Lunes 28 de septiembre, 2020

TEATRO | 12-09-2020 01:04

Sonetos de Shakespeare

“Sonetos de Shakespeare” Creación de Robert Wilson y Rufus Wainwright inspirada en Shakespeare. Berliner Ensemble. Gratis en YouTube.

*** La estética del director escénico estadounidense Robert “Bob” Wilson resulta tan reconocible como invariable. No importa el material que aborde. Desde la ópera “Turandot” de Puccini, un monólogo de Beckett hasta una creación propia como la selección de los sonetos de Shakespeare que ahora nos ocupa, Wilson siempre emplea los mismos distintivos estilísticos. Espacios absolutamente minimalistas, con enormes fondos luminosos en los que chorros de luz resplandeciente se elevan o caen lentamente. Intérpretes ataviados de negro o vivos colores, con maquillaje blanco brillante, que parecen joviales, patéticos, grotescos o sórdidos, mientras se deslizan en movimientos casi rituales.

“Sonetos de Shakespeare” aborda 25 de los 154 poemas que se conocen de El Bardo, utiliza música de su compatriota, el cantautor Rufus Wainwright; y se creó para el elenco de la mítica compañía Berliner Ensemble, fundada por Bertolt Brecht en 1949. La producción se estrenó en la capital alemana, en 2009, como una celebración del 400º aniversario de la publicación de los inmortales sonetos.

Pero ni la atractiva música de Wainwright ni los conmovedores versos ocupan roles predominantes, antes está el inconfundible sello del director, que se basa en su atractivo visual. Sin embargo, rara vez, los extravagantes sucesos de la escena reflejan la textura emocional de las palabras que atendemos. Averiguar por qué la figura de Isabel I (retratada con vigor cascarrabias por Jürgen Holtz) recita alguno, o Shakespeare (a cargo de Angela Schmid), está personificado como alguien que, desde una silla garabatea, mientras reclama atención con una campanilla, parece no llevar a ninguna parte.

En cualquier caso, los bellos cuadros crípticos de Wilson, no lucen vinculados, si es que lo están, a los significados de las grandes odas shakesperianas que trazan la agonía del amor turbulento. Se presentan sin ningún orden en particular y varían aleatoriamente entre los que se dirigen a la juventud, a un amor sereno, y los destinados a la figura conocida como la Dama Oscura (Ursula Höpfner-Tabori), turbulenta y cargada de sufrimiento. De todos modos, el espectáculo deslumbra. Queda descifrar qué significa. Tal vez, sólo sea entretenimiento.

El registro se puede ver de forma gratuita en YouTube.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios