Política / 6 de febrero de 2016

Máximo Okupa

Sus lugartenientes se distribuyeron a lo largo del tercer piso. Tal vez porque desde el 2007 era territorio casi exclusivo del Frente para la Victoria cuando contaba con 120 diputados.

Como la oficina 340 tenía una faja de seguridad y se había cambiado la llave, los estrategas de Máximo Kirchner entraron por una puerta trasera y ocuparon en la madrugada el despacho que quería el jefe.

Andrés Larroque llegó a hablar de la violación de la soberanía del Frente para la Victoria. Había que recuperar la 340 por la fuerza y en beneficio del hijo del poder.

El diputado por Santa Cruz, que llegó a primerísima hora los días que estrenó su despacho, prácticamente no se enteró de la ruptura del ex ANSES Diego Bossio. Pero soltó una carcajada cuando le contaron que los camporistas hicieron público el número de celular de Bossio para que la militancia lo castigara.

Igual, Bossio ya trabaja con los gobernadores.