Martes 28 de septiembre, 2021

POLíTICA | 26-07-2021 14:30

Quiénes son los apóstoles de Facundo Manes

El neurólogo suma nuevos apoyos tras su lanzamiento. Radicales, peronistas PRO y Stolbizer. El rol de su hermano Gastón.

Para entender la incursión de Facundo Manes en esta elección de medio término hay que retrotraerse a las internas de la Unión Cívica Radical en la provincia de Buenos Aires de marzo de este año, en las que el dirigente Maximiliano Abad fue elegido como presidente del partido en ese distrito. En aquella lista iba como primer convencional nacional Gastón Manes, hermano menor de Facundo y militante radical. En los días previos de aquella elección, Facundo Manes se sumó a la campaña de Abad que competía contra Gustavo Posse, el histórico intendente de San Isidro. Manes buscaba dar un apoyo aportando un poco de su popularidad. En aquella elección, Abad fue respaldado por el ex senador mendocino Ernesto Sanz y el gobernador jujeño Gerardo Morales. Este grupo podría considerarse como el núcleo duro del neurólogo para lanzarse en la arena política.

La falta de dirigentes populares con posibilidades de encabezar una lista de diputados y capaces de mantener unido al radicalismo en la provincia de Buenos Aires hizo que el proyecto Manes se vuelva seductor también para el otro sector del radicalismo que competía con Abad, encabezado por Martín Lousteau como figura fuerte y con la presencia siempre relevante del dirigente Enrique “Coti” Nosiglia y su discípulo, el diputado Emiliano Yacobitti. Este grupo apoyaba la candidatura de Posse en la interna partidaria.

Con Lousteau los une la misma intención de obligar al PRO a ser más inclusivo con la UCR en el armado de la coalición. Hasta ahora, el radicalismo había tenido un lugar secundario en el armado de listas y mucho más en el reparto de la administración. La señal más fuerte de la UCR a la coalición Juntos Por el Cambio fue la reunión que se realizó en el comité nacional con todas las figuras del partido. En ese encuentro tuvieron un rol preponderante Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, pero también hubo figuras de renombre como Mario Negri, Luis Naidenoff y los gobernadores Rodolfo Suárez, de Mendoza, y Gustavo Valdés, de Corrientes.

Con el correr de los días, otros candidatos se fueron sumando a la fila encabezada por Manes. Entre ellos: Emilio Monzó, Joaquín De la Torre y Margarita Stolbizer. Esta última era quien sonaba para ser la compañera del neurólogo en la fórmula, pero al cierre de esta edición el equipo de campaña estaba en la búsqueda de una coequiper más competitiva para poder enfrentar la maquinaria del PRO que llevará a Diego Santilli como candidato. Stolbizer es una política del agrado de Manes, pero en las encuestas no está teniendo la expectativa esperada.

Al barro

En la búsqueda de una compañera de fórmula también está la necesidad de encontrar a alguien que ayude a Manes a desembarcar en los sectores de más bajos recursos. El neurólogo es una celebridad en la clase media y sobre todo entre quienes consumen sus libros o sus disertaciones, pero en los sectores populares no tiene tanta llegada. En este punto, Santilli tiene una ventaja.

Sus primeros metros oficiales de campaña en el Conurbano bonaerense los hizo de la mano de dos dirigentes de origen peronista: Joaquín De la Torre y Emilio Monzó. Juntos recorrieron un centro de desarrollo infanto juvenil de San Miguel, donde gobernó Joaquín de la Torre hasta 2016, año en que pasó a trabajar como ministro de Gobierno de María Eugenia Vidal. De la recorrida también participaron Maxi Abad y la vicepresidenta del partido Alejandra Lordén.

