Viernes 9 de diciembre, 2022

TELEVISIóN | 18-06-2022 00:19

Lograda distopía postapocalíptica

“Anna” guion y dirección de Niccolò Ammaniti. Ficción. Con Giuglia Dragotto y elenco. Los lunes, a las 22 hs, por canal AMC y completa en Flow.

★★★★ El mundo como lo conocemos ya no existe: la sociedad se desmorona y no hay ni orden ni reglas. Un virus ha devastado el planeta, acabando con las personas adultas. Los niños viven en manadas salvajes, peleando por las pocas sobras comestibles que han quedado por ahí. Ellos son inmunes hasta la pubertad, cuando empiezan a sufrir las consecuencias de la “rossa” (roja), que es como llaman a las manchas que provocan fiebre y finalmente la muerte. Al mismo tiempo, la naturaleza está recuperando lo que una vez fue suyo, asfixiando las ciudades con su vegetación.

Esta es la premisa inquietante de “Anna”, el best seller literario del italiano Niccolò Ammaniti (1966) que el propio escritor convirtió en una miniserie televisiva de seis episodios que ahora se puede ver por canal AMC. La distopía postapocalíptica suena a profecía, especialmente si consideramos que se remonta a 2015, cuando nada permitía prever la pandemia de Coronavirus.

La trama se sitúa en la isla italiana de Sicilia, donde Anna (Giulia Dragotto), una chica de 13 años que hace cuatro vio como todo desparecía, cuida de su pequeño hermano Astor (Alessandro Pecorella), le enseña a leer, y sigue las instrucciones del cuaderno de tapa marrón que les escribió su madre bajó el título “Las cosas importantes”, en el que dejó anotadas instrucciones útiles para subsistir. Existe la leyenda de mayores que han sobrevivido en el continente, están preparando una cura y solo es cuestión de resistir hasta que lleguen. Pero no hay tiempo para eso, la muchacha decide emprender un viaje hasta Palermo y luego a Messina, con el objetivo de cruzar el estrecho y alcanzar el modo de salvarse. A pesar de un recorrido lleno de retos y aventuras en este universo desesperanzador, la adolescente encuentra siempre la forma de seguir adelante. Hasta que Astor es secuestrado por una tribu de chicos que se hace llamar ‘los azules”.

Para los lectores amantes de la literatura es fácil hacer paralelos, por la maldad humana, con la célebre novela “El señor de las moscas” (1954) del británico William Golding, y también, por la importancia del viaje, con “La carretera” (2006) del estadounidense Cormac McCarthy.

Estelarizada por jóvenes talentos, que aportan verdad al relato, la propuesta tiene una falta de pulcritud estética que funciona a su favor, casi como si fuera un documental, y sólo cabe reprocharle que, a diferencia de adaptaciones que dan la sensación de haber sido alargadas, aquí Ammaniti incluyó demasiadas cosas en pocos capítulos. Igual, como entretenimiento, vale la pena.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios