Costumbres / 3 de Noviembre de 2014

TENDENCIA

Panzas al aire

El abdomen se descubre y el “crop top” -una remera muy corta- es la prenda del verano. Consejos de especialistas para desterrar los rollitos. El ombligo de las famosas.

Por

La máxima dice que en la moda todo se recicla y vuelve. Y en ese eterno retorno, las panzas al aire regresaron con todo.

Los abdominales chatos brillaron en los locos años ´20 y en los ´50, las chicas “pin-up” les sumaron sensualidad. Más cerca en el tiempo, tuvieron una aparición fugaz en los noventa y fueron furor en los ochenta, ¿gracias a quién?, a Madonna, la indiscutida reina del pop y la mejor marcadora de tendencias.

Para Claudio Cosano, quien implementó los conjuntos de dos piezas en su última colección, lo novedoso es que la moda hizo pie en la alta costura. “La tendencia actual es mostrar solo diez centímetros y nada de ombligos. Ese es el secreto para verse bien y el gran cambio”. Matilda Blanco cuenta que el nombre técnico es “midriff”. La traducción literal del término inglés es “diafragma”, justamente remite al tejido muscular que separa la cavidad torácica de la abdominal. Lo que importa es “mostrar la parte alta de la cintura, esa es la tendencia”, explica la especialista fashion que acaba de abrir su Escuela de Imagen y Moda.

Atrevidas. De la red carpet a las calles. Esa parece ser la línea que impulsa toda moda y aquí no hay excepción. Ya en el verano boreal de 2012 las joviales Miley Cyrus, Rihanna, Selena Gomez, Katy Perry y Jennifer Lopez irrumpieron en cuanta alfombra roja pudieron con sus vientres desnudos.

En el ámbito local, la primera dama de la televisión, Guillermina Valdes, se animó a mostrar su pancita a solo meses de dar a luz al pequeño Lorenzo Tinelli. Hiperflacas, Mónica Antonópulos y Emilia Attias lucieron sus panzas chatísimas y sin un gramo de grasa, por debajo del ombligo y un poco más. Y porque no solo de calor se trata, las curvilíneas Silvina Luna, Luz Cipriota y Eugenia Suárez mostraron algo de piel, también en invierno.

El elemento por excelencia que empuja la desinhibición de las pancitas es el “crop top”, el hit de la temporada, que no es otra cosa que una remera corta. La clave es saber qué dejar al descubierto y qué tapar. Los expertos coinciden en que la tendencia luce más cuando lo que se muestra es sutil, tan solo un par de centímetros desde el ombligo y hasta las costillas, donde la piel es más firme.

A solo dos meses del verano, ¿cómo se logra un abdomen chato? La Dra. Mónica Katz da algunos consejos como comer verduras mitad crudas y mitad cocidas, alimentos integrales y procesados y masticar más para acumular menos aire. Explica que las gaseosas y sodas no suman volumen, pero sí los chicles. También aclara que por naturaleza “las mujeres nacemos, vivimos y morimos con más grasa que los hombres” ya que, como especie, estamos destinadas a procrear mientras los varones tienen como meta cazar y recolectar. La nutricionista cree que es complejo poner de moda la panza ya que muchas mujeres sentirán una mirada crítica y se puede acentuar el “body checking”, una obsesión sobre la aparencia que consiste, por ejemplo, en mirarse el perfil en una vidriera, tocarse la panza al comer y observarse reiteradamente en el espejo.

El entrenador y kinesiólogo Sergio Verón explica que para que aparezcan abdominales lo importante es no tener grasa ya que por más que la panza esté durísima, la grasa tapará al músuculo. Para no acumularla es primordial la actividad aeróbica en cualquiera de sus variantes: bicicleta, cinta, baile, nado, spinning, etc. de alta o mediana intensidad durante 30 minutos. El complemento ideal son 300 abdominales entre bajos, oblicuos y rectos. Pero sino se sigue una alimentación ordenada, no sirve de nada.

Moda para pocas, jóvenes, atléticas y ¡esforzadas!

Flavia Lavandeira
Seguí a Flavia en Twitter: @FlaviaSole

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *