Cultura / 27 de Marzo de 2017

Xul Solar: El artista de la totalidad

A 130 años de su muerte, Bellas Artes le dedica una megaexhibición. Pinturas, objetos, música. Su amistad con Borges y Macedonio.

Por

El público escucha un audio de Xul Solar.

Pintor, “escribidor”, músico, astrólogo, inventor, atraído por el derecho y el sincretismo religioso, las matemáticas y la filosofía, el inclasificable Alejandro Xul Solar (San Fernando, 1887-Tigre, 1963) vuelve a sorprender con sus trabajos en el Museo Nacional de Bellas Artes. Producida a propósito de los 130 años de su nacimiento y curada acertadamente por Cecilia Rabossi, la espléndida exhibición despliega la obra del místico y utópico Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari, uno de los protagonistas de la vanguardia argentina del siglo XX.

La muestra “Xul Solar. Panactivista” congrega 190 obras, entre acuarelas, témperas, objetos, máscaras, manuscritos, ilustraciones, fotos y documentos personales y está basada en “Xul Solar. Catálogo razonado: obra completa”, publicado en dos volúmenes en 2016, proyecto dirigido por Patricia Artundo e impulsado por la Fundación Pan Klub.

En 1949 Borges decía que Xul es “Un hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías, (…) Xul Solar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época. (…) Sus pinturas son documentos del mundo ultraterreno”.

Humanista visionario

Aún cuando la obra del artista fue extensamente exhibida en los últimos 20 años (MNBA, Malba, ARCO, Centro de Arte Reina Sofía, Americas Society, Bienal de Venecia, Bienal del Mercosur, Galería Rubbers) y está a la vista en el Museo Xul Solar –abierto al público desde 1990 en la que fuera su casa, en Laprida 1212, y sostenido por Fundación Pan Klub– el completo recorrido de la exhibición ilumina y condensa la desbordante creatividad de esta figura con intereses tan variados como fascinantes. Con Emilio Pettoruti compartió aventuras artísticas y existenciales en Europa (sostenido por su familia); aquí se exhibe el retrato de Xul pintado en 1920 por Pettoruti.

En “Xul Solar. Panactivista” hay algo para cada uno de los visitantes. Ofrece más de un hallazgo, como el audio que emana de una pared de su conferencia sobre la lengua en el Archivo General de la Nación en agosto 1962, donde propuso un “programa mínimo de Mejoras en Español” (sic). La técnica mixta “Rishis” (1935/39) asombra doblemente por la aproximación de Xul a la cultura Hindú la riqueza de signos y los rayos de luz que expresan un vínculo armónico entre la deidad y sus devotos, y por el gran tamaño. Su obra mayormente es de dimensiones muy pequeñas, como “Místicos” (en esta página), acuarela sobre papel de 36 x 26,5 cm. donada por la cineasta María Luisa Bemberg al MNBA.

“Arte y literatura: Xul y sus amigos” es uno de los seis armoniosos ejes que organiza la exhibición. Explora la amistad y complicidad intelectual con Jorge L. Borges, Leopoldo Marechal, aportando trabajos en colaboración (periódico Martín Fierro, revista Proa, ilustración de libros). En el marco de esta exhibición, Biblioteca Nacional presenta “Xul-Borges: Grafías”, dando cuenta del diálogo entre estos amigos a través de sus obras y bibliotecas. Precisamente, en la biografía “Xul Solar. Pintor del misterio”, el escritor Álvaro Abós profundiza en esas amistades –sumando a Macedonio Fernández– y pinta al artista y su época, incluyendo su búsqueda por develar los enigmas del universo.

En “Músico visual” se pueden ver instrumentos modificados, pinturas con una sinfonía de colores traslúcidos y un ritmo tal que remiten a partituras. En “El mundo de las lenguas” se divisan acuarelas y témperas con escrituras en los lenguajes simbólicos que el políglota artista creó: panlengua y neocriollo. Inmensamente productivo, no sólo ideó un lenguaje universal –en “Grafías plastiútiles. Una escritura plástica” se proyecta sobre el piso un juego de cartas de “panlengua”– sino juegos (panajedrez) y técnicas teatrales para adultos (aquí máscaras y títeres). Su afán por el saber y el descubrimiento lo llevaron a imaginar en 1936 una utópica ciudad que flota cual zeppelín: Vuelvilla; imágenes y textos de estas arquitecturas en “Espacios habitables”.

“Lo místico, lo esotérico y lo oculto” en mazos de tarot, en cartas astrales y horóscopos elaborados por Xul Solar, en retratos de sus sueños pródigos en relaciones numéricas, símbolos esotéricos y visiones místicas. Xul pensaba otros mundos, creía que la muerte no es definitiva. Los sentidos se multiplican, el azar interviene, crece la presencia de lo espiritual en su poética, sensible e inteligente obra repleta de signos privados, ascensos y descensos, reflexión y modernidad.

Con el apoyo de Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas, la muestra se exhibe hasta el 17 de junio. Visitas guiadas de martes a domingos a las 16 y viernes y domingos, a las 18; catálogo ilustrado, con selección de escritos del artista, textos de Rabossi, Artundo y transcripción de una conferencia ofrecida por Borges.

 

Comentarios de “Xul Solar: El artista de la totalidad”

  1. Perdon pero segun Wikipedia, no son 130 años de su muerte sino de su nacimiento
    “Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari, más conocido como Xul Solar (San Fernando, 14 de diciembre de 1887 – Tigre, 9 de abril de 1963), fue un pintor, escultor, escritor e inventor de idiomas imaginarios argentino, que estuvo vinculado a la vanguardia porteña de los años veinte. Fue amigo de artistas y escritores como Jorge Luis Borges, Macedonio Fernandez, Oliverio Girondo y Leopoldo Marechal, entre otros.
    Su nota dice:”A 130 años de su muerte, Bellas Artes le dedica una megaexhibición. Pinturas, objetos, música. Su amistad con Borges y Macedonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *