mejor así, más compacto, con menos nombres y ministerios, pero de peso”, confiesa uno de los armadores del Jefe de Gobierno porteño. Y rescata también del documental de Netflix, la positividad de Peres frente a la adversidad.

En “Nunca dejes de soñar: la vida y legado de Shimon Peres”, que de paso funciona como un fenomenal repaso por un siglo de política hebrea, el ex primer ministro recuerda una anécdota de su infancia que lo definió. Luchaba en la calle con un amigo más corpulento a ver quién derribaba a quien. Una y otra vez, Peres terminaba en el piso. La abuela, que seguía las instancias, intervino: “Ya es suficiente”. Pero él no cedió: “quizás gane la siguiente”.

Horacio Rodríguez Larreta y la receta de Shimon Peres.

Un optimismo que Peres buscó contagiar primero para poner a la nación de pie. Y luego para convencerla que la paz con los vecinos árabes era posible: ganó justamente el Premio Nobel de la Paz por negociar con éxito un acuerdo con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y Yasir Arafat.

“Es el tipo de hombre que enseña que el liderazgo debe ser optimista, y que hay que pensar en cómo forjar un mejor mañana. Hubo momentos desalentadores, pero nunca permitió que dichos momentos hicieran que se retire”, apunta George W. Bush en el documental.

“Ese optimismo fue fundamental para él. era la razón por la que a diferencia de mucha gente que parece desaparecer a medida que envejece, él parecía tener más energía, y ser un imán incluso entre los jóvenes, porque nunca perdió ese atributo”, concluye Barak Obama. Un optimismo que el propio Rodríguez Larreta pretende irradiar frente al difícil escenario que seguramente deberá enfrentar si llega a la presidencia.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios