Showbiz / 30 de agosto de 2017

De American Idiot a Rock of Ages, musicales rock en calle Corrientes

Llegan las obras que reflotaron el género, con guitarras eléctricas y peinados glam para destronar a los herederos de la lírica.

Por

Así como no se puede hablar de un gran año para los musicales porteños sólo por el éxito de “Sugar” (primera en la taquilla desde su estreno en abril), tampoco se puede contar el viraje rockero del género amparado en el estreno reciente de “American Idiot”. Pero el musical de Brodway con música de Green Day no está solo. En días llegará también desde Broadway “Rock of Ages” de la mano del mismo grupo de trabajo de otro musical punk y gore: “Rocky Horror Show”.

Y así la cartelera porteña se renueva en su aura rockera, pasando por el ya afianzado “Bossi Master Show”, donde el imitador baila y canta, personificando desde los Bee Gees a Kiss.

De Broadway

Hace sólo dos semanas que “American Idiot” estrenó en el Broadway, el mismo teatro que de miércoles a domingo sirve de escenario a Mahatma, el gran circo visual de Flavio Mendoza. Y su aggiornada ingeniería le permite al musical dirigido por Ariel Del Mastro, brillar como en su versión neoyorquina: las visuales multiplicadas en la gran pantalla de led, y la banda en vivo, son los pilares de la puesta.

Diego Kolankowsky, productor general de la obra, es el único argentino que en el último tiempo supo montar un musical allá, en Broadway: el exitoso “Spring Awakening” (premiado en los Tony 2016). Enamorado del género (triunfó localmente con Peter Pan: 150 mil espectadores entre 2016 y 2017), este “American Idiot” es un sueño cumplido, uno que potencia a su vez otras apuestas. “La producción de musicales está renaciendo en Argentina, y en plena etapa de reinvención de una industria”, se entusiasma Kolankowsky. “El musical para adultos por ahora no tiene una industria, sólo hay intentos de construirla. Sin embargo, desde el año pasado, nuevos espectáculos buscan revitalizar el concepto con una base y unos estándares de calidad que quizá no encontrás en otros títulos”, asegura el productor.

Kolankowsky apunta además al cambio de tono, lejos de la pompa y más cercanos al público jóven: “afuera a esta vertiente se la conoce como ‘dudesical’ porque es para pibes también, no es un tipo volando en una alfombra mágica, son personas con problemas reales y musicalizado con rock. ‘American Idiot’ es eso, una historia de gente común trazada por problemáticas existenciales pintada de punkrock”. Y la apelación al segmento está también en el precio: “salimos con una entrada de 300 pesos y la más cara es de 575. El valor está cerca de una obra de texto, pero nuestros costos de producción, con banda, artistas y 67 personas en la producción, son más elevados”, explica el productor, que ajustó los números para ser competitivo.

De película

El martes 5 de septiembre se levantará el telón para “Rock of Ages” en el Teatro Maipo. Un hit que dio sus primeros pasos en un nightclub de Los Ángeles (2006) antes de llegar a Broadway, y luego al cine: en 2012 tuvo versión Hollywood con Adam Shankman en la dirección, y Tom Cruise, Paul Giamatti, Alec Baldwin y Catherine Zeta Jones en los roles principales. “Salimos con 13 funciones repartidas en tres meses y con una entrada accesible pensando en que el espectador va a ver de 16 a 20 personas en escena, luces, música y banda en vivo”, explica Nicolás Dal Farra, productor del musical.

En Broadway “Rock of Ages” fue visto por más de 1,5 millones de personas, y recaudó unos 123 millones de dólares. Acá, “obras como Rock Of Ages van los lunes o martes porque de miércoles a domingo, por lo general, se alquilan de corrido para las obras de gran producción. Es más fácil la negociación con el teatro. Pero de todas maneras, como con ‘Rocky Horror Show’, pasó algo muy particular: al ver la obra te olvidás que no tenemos el presupuesto de otras destacadas en calle Corrientes”, festeja Dal Farra, también productor de“Rocky Horror Show”, que lleva dos años en cartelera y nació como una producción de menor presupuesto, una cooperativa de trabajo que se convirtió en una obra de culto, como lo fue su versión original estrenada en Londres en 1973.

La adaptación para cine llegó dos años más tarde, protagonizada por Susan Sarandon y Tim Curry, al que Roberto Peloni, al frente de la versión local, se asemeja muchísimo en su rol del científico loco, transvestido y pansexual (hubo otras adaptaciones locales: en 1975, con Valeria Lynch; y en 1994 con Jean Pierre Noher y Natalia Lobo). Con un costo de 1 millón de pesos, casi 20 veces menos que lo que insumió “Sugar”, la adaptación local de la obra de Richard O’Brien -traducida en 20 idiomas-, todavía se encuentra en cartel los martes en el Maipo.

Del On y el Off

El paso siguiente, sueñan los productores del género, es montar musicales sobre bandas rockeras locales. Algo así como fue este año “Séptimo”, el tributo del Cirque Du Soleil a Soda Stereo. O lo que Ricky Pashkus y Osvaldo Bazán -como productor y guionista- vienen haciendo con Ale Sergi, a cargo de la música de “Y un día Nico se fue” (y también de “Yiya el musical”, sobre la envenenadora de Monserrat). La comedia escrita por Bazán lleva ya cinco temporadas en cartel y está cerca de cumplir las 200 funciones. Con 20 artistas en escena, que incluye el protagónico de Franco Masini y Germán Tripel, se puede disfrutar los sábados y domingos a las 20.30hs en El Galpón de Guevara, parte del circuito OFF alternativo, pero siempre cargado de perlitas alejadas de la luminosa calle Corrientes.

En el ON, como es sabido, brillan “Sugar” (terminó de coronarse como la obra del momento al cosechar 18 nominaciones a los Premios Hugo) y Martín Bossi (9 nominaciones), convirtiéndose en el gran candidato del género Music Hall.

La producción de Susana Giménez y Gustavo Yankelevich logró revivir el éxito que protagonizó la diva en los ’80 con Arturo Puig y Ricardo Darín, con una inversión inicial de 18 millones de pesos: lleva 125 funciones en cartel, más de 60 mil espectadores desde su estreno, con entradas que van de los 400 a los 950 pesos y continúa primera en el ranking de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET).

Bossi por su parte transita su octavo año en Av. Corrientes, esta temporada con “Bossi Master Show” que llevó al teatro más de 50.000 espectadores desde mayo (su anterior show llevó 600 mil personas en tres años). Con un presupuesto de 10 millones de pesos, se destaca por la pericia del imitador para el canto y el baile, reflejado en cuatro cuadros musicales con más de 20 canciones, personificando a diferentes figuras de la historia de la música.

 

Comentarios de “De American Idiot a Rock of Ages, musicales rock en calle Corrientes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *