Viernes 19 de agosto, 2022

POLíTICA | 26-07-2022 14:00

La oposición ensaya fórmulas cruzadas para el 2023

Juntos por el cambio en tiempo de alianzas. El proyecto para reformar las PASO y la negativa a consensuar con el Gobierno.

Para que la estrategia de Juntos por el Cambio quedara clara, Horacio Rodríguez Larreta la repitió en cada una de las entrevistas que dio en los últimos días: es tiempo de ampliar el espacio, buscar alianzas y proyectar fórmulas. Nada de encerrarse en cada uno de los partidos. “Hay que hacer un acuerdo con sectores independientes, del peronismo, del progresismo y la centroderecha”, pidió. Los únicos excluidos en el plan del jefe de Gobierno porteño son los kirchneristas. Los demás, adentro.

El radicalismo adhiere a la estrategia del PRO: “Ampliar la coalición en base a acuerdos programáticos”, se prometieron. En ese contexto, a Facundo Manes se le abrió una puerta que muchos tocaron: la de la gobernación cordobesa. Tiene buena sintonía con Juan Schiaretti, uno de los líderes del peronismo federal y moderado, y ya resuena como posible fórmula, aunque en el entorno del neurocientífico lo relativizan. El plan está en marcha: hacer todo lo contrario a lo que está haciendo el Gobierno, cada vez más encerrado en la crisis institucional.

CRUZADOS. Son pocos los dirigentes de Juntos por el Cambio que todavía proyectan fórmulas puristas. El proyecto de parejas cruzadas que el larretismo viene empujando, toma envión en cada uno de los encuentros de la coalición.

El alcalde porteño se muestra con Martín Lousteau en muchas de sus recorridas y en esa relación podría estar una de las fórmulas del 2023. El radical ya se había referido al asunto de las parejas cruzadas: “Lo ideal sería que tuviéramos una fórmula conformada por un radical y un integrante del PRO”, sostuvo. Aunque sus aliados temen que, como parte del acuerdo, les pida que su espacio, Evolución, lidere la Ciudad.

A Patricia Bullrich, la máxima referente del ala dura, se le sindicó siempre la postura más cerrada del espacio. “Ese extremismo te separa de los demás partidos”, protesta un referente de Juntos. “Cómo amplias, si hay dirigentes que creen que sólo pueden liderar”, completa. Sin embargo, hasta la presidenta del PRO busca aggiornarse: en sus frecuentes recorridas al interior arma alianzas con líderes locales sin importar el color político. Y tiene un especial coqueteo con Alfredo Cornejo, con quien sostiene una “afinidad ideológica”, según dicen cerca de Bullrich.

Los errores no forzados de Javier Milei, con un sinnúmero de exabruptos que sólo generaron polémica, sacaron de agenda el tema que más tensión generaba entre Bullrich y el resto. Es que esa conexión con el liberalismo extremo ponía incómoda al resto de la coalición. Fue la principal discusión durante un tiempo prolongado y ahora parece un tema menor.

Desde la Coalición Cívica y la UCR critican al partido creado por Mauricio Macri por el lugar que les brinda. Nunca se sintieron en igualdad de condiciones y quieren que esta vez sea distinto.

Gerardo Morales ya se manifestó públicamente sobre la cuestión. Aseguró que no tendría problemas en compartir la fórmula, aunque hizo una aclaración: “Siempre y cuando la encabece un radical”.

RELACIONES. Así como Mauricio Macri acercó a Miguel Ángel Pichetto, años atrás, la foto de Manes con Schiaretti trajo sorpresa al espacio. ¿El gobernador cordobés podría sumarse al proyecto? “No podemos contestarlo por ahora”, aseguran cerca del diputado. Y completan: “Fue un encuentro en el marco de la búsqueda de consensos. Nada más”.

Es que Manes no está dispuesto a romper con la estructura de la UCR: “Facundo no va a hacer nada fuera de la lógica del partido. Hay varios candidatos a presidente radicales y tenemos que conversar con todos”, completan. La única condición que el radicalismo impone es que “el camino sea por el centro”, para evitar alianzas incómodas.

Mientras tanto, un rumor empieza a tomar fuerza en el Congreso: podrían buscar que cambie la metodología de las PASO para darle flexibilidad a la elección de la fórmula. Eso implicaría votar en las primarias sólo al primer candidato al Ejecutivo (Nacional, provincial o municipal) y que el compañero de fórmula surja de los demás candidatos. “Todo el arco político va a estar de acuerdo. Nos conviene a nosotros, pero también al oficialismo”, dicen quienes están detrás de la movida.

En medio de la crisis económica, el Gobierno hizo un tibio intento por acercar a Juntos por el Cambio al problema. “Hoy necesitamos ayuda, también de nuestra oposición”, describió el momento Axel Kicillof. Sin embargo, en las condiciones actuales, nadie está dispuesto a aceptar la invitación.

A principios de año, los dirigentes de la oposición repetían que lo más prudente era referirse a las elecciones recién en el 2023, pero los tropiezos del Frente de Todos aceleraron el proceso. La carrera ya está en marcha.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios