Menú
Política / 27 de enero de 2016

El extraño premio a la ex cuñada de Pinedo

Por

En el agobiante clima del 23 de diciembre, pocas horas antes de la Nochebuena, el flamante Gobierno trabajaba a contrarreloj para completar los nombres de quienes ocuparían cargos en los organismos del Estado. Ese mismo día, la empresa de seguros del Banco Nación (Nación Seguros de Retiro SA) se reunía en asamblea de accionistas para elegir a los nuevos integrantes de su directorio.
Mónica Almada (54), una abogada vinculada a la UCR y al PRO, que asesoró durante diez años al actual presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y fuera pareja de su hermano Enrique (“hoy ya no”, dice ella), es uno de los cuatro directores titulares designados para ocupar el cargo hasta el 2018.
No es la primera vez que Almada –hoy con licencia sin goce de haberes en el Parlamento– asume un rol jerárquico en una entidad financiera. Entre 1998 y 2002 fue directora del Banco Ciudad, cargo al que debió renunciar tras una auditoría interna de la entidad, en la que se descubrió que el 30 de noviembre del 2001, horas antes de la instauración del corralito que dejaría atrapados los depósitos, la funcionaria había precancelado un plazo fijo cercano a los 315.000 dólares.
En febrero del 2002, tras el escándalo que se desató en los medios, Almada, que había ingresado al Banco durante la gestión de Fernando de la Rúa en la ciudad, debió devolver el dinero. En aquel momento se le inició una causa en la que se investigó si la funcionaria había utilizado su cargo y la información privilegiada que este le aportaba para cancelar por fuera del horario bancario, y a sólo 48 horas de su depósito, una operación cuya reglamentación establecía un plazo mínimo de 30 días, y que sólo reservaba la extracción anticipada para casos de suma urgencia.
Finalmente, en abril del 2004, Almada fue sobreseída de esta causa por el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 25. En diálogo con NOTICIAS, la actual directora de Nación Seguros de Retiro aseguró que esa fue una causa con un alto contenido político y aseveró: “Es un capítulo que para mí fue sumamente doloroso y complicado en términos personales y familiares. Yo renuncié, me puse a disposición de la Justicia y fui sobreseída el 20 de abril de 2004, ‘sin menguar en mi buen nombre y honor’, según dice la sentencia”, afirmó.
La funcionaria declaró entonces y ahora que la extracción anticipada del plazo fijo se debió a la inminente compra de una propiedad al ex senador justicialista por Chubut, Osvaldo Sala, con quien asegura que venía negociando desde mayo del 2001. Esa operación finalmente nunca se concretó.