Menú
Política / 7 de abril de 2018

Problemas en casa de Luis Caputo

Por

“Yo le creo, ministro. No imagino lo difícil que es estar hoy en su familia”, se compadeció con Luis Caputo el diputado Héctor “Toty” Flores el miércoles 4 en el Congreso, tras las denuncias de la oposición por posibles actos de corrupción. Y sin quererlo dio en el clavo: porque “Toto”, como lo llaman en la intimidad, no pasa un gran momento.

En la actividad privada había conseguido tener una vida de lujos y sin sobresaltos. Desde que llegó a la función pública, en el 2015, acumula demasiados problemas. No sólo para él, porque con su flamante protagonismo expuso a sus hijos en los medios y a su esposa en la Justicia. Nada le sale bien.

“Mis hijas tienen 11 y 13 años. No seas tan mala”, fue el mensaje que le mandó el ministro a la diputada Gabriela Cerruti. Lo hizo porque la ex periodista había señalado a sus hijos como posibles testaferros. Sin embargo, omitió contar que tiene cuatro hijos más. Además de Sofia y Alexia, las señaladas, tiene a Luis (23 años), Agustín (21), Cristóbal (19) y Santiago (16). Tres de ellos, mayores de edad.

Pero su decisión de dedicarse a la función pública también complicó a su mujer, Ximena Ruiz Hangling. El fiscal Carlos Stornelli pidió que sea imputada en la causa en la que se investiga una presunta defraudación contra la administración pública por la compra de dólar futuro.

Sus amigos del Newman cuentan que ya no se lo ve tanto a Caputo por su barrio. La función pública lo tiene demasiado atareado. “A los que dicen que me hice funcionario para robar les contesto que podría haber hecho más dinero si seguía en la actividad privada”, se defiende. Y el dinero no es todo: también su familia estaría más tranquila.