Jueves 23 de septiembre, 2021

TURISMO | 09-11-2020 14:45

Verano en las cercanías: el destino más elegido

Naturaleza que invita al descanso y a la armonía. Paseos gastronómicos y de compras al aire libre. Un patrimonio cultural y arquitectónico digno de recorrer. Todo se conjuga en una propuesta única que hoy se posiciona como el lugar de preferencia para las vacaciones, a muy pocos kilómetros de Buenos Aires. En esta temporada atípica, Tigre propone su sello de calidad para garantizar que los establecimientos cumplan con todos los protocolos sanitarios.

Se aproxima el verano y comienzan las planificaciones para vacacionar. Pero este año, a diferencia de los anteriores, las búsquedas se centran decididamente en el turismo interno, de cercanías. En el contexto de pandemia, Tigre se prepara para reactivar el sector de cara a la temporada 2021 y se posiciona como el destino más elegido por los veraneantes. Las propuestas son diversas e incluyen hospedajes en el Delta, visitas al Puerto de Frutos y diferentes paseos gastronómicos en todo el distrito. El desafío que se propone el Municipio es desarrollar un sello de calidad para garantizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

La pandemia de covid-19 ha afectado a múltiples sectores de la economía y, sin deudas, el turismo no ha quedado exento. Por esta razón, las autoridades municipales están trabajando para reactivar la actividad lo antes posible. La primera medida consiste en definir los protocolos específicos para los distintos prestadores que integran el rubro, en línea con las pautas generales establecidas desde los Gobiernos nacional y provincial. Pero Tigre decidió dar un paso más y desarrollar un sello de calidad que certifique que cada establecimiento ha adoptado las medidas de protección necesarias para prevenir la enfermedad, de manera de ofrecer la mayor seguridad a vecinos y visitantes.

Su ubicación estratégica, a solo 30 minutos de la ciudad de Buenos Aires y de fácil acceso desde otros puntos del área metropolitana, es una de las ventajas que ven los turistas al comparar Tigre con otros destinos. En las últimas semanas, las consultas para hospedarse en cabañas, barrios cerrados y quintas crecieron un 90% en relación al año pasado, según datos de la Secretaría de Turismo. Pero, además de esta proximidad, el distrito ofrece las más variadas opciones a quienes lo visitan: el contacto con una naturaleza incomparable, amplios paseos de compras a cielo abierto y polos gastronómicos establecidos en los diferentes rincones del distrito.

Vacaciones en el Delta

El Delta de Tigre es reconocido por su biodiversidad única y sus laberintos de ríos y arroyos. Cada verano, miles de personas eligen alejarse del caos de la ciudad y disfrutar de unos días de desconexión en sintonía con la naturaleza. En esta nueva normalidad, muchos grupos se decidirán por opciones al aire libre, en espacios abiertos, y evitar las aglomeraciones de gente. El Delta tiene para ofrecerles más de 200 kilómetros cuadrados de islas con vegetación exuberante, especies autóctonas, senderos naturales y puentes sobre cursos de agua navegables.

Entre los prestadores de la zona se destacan hosterías, cabañas y campings, con un amplio abanico de propuestas para disfrutar en familia, pareja, o amigos. En vistas de una temporada distinta, ya están adaptando sus instalaciones para recibir a los turistas que decidan pasar sus días de verano en un ambiente rodeado de paz y tranquilidad. Entre las medidas que se implementarán dentro del protocolo turístico, deberá respetarse el uso de tapabocas, especialmente en espacios comunes, y mantener el distanciamiento social, que dependerá de los metros cuadrados de cada hospedaje. Además, todos los establecimientos tendrán que sanitizar de manera permanente sus instalaciones ante el recambio de clientes y trabajadores.

Por otro lado, se evalúa la posibilidad de que los turistas deban llevar sus propias sábanas y toallas a los complejos y que estos cuenten con dos muelles para evitar aglomeraciones en los arribos. Para el traslado desde el continente hacia la isla, y con el fin de no colapsar el servicio de lanchas colectivas de pasajeros, se prevé que cada establecimiento trabaje con embarcaciones privadas para realizar los viajes. Con respecto a los espacios de recreación, las piletas y spa permanecerán cerrados.

Tigre

Un renovado Puerto de Frutos

Otro de los famosos atractivos de la ciudad de Tigre es su Puerto de Frutos, un paseo comercial a cielo abierto que cada año recibe la visita de miles de turistas de todo el país y del mundo. En este predio, que hasta mediados del siglo XX sirvió de punto de desembarco para la producción frutal del Delta del Paraná, hoy los visitantes pueden encontrar más de 500 locales que comercializan objetos de decoración, productos de madera y hierro, plantas, productos de mimbre y junco, muebles de pino, miel de abeja y una gran variedad de artesanías y alimentos.

Tras un largo período de inactividad, el paseo reabrió sus puertas hace poco más de un mes bajo una nueva normalidad y con un estricto protocolo sanitario. Con capacidad limitada –se permite un máximo de 2500 personas en simultáneo–, funciona de lunes a domingos, de 11:00 a 18:00. Para que el retorno a las actividades fuera posible, se dispuso una puerta exclusiva para el ingreso peatonal y otra para el egreso, sobre el acceso principal en la calle Sarmiento. Mediante una cámara especial se contabiliza la cantidad de personas que permanecen en el predio y, una vez alcanzado el cupo establecido, los visitantes que queden fuera del centro comercial podrán ingresar a medida que otras personas se vayan retirando. Este protocolo se complementa con la medición de la temperatura corporal de cada persona previa al ingreso y la desinfección de manos y calzado.

Tigre

Mucho más que sabores

La gastronomía también tiene sus propuestas en Tigre. En el centro de la ciudad, sobre Paseo Victorica –una pintoresca costanera que bordea las aguas del río Luján–, se pueden encontrar numerosos bares, cervecerías, restaurantes, parrillas y heladerías que convierten este camino de más de 1 kilómetro en un interesante polo gastronómico. Durante su trayecto, se pueden apreciar las antiguas construcciones de los imponentes clubes de remo surgidos en el siglo XX, como el Club Suizo de Buenos Aires, el Club de Regatas América, el Rowing Club Argentino, el Nahuel Rowing Club, el Tigre Boat Club, el Club de Regatas Hispano Argentino y el Club de Regatas La Marina.

A pocas cuadras de ese punto se encuentra otro pequeño distrito culinario: el Paseo de los Antojos. Sobre la avenida Liniers, a pocos metros del Acceso Norte, distintos establecimientos invitan a los visitantes a tomarse un café con una exquisita porción de torta, o a disfrutar de un buen almuerzo o una rica cena.

En Villa La Ñata, una localidad tranquila a algo más de 10 km del centro de Tigre, se ofrece a los turistas la posibilidad de alejarse por un instante del bullicio de la ciudad para disfrutar de la conexión con la naturaleza sin la necesidad de embarcarse en un viaje a la isla. Sus diversos restaurantes y parrillas, ubicados estratégicamente a orillas del Canal Villanueva, invitan a los visitantes a probar sus propuestas gastronómicas en un ambiente con mucha paz.

Tigre

El universo culinario continúa en otras localidades del distrito. En los últimos años, y con el boom de las cervecerías artesanales, Don Torcuato y General Pacheco empezaron a resonar fuerte en Tigre como zonas para disfrutar una rica y refrescante pinta. El listado se completa con Benavídez, donde se destaca el complejo Torrepueblo, que con menús variados transporta a sus visitantes a una típica villa en La Toscana. Sin olvidar Bahía Grande y el Centro Comercial de Nordelta, con numerosos restaurantes y bares con mesas en espacios abiertos.

Todas estas opciones son posibles bajo el cumplimiento de un protocolo sanitario ideado específicamente para que los establecimientos gastronómicos de Tigre puedan reiniciar sus actividades luego de meses de cierre por la pandemia. Siguiendo las normativas de los Gobiernos nacional y provincial, el Municipio dispuso que los comercios funcionen únicamente con mesas al aire libre, en veredas, patios internos y terrazas, siempre y cuando el espacio físico lo permita. Las mesas deben tener sillas individuales y no pueden superar el máximo de 4 comensales. Además, deben respetar entre ellas al menos tres metros de distancia. A su vez, previo a la atención de cada comensal y luego de que se retire cada uno de ellos, las mesas deben ser desinfectadas. Por otro lado, no se permite el uso de aceiteras, saleros, servilleteros, o cualquier otro utensilio que deba ser manipulado por los clientes.

Tigre

 

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios