Menú
Política / 3 de enero de 2016

“Piter” Robledo, el anti Máximo

Por

Ascenso. Llegó al PRO en el 2010. Ahora es subsecretario de Juventud de la Nación. Macri lo elogió tras una aparición en "678".

“El joven militante del PRO Pedro Robledo llega de traje, preparado para la reunión que tendrá con el gabinete de la nueva ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. Con participación en el partido de Mauricio Macri desde el colegio secundario, el funcionario de 24 años encabezará pronto acaso su mayor desafío en una breve carrera: subsecretario de Juventud de la Nación. De entrada, marca diferencias con La Cámpora en esta entrevista con NOTICIAS: “La institución no será un local de jóvenes partidarios sino más bien un lugar de política pública para toda la juventud argentina”.
“Piter” ha probado disponer de una llegada envidiable a la mesa chica de la política nacional: desde desayunos con Macri hasta reuniones con Marcos Peña o bien el madrinazgo político de María Eugenia Vidal.
Cuenta que su inmersión en el mundo PRO llegó en la reinauguración del Teatro Colón en el 2010. Allí, se anotó como mozo del catering para poder abordar al ex ministro de Seguridad porteño Guillermo Montenegro y emprender así un vertiginoso camino de ascenso dentro del partido. La primera vez que Macri lo llamó, cuenta, fue tras su participación en el programa ultraoficialista “678”. “Algunos en el PRO tenían ciertas dudas de que vaya, pero yo tenía la convicción de que estaba tranquilo para discutir. Una vez que terminó, recibí su llamado y me dijo que le había parecido impresionante, que tenía que seguir yendo”, relata.
Famoso. Robledo tomó notoriedad pública en el 2013, cuando fue salvajemente golpeado en una fiesta de San Isidro por su orientación sexual. Para la reciente campaña del miedo, se reflotó una antigua y supuesta nota del diario Página/12 donde el ingeniero habría calificado a la homosexualidad como una “enfermedad”. Dice que es falsa. “Macri me dijo aquella vez: ‘Piter, el día que vos encuentres un registro de que yo dije eso, traémelo nomás’”, rememora.
Robledo escribió recientemente una Carta Abierta a Máximo Kirchner que admite –no sin cierto hartazgo– que no ha surtido efecto. “Creo que un gran error del gobierno de Cristina fue La Cámpora, porque fue lo que desarticuló todo tipo de puente comunicacional con el otro y elevó el nivel de confrontación. Tengo amigos allí dentro, Camilo Vaca Narvaja, por ejemplo. Pero su principal defecto es precisamente lo que nos diferencia a los jóvenes PRO: no somos fanáticos. Cuando lo sos, perdés la libertad y rebeldía características de la juventud. Como ‘soldado’, uno no puede aportar esas características”, cierra.