Blogs, Opinión / 24 de octubre de 2013

¿Y si Cristina no vuelve?

Igual que cualquier huracán los rumores tienen categoría. El que sigue es considerado A1 por gente del poder y sin embargo no llega a los medios.

Los Servicios de Inteligencia llaman A1 al rumor que, de mínima, tiene alto grado de verosimilitud. En las altas esferas del poder (y no sólo político) le están dando esa categoría a un posible retiro de Cristina Kirchner después de las elecciones. Las hipótesis en danza son dos. Primero, que la enfermedad presidencial sea más grave de lo expuesto; segundo, que ante una derrota fuerte la presidenta elija el mismo camino que Perón en el 55. El propio General aseguró que pudo haber luchado pero prefirió ahorrar sangre de pueblo, otros aseguran que eligió retirarse para ganar poder y dejar en otras manos las complicaciones que se venían. O sea, por descabellado que parezca el comportamiento forma parte del ADN justicialista.

Con la enfermedad (o su excusa) no sólo se acelerarían los tiempos sino que las chances de una persecución al kirchnerismo post-“renuncia” terminan licuándose. Cristina todavía conserva un alto poder y nadie querría acosarla, en especial si hay un problema de salud en el medio.

¿Cómo seguiría el proceso? Beatriz Rojkés de Alperovich sería la encargada de llamar a elecciones (Amado Boudou renunciaría) y el mayor beneficiado terminaría siendo Daniel Scioli quien así desaceleraría el crecimiento de Sergio Massa y rescataría los acuerdos previos que tiene con él.

¿Descabellado? Argentina ya dio muestras en el pasado de ser la cuna del realismo mágico político latinoamericano.