Personajes, Sitios Externos / 24 de abril de 2014

Sebastián Wainraich: “Soy un remador con suerte”

Conductor, escritor y actor, compone tres personajes en su obra “Wainrach y los frustrados”.

Hasta el Maipo no paro. Ni café concert ni stand-up: en el tradicional teatro presenta los viernes su espectáculo.

Mientras come una tarta de arvejas y champignones, Sebastián Wainraich dice que se siente subestimado. Todo por haber mencionado que fue una amable sorpresa comprobar que su espectáculo “Wainraich y los frustrados” se hacía en la sala grande, histórica, resonante del Maipo y no en el espacio alternativo del segundo piso.

Noticias: No se ofenda. Pensé que lo suyo era la cercanía del stand up, algo más “café-concert”, más íntimo.
Sebastián Wainraich: Sí. Pero no. La sorpresa es doble: no solo porque no es fácil llenar de aplausos y risas un teatro masivo y tradicional (y no un sótano o un club de amigos) los viernes a la noche sino porque también el espectáculo es mucho más que una sucesión graciosa de monólogos sobre el horror de lo cotidiano. Como él mismo lo dice, “esto es una obra de teatro que incluye, además, un monólogo final. Hacía rato que quería hacerlo y trabajé mucho con el director (Nano Zyssholtz) los personajes, los gestos, las voces, los climas y acá llegué”.

Los “frustrados”, los personajes imaginados, guionados y compuestos por el conductor, escritor y actor Wainraich, son tres técnicos o asistentes que trabajan en el teatro con “el pelado que habla mal de su mujer”: Miguel, facho de barrio, discriminador y chistoso; Franklin, un pibe que quería ser futbolista “y por un tema familiar que prefiero que quede en la incógnita para quien quiera venir a verlo, no lo fue y descarga toda esa rabia”; y Estela, una adicta sin filtros ni escrúpulos que jamás pierde el entusiasmo.

Noticias: Interpretar a una mujer es salirse del esquema stand up típico en el que los varones se quejan de las actitudes femeninas. ¿Cómo se metió en ese mundo, para usted tan incomprendido?
Wainraich: Estela es el personaje más querible y yo disfruto mucho de hacer de mujer. Me permite contar otro tipo de historias que tenía ganas de contar. Un hombre borracho iba a ser distinto, me pareció mucho más interesante hacerlo desde el lado de la mujer, que es más intensa, y, para mí era un desafío actoral.

Sebastian-Wainraich-01

Noticias: ¿Por qué eligió la frustración como eje?
Wainraich: No empecé por la frustración. Cuando tuve los textos de cada uno de los personajes, vi que los tres se unían en eso, que los tres estaban hablando de carencias, de cosas que no habían podido conseguir, objetivos que no habían alcanzado. Y en el monólogo que hago como civil, desde mí, me doy cuenta de que hablo de lo que hacemos para ser felices. Es la idea que encuentro a medida que va saliendo todo, me ayuda para cerrar la obra.

Noticias: ¿Usted se considera un suertudo o un remador?
Wainraich: Las dos cosas. Soy remador y tengo suerte. Pero no me considero victima, porque están aquellos que reman y dicen “ay, me sacrifiqué toda la vida”. Genial, agradecé que te pudiste sacrificar por lo que quisiste. Yo trabajé y trabajo mucho y quería todo esto. Pero no me quejo porque trabajé para lograrlo, y me gustó conseguirlo por el sacrificio.

Noticias: ¿Cómo convenció al primero que le abrió una puerta?
Wainraich: Es que no lo convencí en charlas, lo convencí trabajando. Yo empecé en radios truchas. Siempre lo que hice fue mostrarme y así me fueron llamando porque me escucharon o porque me vieron. Pero no es que convencí. Uno se va imponiendo, me parece, va encontrando su lugar.

Hasta el Maipo no paro. Ni café concert ni stand-up: en el tradicional teatro presenta los viernes su espectáculo.
Hasta el Maipo no paro. Ni café concert ni stand-up: en el tradicional teatro presenta los viernes su espectáculo.

Lugares a solas como el teatro, la escritura de sus libros (“Estoy cansado de mí y otros cuentos”, “Ser feliz me da vergüenza y otros cuentos”) o el guión para cine que prepara sobre una pareja que pasa toda una noche juntos (como Ethan Hawke y Julie Delpy en “Antes del amanecer”). Lugares compartidos, como los dos mundos en los que Wainraich convive con mujeres. En su casa, con su mujer, la locutora, conductora y humorista Dalia Gutmann, mamá de Kiara (6) y Federico (2); y en la radio y tevé, con Julieta Pink, su coequiper en “Metro y medio”, en FM Metro, y en “El mundo desde abajo”, que empieza su segunda temporada por TBS veryfunny. “Me las ingenié a lo largo de los años para trabajar con gente que, obviamente, esté capacitada artísticamente pero que también quiera y que me pueda llevar bien. Con Julieta hay un ejercicio de radio de mucho años que lo convierte en algo fluido, como natural”, dice.

Noticias: En sus monólogos habla de la paternidad de manera algo distante, como desapegado. ¿Qué le pasa?
Wainraich: Yo creo que si puedo decir eso es porque está claro que los amo y que son lo mejor que me pasó en la vida. Si no estuviera tan seguro de eso, no podría decir lo otro en el escenario.

¡Lee la entrevista completa suscribiendote a Revista NOTICIAS!

 

4 comentarios de “Sebastián Wainraich: “Soy un remador con suerte””

  1. Si, puede estar contento pues no tiene ingenio, ni gracia y solo pone cara de entender. Como el gordito Schulz.
    Pettinato al lado de estos dos paisanos en un genio universal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *