Sociedad / 4 de noviembre de 2016

Albino: “Es importante que el Gobierno se comprometa con la desnutrición infantil”

Mediante un acuerdo entre CONIN y la fundación Comprometerse Más se abrirá un hospital de tratamiento de esta problemática en la provincia de Buenos Aires, único en su especialidad.

Por

Abel Albino, avanza en sus proyectos.

A Abel Albino se lo ve tranquilo y entusiasmado. No es para menos. Tal como él mismo asegura, luego de trabajar hace más de 25 años como médico en desnutrición y pobreza, por primera vez siente que realmente el poder político se interesa en el tema: “Es muy importante lo que ya se ha hecho, pero cuánto más importante va a ser ahora que el Gobierno se compromete y nos llama para resolver el problema juntos”.

Como punto de partida, tres hospitales para el tratamiento de la desnutrición infantil se comenzarán a construir en “zonas muy delicadas”: Salta, Misiones y Buenos Aires. Este último se edificará en el predio de la Fundación Felices los Niños, que desde 2014, luego de la detención del padre Grassi, es administrada por Juan Manuel Casolati, quien además pertenece a Comprometerse Más, la fundación que junto a CONIN articuló la creación del nuevo hospital.

Estos proyectos se dan en el marco del acuerdo firmado hace unos meses entre CONIN, la fundación que preside Albino,  y el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, donde se prevé la construcción de cerca de 10 hospitales especializados, y la remodelación de los 78 centros que la fundación tiene en todo el país. Albino considera el convenio como “un paso muy importante en la lucha contra la desnutrición”.

Tal como él mismo explicó a NOTICIAS, la importancia de los centros especializados radica en que “son los únicos que le pueden ofrecer a los chicos en grave estado un tratamiento adecuado y el aislamiento necesario para evitar el contagio de una nueva enfermedad”. En la actualidad sólo hay un centro de tratamiento en todo el país: en Mendoza, donde ya se rehabilitaron alrededor de 2 mil niños.

Desde que en 1993 Abel Albino puso en marcha CONIN en la Argentina, más de 16.000 chicos han logrado recuperarse en los centros de todo el país. Si bien el número es alentador, el problema de la desnutrición infantil sigue siendo grave: a la cifra entregada por el INDEC de 32,2% de pobreza, se le suma el informe elaborado hace unos meses por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, donde se indica que 1 de cada 5 niños padeció “inseguridad alimentaria” durante el 2015.

“Es brillante que hayan sincerado las cifras del INDEC, porque sin diagnóstico no hay tratamiento. Pero Macri debe entender que la lucha se tiene que transformar en una política de Estado, porque eliminar la desnutrición es un proceso que lleva una generación entera, más de 30 años”, aseguró al ser consultado sobre cuál sería su propuesta al Gobierno.

A modo de conclusión Albino afirmó: “Lo que no nos deja crecer es el recurso humano dañado por la miseria, la pobreza y la injusticia”. Mientas que en un llamado a la unidad de los argentinos se preguntó “cuándo podremos sentarnos en la misma mesa y ponernos de acuerdo”. Tal vez estos ejemplos de cooperación sirvan para que su deseo se cumpla, porque como repitió en varias oportunidades, “lo que le hace bien a la Argentina, nos hace bien a todos; y si algo le hace mal, también nos lo hace a todos”.