Costumbres / 4 de abril de 2012

ESTILO PILAR 2012

Interiores country

Las tendencias marcan decoración urbana y estilo masculino en las casas alejadas de la ciudad. Aciertos y desaciertos en la exhibición.

Por

Los espacios con inspiración masculina fueron varios en esta edición. Bien logrados en “Mallmann a la carta”

Cuando Estilo Pilar abrió sus puertas por primera vez, la propuesta era muy clara: crear una feria de decoración y paisajismo que representara un espíritu de vida al aire libre y en contacto con la naturaleza, en contraste con otras exposiciones más dedicadas a la ciudad, ya existentes. Hoy, 12 años después de aquella primera edición, el concepto de la muestra se reformula al compás de una sociedad con hábitos y demandas cambiantes. Si bien siempre realizada en la zona Norte, en esta oportunidad el lugar elegido fue el complejo de condominios Civis, y el lema, “Simplemente urbano”, retó a los expositores a crear espacios que unieran lo mejor de ambos mundos. Como en todo desafío, los riesgos fueron muchos y los resultados también.

Novedoso foco. Aunque existe una idea subyacente que ubica a la mujer como principal receptora de las tendencias y cuestiones relacionadas a la decoración, en esta edición fueron muchos los que se animaron a ubicar al hombre como eje de su propuesta.
Quizás el caso más representativo sea el de Simpson Antigüedades, quien creó el proyecto “Mallmann a la carta”, inspirado, dedicado y avalado por el famoso chef, quien incluso prestó muebles propios para exponer. Allí, la gran apuesta fue el color: con paredes pintadas de un verde casi flúo, muebles antiguos y vajilla expuesta, resultaron en un contraste increíblemente natural y sin fisuras, habitable sin límite de edad. El uso de mapas viejos como cuadros y hasta como tapizado de cama, además, aportó un nuevo guiño a la comunión de lo vintage con lo moderno, resignificando un elemento clásico a través de la lupa del diseño.

Más información en la edición impresa de la revista