Menú
Política / 13 de febrero de 2017

Para pegarle al Papa, difunden un falso L’Osservatore Romano

Circuló una versión trucha del medio oficial del Vaticano: sospechan del ala conservadora. En la edición fraudulenta ridiculizan a Bergoglio. La seguidilla de ataques contra el argentino.

Por

El 2017 no arrancó fácil para el Papa argentino. Luego de que Roma amaneciera empapelada con afiches que lo atacaban, a principios de febrero, el fin de semana circuló en el Vaticano una falsa edición de L’Osservatore Romano, el diario oficial del Estado santo. No fue sólo un chiste: la publicación trucha llegó hasta altos obispos y cardenales de la ciudad Europea, a sus casillas personales de email. Y no sólo eso, sino que el fraudulento medio incluso hace “hablar” a Francisco, poniendo rídiculas respuestas en su boca sobre la relación entre los divorciados y la Iglesia, un tema siempre polémico.
“Ha respondido!”, es el título principal del L’Osservatore trucho, donde aparecen falaces declaraciones de Bergoglio. El texto tiene formato de pregunta y respuesta, y aparece luego de que cuatro cardenales ultraconservadores le plantearan públicamente y de manera polémica, estas dudas al Papa, antes de que salga la edición falsa. Ante cada consulta, el Papa supuestamente responde “sic el non”, una frase de latín medieval que quiere decir “sí y no”, una contestación ambigua que busca hacerlo parecer dubitativo y sin poder de resolución. Luego de cada réplica, aparecen declaraciones viejas de Francisco, sacadas de contexto. La publicación trucha tiene también insólitas declaraciones del cardenal Walter Kasper, muy cercano a Bergoglio, donde dice que “confesar de rodillas es un poco incómodo, pero esta es la única posición correcta en la que uno puede leer estas respuestas tranquilizadoras”, además de dos fingidas columnas de Antonio Spadaro, el director del medio “Civiltá Cattolica” y de la famosa periodista Lucetta Scaraffia.
“Los ataques al Papa desde los sectores ultra conservadores se han multiplicado y es muy probable que lo seguirán haciendo. Seguramente se realizarán investigaciones dentro de la Secretaría de Estado Vaticano para conocer el origen y los promotores de esta brutal campaña anti Francisco. Pero estos hechos nos deberían llamar a la reflexión”, escribió Marcelo Figueroa, el editor de la versión argentina de L’Osservatore Romano -cuyo tercer número saldrá el sábado 18 junto al diario Perfil-. “Ha llegado la hora de que sus compatriotas, alejándose de todo ‘chiquitaje’ de política menor sin ninguna oficialidad, entendamos de una vez los tiempos que nos tocan vivir y el profundo significado de su permanente pedido ‘Recen por mí’. ¿Estaremos a la altura de este profeta argentino?”, se pregunta Figueroa.
No es el único frente que enfrenta el Sumo Pontífice. “Los malditos voceros”, es una nota que está en la última edición de NOTICIAS. Ahí se documenta un problema que viene arrastrando Francisco desde hace años: la relación con sus “mensajeros”, que hablan por él o ponen palabras en su boca. El caso más destacado es el legislador Gustavo Vera. Según este medio pudo averiguar, esa relación se habría agrietado e incluso el Papa lo habría hechado de Santa Marta, su residencia.