Otro dirigente al que están tentando desde el espacio del neurólogo es Esteban Bullrich, quien hace pocos meses fue diagnosticado con ELA (esclerosis lateral amiotrófica) y podría encontrar en Manes una propuesta más acorde a su interés por trabajar para ayudar a las personas que tienen la misma enfermedad. De todos modos, el mandato de Bullrich vence en 2023, por lo que no estaría en apuros por renovar su banca. La posición de Bullrich se plantea como una incógnita porque el pasado miércoles 21, cuando se lanzó en redes sociales la candidatura de Santilli a través de una foto de su pelo colorado y el hashtag #EsJuntos, una gran cantidad de dirigentes de Juntos por el Cambio lo compartió, pero no fue el caso de él.

En los aspectos creativos de la campaña está colaborando el director de TV Luciano Olivera y también presentó algunas ideas el publicista Ramiro Agulla, pero no habrían sido tenidas en cuenta. Agulla, entre sus grandes hits, tiene el “dice que soy aburrido” de la campaña presidencial de Fernando de la Rúa. 

El pasado de Manes

Manes fue recibido con los brazos abiertos por la UCR, pero no así por el PRO, donde tienen todavía presente un coqueteo previo del neurólogo con María Eugenia Vidal para las legislativas del 2017. Lo mismo Mauricio Macri, quien, a pesar de haber bendecido el actual desembarco en la política del neurólogo, en el pasado tuvo un contrapunto con él en la casa de Mirtha Legrand, en una comida privada organizada por la diva de los almuerzos cuando el boquense era presidente. En aquel encuentro, a Macri no le habrían agradado los comentarios de Manes y mucho menos su diagnóstico de la situación. Según los testigos, Mirtha habría finalizado el debate con una frase poco afectuosa para el neurólogo: “Mejor que cada uno hable de lo suyo”, dijo descalificando la opinión política de Manes. Anécdotas.

Elisa “Lilita” Carrió le dio la bienvenida al espacio a su estilo: “Yo nunca voy a estar con Manes, y no por razones personales, sino porque no se puede... Cuando una persona quiere llegar en un día a la Casa Rosada hay una especie de mesianismo malo”. En este punto, “Lilita” busca atacar el costado vanidoso de Manes, que ya es un radiopasillo constante entre los correveidiles de la política. Sin embargo, la líder de la Coalición Cívica quedó en una situación incómoda. En las elecciones internas de la UCR había apoyado a Abad, que es quien impulsa al neurólogo.

Prehistoria

Cuando se conoció la candidatura de Manes se viralizó un artículo periodístico publicado en el diario La Nación el 7 de abril de 2002, en el que se hablaba sobre la creación de un nuevo partido político llamado 1810 y que estaba inspirado en el célebre latiguillo de la crisis del 2001, “que se vayan todos”. Aquella agrupación tenía un fuerte componente antipolítico y defenestraba a los dirigentes de entonces como Eduardo Duhalde. Los hermanos Facundo y Gastón Manes habían participado de un encuentro junto con los creadores de la agrupación y quedaron involucrados como los artífices de la iniciativa, pero en verdad Gastón ya era militante radical, por lo que la publicación le trajo algunos problemas. En esos años de juventud y con la piel menos curtida para los escándalos, el hermano menor del neurólogo envió una carta de lectores a La Nación con el siguiente texto: “Me dirijo a usted con relación a la nota publicada el 7 del actual, sobre la creación de un nuevo partido político denominado 1810, en la cual aparece quien suscribe como miembro fundador. En tal sentido hago saber que dicha afirmación es incorrecta. Sí participé de la reunión, de donde surgió tal entrevista en la sede de La Nación, la cual duró cerca de tres horas y fue una charla informal con los jóvenes que sí fundaron dicha agrupación. En aquella, esbocé algunas de mis ideas, sin que ellas luego se vieran reflejadas en la nota. Por lo expuesto, quiero dejar constancia de mi absoluta falta de coincidencia con las propuestas políticas allí plasmadas, así como que no pertenezco a esta nueva agrupación política”.

Manes no quiere que se lo asocie a la antipolítica y busca que no lo etiqueten como un “outsider”, aunque no tenga militancia. Es por esto que se apoya en los dirigentes más antiguos de la UCR para que le aporten la densidad política que a él le falta. Está iniciando un nuevo camino.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios