Sociedad / 18 de julio de 2012

La crisis de Suar en El Trece

Su productora no suma rating en el prime time del canal que él programa. Fracasos caros, tironeo con Tinelli y el reclamo de Clarín. FOTOS.

Por

Por primera vez desde que es gerente de Programación de El Trece, Suar vio cómo fracasaban sus apuestas de ficción y por ende, sus números se ponían en rojo.

Cuando los resultados no lo acompañan como él querría, Adrián Suar se prepara para actuar. Literalmente. Lo hizo a fines del 2004, cuando se puso como protagonista del policial “Sin Código” que mutaría en excelente comedia para enfrentar nada menos que a un debutante Marcelo Tinelli en la pantalla de Canal 9.

Suar les puso el cuerpo a aquellos años de resultados esquivos y ahora parece vivir el mismo proceso crítico. Pronto protagonizará una película. Y a fin de año comenzará a grabar, junto a Natalia Oreiro, un unitario de su factoría que se estrenaría el año que viene. Sabe que otra vez tiene que poner el cuerpo.

Suar vive una crisis de éxito. Por primera vez desde que es gerente de Programación de El Trece, vio cómo fracasaban sus apuestas de ficción y por ende, sus números se ponían en rojo; el rating le es esquivo y tiene que soportar una relación tirante con el conductor estrella, Marcelo Tinelli, por una puja de espacios y poder dentro del canal.

Su productora Pol-Ka –asociada con el Grupo Clarín– no pudo mantener una tira exitosa en el prime time y apenas mantiene un unitario pretencioso como “Condicionados” que supera con esfuerzo los 10 puntos de rating, una cifra inaceptable para un tanque de su factoría que resiste –con sus 14 capítulos ya grabados– en un horario marginal de medianoche. El abrupto levantamiento de la tira de ciencia ficción “Lobo” –una apuesta costosa desde lo técnico– y la fallida continuación de la comedia “Los Únicos” le costaron a Suar mucho más que un latigazo al ego de un habituado ganador. Fue un costo millonario para Pol-Ka.

Fuentes del mercado, del canal y de la misma productora coinciden en estimar que la cancelación de sus productos de prime time le habrían generado a Pol-Ka un rojo de entre 30 y 40 millones de pesos, cifras nada despreciables aunque tampoco alarmantes para una productora acostumbrada a la buena facturación, a veces en dólares, como la venta al exterior de la tira “Violetta”, que produjo este año para Disney. “Son los costos de apostar en televisión”, se atajan cerca de Suar, que dicen estar ajenos a cualquier crisis. Es cierto. Con una estructura de 300 empleados, la empresa tiene poder de reacción. Más aún si es financiada por un peso pesado como el Grupo Clarín que, así y todo, puede pretender algunas condiciones.

TIRÓN DE OREJAS. “A Suar le pidieron emprolijar los números de la productora. Esto no lo pudieron hacer el año pasado, cuando consiguió el liderazgo absoluto en el rating ante Telefe”, confiesa una fuente muy cercana a la mesa de decisiones de El Trece. Quien “pide” es el Grupo Clarín, que posee el 54,6 por ciento de las acciones de Pol-Ka y el contralor de las cuentas. El porcentaje restante está en manos de Suar y de su socio Fernando Blanco. “No fue más que una sugerencia administrativa, nada anormal”, relativizan desde Pol-Ka y niegan cualquier requerimiento de ajuste. “Suar siempre pretende producir como en cine, con tres directores de fotografía por tira. Y el grupo lo avala, pero cuando le toca pagar la cuenta de una apuesta fallida, renueva viejas exigencias”, dicen en el canal. El “ajuste administrativo” sería parte de los requerimientos hacia la productora.

Pol-Ka ya duplicó los costos de sus ficciones estimados para este año. Los capítulos de las tiras rondan los 400.000 pesos y en los unitarios se invierten cerca de 600.000 por episodio. Pero cuando a una ficción se la cancela, los costos fijos de escenografías y técnica abultan el resultado negativo.

Las comparaciones son inevitables. “Lobo” proyectaba entre un mínimo de 120 y un máximo de 200 capítulos, pero con un rating promedio de 13 puntos subsistió apenas 54. La apuesta del exitoso 2011, “Herederos de una venganza” había logrado 20, 6 puntos de rating en 219 emisiones.

Un directivo de Clarín, con influencia en Pol-Ka, acepta un diálogo informal para evaluar la situación del Trece.

Lea el díalogo completo en la última edición de la revista.