Menú
Política / 1 de octubre de 2012

Plan B: los kirchneristas que abren el paraguas

Ante la incertidumbre por la re-re elección de Cristina, y con vistas a seguir en 2015, un sector del Gobierno mantiene desde hace un tiempo “reuniones informales” con Scioli. Fotos de los precavidos.

Julio De Vido es una de los funcionarios que mantuvo reuniones secretas con Daniel Scioli, con vistas a 2015, por si CFK no logra la re re.

Detrás de la contraofensiva cristinista para desinflar el efecto del “cacerolazo” del 13/09, se ha desatado en el corazón mismo del Frente para la Victoria un fuerte debate sobre las reales posibilidades de sacar la re-re. Entre los que abren el paraguas figura el ahora debilitado ministro de Planeamiento Julio De Vido, el de Interior y Transporte Florencio Randazzo y el de Trabajo Carlos Tomada.

Cada uno de ellos ejecuta movimientos y acciones de bajísimo perfil -salvo ordenes expresas de la Presidenta y de sus necesidades de copar la agenda-, pero no se privan de organizar reuniones informales con referentes del PJ, incluso disidente, que ya pronostican decididamente que la reforma de la Constitución se hará “inviable”, porque estaría atada a la continuidad de Cristina que, según ellos, está “en caída”. El gobernador Daniel Scioli parece ser el beneficiario principal de esas angustias internas peronistas, sobre todo por su “dialoguismo” pejotista.

Hace unos días, volvió a recordar que él será el candidato presidencial del 2015 solo si Cristina decide no serlo (o no logra traspasar la restricción constitucional). No hacía falta. Todos habían entendido el mensaje, incluso los ministros de Cristina. Por eso, cada tanto, discretamente, no se privan de escuchar a Scioli.