Friday 12 de April, 2024

POLíTICA | 26-03-2024 06:46

Los Milei y las razones de la menemanía

Desde la política hasta la ficción, los años de la presidencia de Carlos Menem vuelven reivindicados. Revisionismo y parientes en el Gobierno.

La presidencia de Javier Milei trajo a la conversación pública una reivindicación de Carlos Menem, quien gobernó la Argentina entre 1989 y 1999. En la última semana se materializó este constante homenaje con un reconocimiento mucho más notorio: se renombró uno de los salones de la Casa Rosada, que hasta ese momento se llamaba Salón de las Mujeres, y se lo bautizó: Salón de los Próceres.

Allí, entre grandes figuras de la historia argentina como San Martín, Manuel Belgrano, Domingo Faustino Sarmiento o Julio Argentino Roca, se colgó un cuadro de  Menem. Y a esto se le suma un futuro busto del riojano que se instalará en la Casa Rosada, como pidió su hija Zulemita Menem en una carta que meses atrás dejó en la recepción de Balcarce 50, y que fue rápidamente contestada.

Familia

El vínculo de Milei con Menem va más allá de una simple admiración a sus años de gestión. Entre las filas del Gobierno tiene familiares del ex presidente. Tal vez el más conocido es el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem, pero también está Eduardo “Lule” Menem, primo de Martín y con una amplia experiencia en temas legislativos. Trabajó 40 años en el Senado, de los cuales la mayor parte estuvo al lado de su tío Eduardo Menem. Hoy trabaja codo a codo con Karina Milei en la Secretaría General de la Presidencia. Se ocupa de los asuntos políticos.

Javier Milei con Martín Menem

A Martín y “Lule” se sumó Federico Sharif Menem, sobrino del primero que entró a trabajar con él a la Cámara de Diputados. La nueva camada de la familia Menem siente un gran alivio al poder volver a dedicarse a la política en lugares con visibilidad y no sufrir el castigo de la sociedad, porque aún tienen muy fresco el recuerdo de los años posteriores a 1999, cuando el menemismo se fue del poder con un gran rechazo de la sociedad.

Menem y los KirchnerA eso se le sumó que en la década del 2000, durante la presidencia de Néstor Kirchner, el menemismo se había convertido en mala palabra. Por aquellos años, Martín Menem que, no se dedicaba a la política, tenía ataques de pánico y hasta había decidido hacer un curso de actuación, pero se anotó con un pseudónimo para no ser reconocido.

Aquellos tiempos ya son parte del pasado y eso se notó en el acto de asunción de Milei, en el que hubo un palco especial para la familia Menem donde estuvieron Eduardo y Zulemita, el hermano y la hija del fallecido ex presidente.Menemanía

Charla

El vínculo de Milei con la familia Menem tuvo un punto de partida en el 2019, cuando el libertario visitó al caudillo riojano para compartir impresiones sobre la Argentina. Aquel encuentro fue organizado por Martín Menem y, según publicó el diario La Nación, la reunión que estaba prevista para completarse en una hora al final duró tres. En ella se habría producido el siguiente diálogo.

Menem: Vos sos el heredero. La diferencia es que yo lo hice por intuición y vos, por conocimiento. Lo vas a hacer mejor.

Milei: Carlos, no me gusta la política.

Menem: Cuando digo algo, se cumple, ya te va a gustar. Tenés todas las condiciones para llegar muy lejos, pero tenés que ser presidente.

Carlos Menem y Carlos Menem Junior

La marea menemista se completa con un clima social que lleva a consumir la cultura de la década de los '90 con contenidos atados a los años de la presidencia del riojano. Amazon Prime está preparando una serie biográfica sobre el fallecido ex presidente, Max, la plataforma de streaming de HBO, lanzó una tira sobre la muerte de Carlitos Menem Junior, y a esto se le suma que Star Plus acaba de lanzar una serie de la vida de Guillermo Coppola, que transcurre en su mayor parte en esa década. También empiezan a surgir eventos privados, cumpleaños o aniversarios con consignas menemistas como “Pizza con champagne”.

La ficción sobre Carlos Menem

Pero la nostalgia por los '90 no solo es para aquellos que atravesaron su juventud en aquellos años sino también para los más chicos. Un ejemplo es el hijo de Zulemita, Luca Bertoldi Menem, que subió una foto a su cuenta de Instagram en la que se lo ve usando el histórico anillo de su abuelo, que había sido robado y luego recuperado.

Política

La comparación entre el gobierno de Milei y el de Menem es inevitable por donde se lo mire. Desde lo estético hasta lo ideológico. Milei hace gala de sus patillas, plagiadas de las del riojano. Su gobierno es de neto corte liberal y está trabajando en privatizar empresas del sector público, aunque todavía no consiguió avanzar mucho y tiene trabado en el Congreso el DNU y la ley ómnibus. En el caso de Menem, solo tardó un mes en conseguir la ley de reforma del Estado.

Del “I love Menem” en los primeros tiempos del riojano, y el “Fue”, cuando declinó su época.

Durante la presidencia de Menem, Argentina experimentó transformaciones significativas en diversos ámbitos. Uno de los pilares de su gestión fue el proceso de privatización de empresas estatales, que buscaba modernizar la economía y atraer inversiones extranjeras. Esta política, si bien generó cierto crecimiento económico en un principio, también tuvo consecuencias negativas como la pérdida de empleos y el aumento de la desigualdad social.

Otro aspecto clave -y tal vez el más recordado- del menemismo fue la implementación del Plan de Convertibilidad, que estableció una paridad fija entre el peso y el dólar, como la dolarización que propone Milei. La nostalgia menemista también está anclada en este periodo de estabilidad económica, que, si bien llevó al riojano a conseguir la reelección en 1995, también generó rigideces que contribuyeron a la crisis del 2001.

Además, el menemismo representó un cambio significativo en la forma de hacer política en Argentina. Se caracterizó por un estilo personalista y pragmático, con un fuerte énfasis en la negociación y el consenso político. Uno de los principales hitos de aquel consenso fue la reforma de la Constitución de 1994. A diferencia del Menem, Milei está lejos de ser un negociador.Carlos Menem

Otra característica del gobierno de Menem es que estuvo marcado por denuncias de corrupción y cuestionamientos a la calidad institucional. Es por esto que la reivindicación del menemismo por parte del gobierno de Milei ha generado reacciones encontradas en la sociedad, porque solo pone el eje en la valoración de políticas que consideran exitosas en términos económicos, pero omite los aspectos negativos, como la corrupción y la crisis económica posterior.

De todos modos, la menemanía es innegable y no solo responde a una promoción que nace desde el seno del Gobierno, sino también a un recambio generacional de la política y los sectores de la sociedad civil. Si durante los años del kirchnerismo hubo un revival de la década del ‘70, tal vez estemos a las puertas de una ola noventosa que llegó para quedarse.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios