Sociedad / 3 de septiembre de 2017

Interna en la Bonaerense: El fantasma de Bressi

Los atentados contra organismos oficiales pusieron en alerta al Ministerio de Seguridad provincial. La posible influencia del ex jefe policial.

Por

En el 2016, fue denunciado como narco por la candidata de Cambiemos en la Ciudad, Elisa Carrió, y NOTICIAS reveló hechos de violencia familiar contra su ex mujer y su ex pareja. Además, seis policías que trabajaron a su lado contaron cómo era el sistema de recaudación ilegal que lo involucraba. A pesar de todo, el ex jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi, mantuvo su cargo, defendido ciegamente por la gobernadora, María Eugenia Vidal, y su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo. Sin embargo, a tres meses de su salida de la fuerza, jefes policiales elegidos o avalados por él han sido removidos, acusados de narcotráfico e inoperancia.
Si Bressi era tan impoluto, ¿por qué hombres de su riñón están bajo sospecha?

En los últimos días, una serie de episodios violentos pusieron en evidencia que en la Bonaerense hay mar de fondo y no están zanjadas las internas policiales. La fuga de siete presos de la comisaría de Villa Ballester y los atentados contra el Senado y el Ministerio de Seguridad Bonaerense obligaron a los responsables de la seguridad provincial a emitir una circular reservada con la orden de incrementar la seguridad en dependencias policiales y entes estatales. Para las autoridades, fueron mensajes claros dirigidos a Vidal y a Ritondo. Y provienen de las internas en la fuerza. El jueves 24, un grupo de manifestantes se congregaron en La Plata para reclamar por la aparición del joven desaparecido, Santiago Maldonado. Durante la movilización, uno de los manifestantes lanzó una bomba molotov que causó daños en un anexo del Senadores de la Provincia. Horas más tarde, dos autos fueron incendiados en el estacionamiento del Ministerio de Seguridad bonaerense, luego de que estallara una bomba casera dentro de ellos.

Según la investigación de la fiscal Ana Medina, ambos hechos habrían sido ocasionados por manifestantes que reclamaban frente al Senado. Sin embargo, a Asuntos Internos llegaron dos denuncias anónimas que indicarían otra cosa: una apunta contra efectivos de la Bonaerense de Tigre y otra contra la agrupación de ex efectivos que, desde hace años, reclaman frente de la cartera de Ritondo. ¿Quién pagó las consecuencias? Un viejo conocido de Bressi, el ex jefe de Inteligencia de la bonaerense, el comisario Héctor Puente. Según fuentes cercanas a Ritondo, desde la partida de Bressi, “Puente no mostraba ningún avance en investigaciones, al punto de tener que ponerle a un civil por encima de él”.

“Puente y Bressi son viejos conocidos, ambos estuvieron en drogas de diferentes localidades y, en 2014, Puente estaba al frente de la delegación de Azul cuando Bressi pasó a ser el superintendente de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas de la provincia”, reveló un ex comisario cercano a ambos. A Puente lo designó en Inteligencia el ex jefe policial Hugo Matzkin antes de dejar su puesto (el mismo que habría negociado con Cambiemos la jefatura de la fuerza para Bressi). Y con la llegada de Bressi, Puente mantuvo ese lugar. “Inteligencia es un área donde tenés que tener a una persona de extrema confianza. Puente era eso para Bressi”, afirmó a NOTICIAS un ex comisario. Pero no es el primer bressista desplazado en estos últimos meses.

Polinarcos y desapariciones

El domingo 23 de julio, la Justicia allanó la Superintendencia de Drogas Lanús-Avellaneda, lugar que venía investigando Asuntos Internos tras la salida de Bressi. En esa dependencia secuestraron diferentes tipos de drogas ocultas en un entretecho de una de las oficinas. Tras el operativo fueron desplazados el titular de esa seccional, el comisario Skalla (quién asumió en ese cargo cuando Bressi era superintendente de Drogas), y su segundo, el subcomisario Damián Rosello. “Skalla es amigo de Bressi. No sabe nada de narcotráfico, pero lo había puesto su amigo por confianza. Es imposible que Bressi no supiera nada”, contó entonces a NOTICIAS un ex comisario.

Como si los problemas fueran pocos, el 23 de agosto, horas antes de los atentados en el Senado y el Ministerio de Seguridad, la esposa del ex policía Oscar Alvarenga había denunciado la desaparición de su marido, un supuesto asesor de Ritondo. El hecho lo confirmó el propio ministro 48 horas más tarde. “Ritondo le subió el precio, porque no es asesor de él. Por suerte apareció”, confesó una fuente cercana al ministro. Pero Alvarenga no estaba desaparecido, se había pasado cuatro días yendo del Hipódromo de Palermo al casino Flotante.

Desde la cartera de Ritondo desmienten que la salida del jefe de Inteligencia tenga que ver con los atentados y mucho menos con su relación con Bressi. NOTICIAS contactó al ex jefe de la Bonaerense, quién se despegó: “A Puente no lo designé yo, lo designó Matzkin y en el último tiempo era el jefe de Inteligencia de Perroni. Y Skalla también venía de la gestión anterior. Relacionarme con ellos es erróneo o mal intencionado”.

Lo cierto es que, mientras todos se desligan, algunos allegados a Ritondo se atreven a deslizar que parte de la limpieza en la Bonaerense implicaría remover a los jefes cercanos al ex jefe policial que, hasta hace unos meses, para Cambiemos era impoluto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *