La Balanza / 4 de octubre de 2013

Analía Maiorana

En plena explosión laboral y sentimental, se hace tiempo para almorzar con su hija en shopping.