Personajes / 8 de octubre de 2015

Pamela David: “Lo que menos tengo es coronita”

Conduce “Desayuno americano” y el debate de “Gran hermano”. Inseguridades y chistes sobre su rol de “primera dama” de América.

Entró al restaurante y todos debieron interrumpir sus conversaciones palermitanas para mirarla. Así funciona, sin más víctimas que un puñado de segundos de silencio en cada mesa del lugar en el que ella entre y algún que otro café que se enfría. Aún gozando de ese don, Pamela David −conductora de “Desayuno americano” y “Gran hermano 2015 el debate”, por América TV− jura que es insegura y que nunca dejó de serlo. Ni la estabilidad laboral ni la emocional −es la mujer del empresario de medios Daniel Vila, uno de los dueños del canal en el que ella trabaja− parecen haber cambiado ese aspecto suyo. Madre de Felipe (8) y de Lola (3), se reconoce en un gran momento, en el que se permite elegir y disfrutar de lo que hace. Atrás quedó la época en la que trabajaba “de linda y de vedette” −como ella define− pero no por eso deja de sentirse plena: “Hoy tengo una campaña de ropa interior, pero el límite es ver cómo salgo, si es cuidado. Lo sigo haciendo porque si bien me siento más grande, tengo 36, represento a la mamá joven, a la mujer madura, estoy en el medio, ahí. Mi límite va a ser el ridículo: no quiero ser una mujer grande que se haga la pendeja”.
Noticias: ¿En serio es insegura?
Pamela David: Superinsegura, desde siempre.
Noticias: ¿Eso no se cambia?
David: Puede ser que a veces esté más insegura que otras veces (se ríe). Por ahí es un gran paso decir que lo soy, es un gran cambio. El próximo paso sería dejar de serlo.
Noticias: Seguro que habló mucho de esto en terapia.
David: Me mato a terapia, me encanta.
Noticias: ¿Y qué le dice su analista?
David: No sé, a lo mejor es esto, el primer paso para dejar de serlo.
Noticias: ¿Hay algo que extrañe de sus días de vedette?
David: No, nada. Lo hice, lo disfruté, laburé tanto… Hay momentos que paradójicamente eran lindos y siempre me gustó trabajar, pero muchos me los olvido porque era no parar, levantarme supertemprano, hacer producciones, campañas. Lo he hecho con mucho sacrificio pero también con mucho gusto. Le saqué el jugo a la época de vedette.
Noticias: ¿En qué momento diría que se encuentra hoy?
David: Me siento muy conforme, disfrutando del programa, con ganas de levantarme a la mañana para venir a hacerlo, que creo que ese es el punto justo de un trabajo, cuando lo disfrutás. Dentro de mi inseguridad y de mi exigencia, porque soy muy exigente y quiero más y mejorar, siento que disfruto. No me pasa muchas veces.
Noticias: El nuevo “Desayuno americano” tiene dos años. ¿Al principio no disfrutaba?
David: Me sentía con mucha presión, muy insegura. Venía de un proceso de un año sin trabajar, luego del embarazo. En ese año tuve una panza, que bastante te aquieta, tenía que volver a demostrar más, era un nuevo “Desayuno”, me sentía muy observada, no sé por qué, nadie me lo hacía sentir, yo lo sentía así.
Noticias: Dijo que “tenía que volver a demostrar más”. ¿Qué tuvo que demostrar al principio?
David: En el primer “Desayuno” propongo a Diego Pérez, un ser maravilloso, y yo tiraba nombres, no quería saber nada con hacer el programa. Sentía que no quería dar el paso tan inmediato del “Animales sueltos” a la noche al “Desayuno” de la mañana. Esto fue hace mil años, hoy por mi cabeza ya no pasa eso, pero en su momento me parecía muy brusco el cambio. Después mutó: el programa empezó a tratar mucho de política y actualidad, en ese momento sentí que me quedaba grande, me ponía nerviosa. En ese año de parate lo mastiqué, me preparé, empecé a estudiar, hice cosas que me dieron seguridad.
Noticias: ¿Se le pidió más por ser la mujer de Daniel Vila?
David: No, no sé si me lo pidieron, yo me pido más. Mi mayor exigencia es conmigo. Es un problema porque lo voy a llevar siempre.
Noticias: En alguna entrevista ha hablado del reconocimiento de sus pares, que no llegaba.
David: En un momento sentía que se había borrado todo tipo de reconocimiento, como que antes las notas eran “la santiagueña que la viene remando, que va creciendo, paso a paso”. Hoy siento piropos del lado de la gente, que es lo más importante porque es la que elige el programa.
Noticias: ¿Llegó entonces ese reconocimiento?
David: No sé si me importa tanto, me importa que la gente elija. Que el público lo reconozca es lo que más me importa, y está buena también la crítica porque puedo aprender y sumar. Yo pregunto todo el tiempo, estoy siempre buscando el error más que la aprobación.
Noticias: ¿Se le pide más a las bellas? En su momento, Mirtha Legrand dijo que a usted le era suficiente con ser bella.
David: Nunca me hicieron sentir así. Pero bueno, Mirtha viene de otra época, no quiero entrar en la polémica de pegarle a Mirtha porque la respeto y admiro muchísimo. Hoy es fácil, pero es una diva, es la número uno, a mí si me decís si admiro profundamente a alguien, digo a Mirtha Legrand. Por ahí justo estábamos en son de paz y la dejé pasar, pero nunca en mi vida me he sentido más linda que inteligente, jamás.
Noticias: Usted se hizo conocida por haber participado del reality show “El bar” (2001). Hoy conduce el debate de “Gran hermano”. ¿Cómo es estar del otro lado?
David: Buenísimo porque al haber pasado por esa experiencia, hablo mucho con los chicos que van saliendo, trato de aconsejarles en lo que pueda. Intento ponerme en el lugar de los que están adentro, está bueno. Cuando me lo ofrecieron, lo que más me tentó fue eso, tener el bonus track de haber pasado por el aislamiento.
Noticias: ¿Cambió algo de ese entonces a esta época en los realities?
David: Mi masajista estuvo mucho tiempo casada con Daniel Granelli, participante de “El bar 1”, y si vamos al archivo, había gritos, peleas y cosas muy fuertes. Hoy creo que tenemos una conciencia de que está mal maltratar. En este último “Gran hermano” se habló mucho de la violencia, de hecho, luego de la marcha del “Ni una menos” tenemos todos los oídos y la mirada más sensibles, no dejamos pasar una, y está perfecto. Los que cambiamos somos nosotros, la sociedad está como más… Es bravo, prácticamente perdí mi cuenta de Twitter porque es impresionante cómo me arroban en conversaciones en las que no quiero estar. Es todo tan marcado, tan polarizado, no sólo en la política, también en “Gran hermano”, entonces digo: “No voy a perder tiempo”. Dejé de leer mi cuenta.
Noticias: ¿Por qué?
David: Hay mucha agresión desde las redes sociales. Tenés que ponerte a revisar cómo escribo: jamás vas a encontrar un agravio a nadie. No manejo los códigos de la falta de respeto, hasta para darte una opinión te la dan con agresión. No me gusta.
Noticias: ¿“Gran hermano” es un reflejo de la sociedad?
David: No. “Gran hermano” es un fenómeno mundial, televisivo, en todos los “Gran hermano” se empiezan a contagiar. Es un experimento de laboratorio, están los animalitos y se van contagiando. A veces se pueden mimetizar haciendo acciones buenas y en otras se mimetizaron con el maltrato, son irrespetuosos, no acatan un límite. A “Gran hermano” lo desconocen, como que se contagiaron lo peor. Lamentablemente fue así y fueron quedando por decisión del público. Por ahí analizaría qué es lo que le gusta ver al público más que el reflejo de la sociedad. No sé si es un reflejo de la sociedad.
Noticias: ¿Qué es lo que la gente hoy elige ver?
David: Me tiene despistada. Muy despistada.
Noticias: ¿Y a nivel político?
David: Igual. Mirá: se quejan de que está mal que quede adentro la gente que hace bromas de mal gusto, el violento, el que más grita, el que menos respeta los límites. Lo elige la gente. La cantidad de inseguridad, de hechos de violencia que hay, los colegios están para atrás. No me quejo, me encanta mi país, es hermoso, pero creo que se podría vivir en un país muchísimo más hermoso y no soy anti K para nada, pero en los últimos años siento que cada vez estamos peor y que nos acostumbramos, naturalizamos que a alguien le roben, lo secuestren. Mi hermana vive en Lanús y en los últimos seis meses le pasó de todo: le apuntaron con un arma en la cabeza y le robaron el auto, en el verano le desvalijaron la casa, le secuestraron al suegro, como si fuera poco ¡le secuestraron al perro! Y la llamaron para pedir rescate. Tiene una casa de fin de semana en un country: entraron y le robaron. Te estoy hablando de una familia que vive en Provincia. Y parecerí a ser, si los números de las encuestas son así, que queremos lo mismo, entonces ahí es donde me encuentro despistada.
Noticias: En su momento bromeaban con que usted era “la dueña” del canal, por su vínculo con Vila. ¿Hoy cómo lo toma?
David: Los chistes los seguimos haciendo. Las bromas no me molestan, en su momento sí me dolió que se hablaba de un despido y soy incapaz de quitarle laburo a alguien. El día que alguien se quede sin laburo va a ser porque no lo supo cuidar, pero ¿con el dedo señalar quién deja de trabajar? No. Amalia Granata había dicho que la hice echar, pero ya me pidió disculpas públicamente. Mientras sea “la dueña” con chistes, nos reímos todos. Además, soy la primera que llega al programa y la última que se va, con el trabajo demostré que coronita es lo que menos tengo.

 

Comentarios de “Pamela David: “Lo que menos tengo es coronita””

  1. Una mujer que se podria pasar el dia rascandose y al contrario tiene un programa diario,puede gustar o no pero le pone onda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *