Menú
Política / 4 de mayo de 2018

Quiénes son los que ganan con las políticas económicas de Mauricio Macri

Estas son las empresas mejor rankeadas en el modelo M. Amigos y familiares del Presidente. Quiénes son los que perdieron.

Por

Más de uno de los empresarios que desfilan por esta nota de tapa estaban preocupados porque iban a aparecer como ganadores de los primeros dos años del gobierno de Mauricio Macri. En esta Argentina ha habido hombres de negocios que llamaron a Forbes para pedir que los excluyera de su lista de multimillonarios y a otros medios para que no publicaran el ranking de esta revista norteamericana.

Jorge Brito y Ezequiel Carballo (dueños de Banco Macro que acaban de sucederse en su presidencia), Eduardo Elsztain (de la agrícola e inmobiliaria Cresud, dueña de IRSA, que a su vez controla IRSA Propiedades Comerciales), Eduardo Escasany y Federico Braun (Grupo Financiero Galicia), Héctor Magnetto y los hermanos Noble (Telecom Argentina y Clarín), la española Ana Patricia Botín (Santander Río) y Paolo Rocca (Ternium, la siderúrgica de Techint que provee a la construcción, la energía y otras industrias) son dueños de las siete empresas cotizantes en la Bolsa porteña que más plata ganaron en 2016 y 2017 (ver infografía), según un estudio que NOTICIAS solicitó al Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC). Esta entidad pertenece a Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), la sociedad que integra a los principales actores bursátiles del país.

En el ranking de 20 ganadores figuran después BBVA Banco Francés (cuya casa matriz en España preside Francisco González), Banco Patagonia (59% del estatal Banco do Brasil y 18% de los Stuart Milne), Central Puerto (que pertenece a Sadesa, el grupo eléctrico de Carlos Miguens Bemberg, Nicolás Caputo –hermano del alma del Presidente–, Guillermo Reca, los Escasany y los Ruete Aguirre), Aluar (la fabricante de aluminio de Javier Madanes Quintanilla), Pampa Energía (de Marcelo Mindlin), la desarrolladora inmobiliaria Consultatio (de Eduardo Costantini), Grupo Supervielle (de Julio Patricio Supervielle), Transportadora Gas del Sur (TGS, del grupo de Mindlin), la transportista eléctrica Transener (54% del Estado, que privatizará el 25%; y otro 25% también de Mindlin), Banco Hipotecario (64% estatal y 28% del holding de Elsztain, que además lo gestiona) y Holcim Argentina, filial de la cementera suiza LafargeHolcim.

¿Por qué estas empresas ganaron cada una entre 1.400 y 15.900 millones de pesos en dos años y fueron las que más beneficios acumularon? Desde distintas perspectivas de pensamiento, los analistas coinciden. “Hay un modelo económico que está tratando de cerrar el desfasaje de las tarifas de servicios públicos, que estimuló negocios de real estate y quiere cambiar la infraestructura del país, y en el que los bancos ganan, como siempre, pero de una manera más genuina, dando préstamos, como los hipotecarios”, explica Alejandro Bianchi, gerente de inversiones del agente bursátil InvertirOnline.
Bici. “Los que más ganan son los vinculados a la construcción y a los servicios públicos concesionados”, opina Martín Kalos, economista y director de EPyCA Consultores. “Además, los bancos hicieron plata con el carry trade (lo que en la calle se conoce como bicicleta financiera, sobre todo con las Letras del Banco Central, Lebac) o apostando a la dolarización, según el día a día de sus colocaciones financieras”, agrega Kalos.

“El grupo ganador incluye empresas de energía beneficiarias de los tarifazos, el aumento del precio del combustible y los subsidios a la producción de gas; bancos beneficiados con la reanudación del ciclo de especulación financiera y endeudamiento; y empresas vinculadas a desarrollos inmobiliarios y concesiones públicas”, opina Claudio Lozano, que con Ana Rameri acaba de publicar el informe “Los 10 hombres más ricos de la Argentina” en el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP). “Hay un proceso de concentración en marcha”, añade.

Loa que más ganaron.

Pero no sólo deben medirse las ganancias en términos de pesos sino también en comparación con el patrimonio de cada empresa. Así puede develarse cuáles han sido más rentables en estos dos años. Los datos elaborados por el IAMC y sus economistas, Mario Maydana y Agustín Serra, muestran que a la cabeza de este otro ranking (ver infografía) aparece la distribuidora eléctrica platense Edelap (que un ex ejecutivo de Mindlin, Alejandro Macfarlane, le vendió a otro ex empleado del mismo empresario, Rogelio Pagano).

Blanqueo. Segunda figura Autopistas del Sol. Esta empresa concesionaria del Acceso Norte está controlada en un 31% por Abertis, que comparten el grupo español ACS -que preside Florentino Pérez, el mandamás también del Real Madrid- y la concesionaria italiana de autopistas y aeropuertos Atlantia, de Luciano Benetton y su familia. Un 7% era del grupo Macri, propiedad de los hermanos, hijos y sobrinos del Presidente, hasta que en 2017, después del aumento de peajes, fue vendido a Natal Inversiones, del constructor Juan Carlos Fernández. Precisamente, uno de los hermanos del jefe de Estado, Gianfranco Macri, también se benefició con el blanqueo de capitales 2016/2017: figura como adherente junto con Caputo, Mindlin y Madanes Quintanilla en la lista que publicó el periodista Horacio Verbitsky.

Completan el ranking de los 20 más rentables el Grupo Concensionario del Oeste (CGO, concesionaria del Acceso Oeste y también de Florentino Pérez y Benetton), IRSA e IRSA Propiedades Comerciales, TGS, la química Patricios, la constructora Caputo (que Nicolás Caputo y su familia vendieron en enero pasado a la desarrolladora inmobiliaria TGLT, de Federico Weil y Darío Lizzano), Holcim, Distribuidora Gas Cuyana (de Sadesa), la distribuidora eléctrica puntana Edesal (de la constructora Rovella Carranza, de Mario Rovella), Metrovías (la concesionaria del subte del grupo que conduce Aldo Roggio), Central Puerto (de Sadesa), Laboratorios Richmond (de Marcelo Figueiras), la cadena de venta de ropa en el interior García Reguera, la fabricante de maquinaria agrícola Agrometal, el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba, donde se comercian futuros y opciones de materias primas y del dólar), la eléctrica italiana Enel Generación Costanera, el Banco Patagonia y la productora de sal Dos Anclas.

Hay empresas que no cotizan en bolsa y que seguramente también aparecerían entre las más ganadoras. En el ranking de la revista Mercado sobre los que más utilidades lograron en 2016 figuraban la fabricante de electrodomésticos Newsan (de Rubén Cherñajovsky), la minera canadiense Barrick, la química norteamericana Dow, el banco británico HSBC (que en la Argentina preside Gabriel Martino), la chilena Cencosud (Unicenter y supermercados Jumbo), Aeropuertos Argentina 2000 (de Eduardo Eurnekian), MercadoLibre (de Marcos Galperín) y Rovella Carranza.

¿Qué dicen las empresas a las que les fue tan bien? “El salto de utilidades obedece a un cambio de la forma de valuación de activos: de valores históricos a valores reales”, explica el gerente de relaciones institucionales de IRSA, Sergio Dattilo. La modificación ocurrió a la par de la salida del cepo cambiario, que reactivó el mercado inmobiliario, según analiza Bianchi, de InvertirOnline. A contramano de la caída de ventas de los 400 shoppings de todo el país por la baja del consumo masivo y el avance del comercio electrónico, los 15 centros comerciales de IRSA “van bien, están llenos de gente, sin locales vacantes”, agrega Dattilo. La compañía nacida en los ’90 va por más: está construyendo un shopping en La Plata, ampliando el Alto Palermo y el Dot y mirando oportunidades en el interior. Kalos, de EPyCA, observa que los centros de IRSA se han beneficiado del impacto de las medidas económicas en el 20% de la población con más ingresos. Pero Juan Martín Rinaldi, trader de derivados de Balanz Capital, opina que en 2017 “lo que mejor explica el crecimiento de IRSA es el repunte de la construcción”. Por último, el gerente del grupo de Elsztain reconoce que el negocio agrícola de Cresud se favoreció por la devaluación y la rebaja de retenciones de inicios del gobierno de Macri.

Banca. En el Galicia, el banco de los Escasany, los Braun y los Ayerza, adjudican sus ganancias a que constituyen el primer grupo privado financiero del país. Pero en la entidad admiten que en 2017 crecieron fuerte los créditos a empresas (sus divisiones son agro, pymes y grandes) e individuos, incluidos los de tarjeta, los personales y los hipotecarios. El analista Bianchi opina que en la medida en que baje la inflación, aumentará la demanda de préstamos. La contracara son los clientes que en los últimos dos años tomaron préstamos hipotecarios actualizados por UVA y que están preocupados por el fuerte aumento de los intereses y del capital adeudado. Pero en el Galicia destacan que la cartera de créditos en la Argentina aún es baja y sana. Además comentan los ingresos por servicios, como seguros, fondos comunes de inversión, compraventa de dólares o cajas de seguridad. Pese al avance de la banca electrónica, el año pasado inauguró 17 sucursales y edificio corporativo.

Los balances de Telecom aún no reflejan la fusión de esa compañía que era del mexicano David Martínez con el Grupo Clarín. Lo harán a partir de 2018. En Telecom explican sus ganancias de los dos últimos años: “Hemos invertido más de 1.400 millones de dólares para el despliegue de la red 4G. Las mayores ventas, en especial de servicios de Internet tanto fijos como móviles, sumado a la mayor eficiencia operativa son algunos de los factores que explican el crecimiento”. El nuevo grupo Telecom/Clarín, acusado por sus competidores de recibir beneficios regulatorios de Macri, acaba de anunciar el mayor plan de inversión privada del país: 5.000 millones de dólares entre 2018 y 2020. En el grupo de Magnetto responden que la española Telefónica y la mexicana Claro han ganado tanto como ellos. Todas se beneficiaron por el fin del control de precios. La rentabilidad de Clarín se mantuvo igual que en los tiempos K gracias a las inversiones de Cablevisión, que ahora se integró a Telecom. Claro que en el primer mes de gobierno de Macri quedó desactivada la ley que obligaba al conglomerado de Magnetto a dividirse.

Enrique Cristofani, presidente del banco del grupo español Santander, ha anunciado inversiones por 20.000 millones de pesos hasta 2020 en tecnología, modernización de sucursales y un nuevo edificio corporativo. La bonanza de esta entidad y la de BBVA son motivos del entusiasmo que demostró el presidente español, Mariano Rajoy, por su amigo Macri en su reciente visita a la Argentina. También varias constructoras españolas como las de Florentino Pérez aparecen entre las 30 con más obras públicas nacionales ganadas en 2016 y 2017, según un relevamiento de NOTICIAS. Allí aparecen también Roggio y Eurnekian. Recién en los puestos 31º y 32º figuran Caputo y la constructora Sacde, que Mindlin le compró en 2017 al primo de Macri, Angelo Calcaterra, recientemente llamado a indagatoria por las coimas de su socia Odebrecht a los K.

Los que no tuvieron la suerte de ganar.

En el ranking de las empresas más ganadoras de la economía en general figura una empresa de Techint, Ternium. Si cotizaran en la Argentina, quizás aparecerían también la fabricante de tubos petroleros Tenaris (que está en bolsa en Estados Unidos) o la petrolera Tecpetrol (que no abrió su capital a los mercados), dado que son protagonistas del aún incipiente desarrollo de Vaca Muerta (ver recuadro). En Techint adjudican el buen desempeño de Ternium Argentina a que el 60% de su resultado proviene de sus inversiones en México. Pero los analistas Bianchi y Kalos también destacan cómo los proveedores de la construcción se han beneficiado del impulso de la obra pública y del desarrollo inmobiliario ligado al resurgimiento del crédito hipotecario.

Los allegados de “Nicky” Caputo también relativizan su éxito. Alegan que sus inversiones están diversificadas en varias empresas, en las que no controla la mayoría ni se encarga del management. “Unas compañías suben y otras bajan”, argumentan, quizá en relación con la fabricante de electrodomésticos y autopartes Mirgor, que debe convivir con la creciente importación. Está claro que sus empresas de energía se beneficiaron por las subas de precios y tarifas. Aluar es otro beneficiado por la construcción. Sin embargo, en la empresa de Madanes Quintanilla adjudican sus utilidades a la exportación, que representa casi el 80% de sus ventas. “En los últimos dos años tuvimos un buen precio internacional del aluminio y Estados Unidos demandó mucho. Pero en 2018 se nos encareció la materia prima, la alúmina, y estamos pendientes de si Estados Unidos nos cierra el mercado”, aluden en Aluar a las barreras proteccionistas anunciadas por Donald Trump y que fueron suspendidas sólo de manera temporal para la Argentina.

Pampa, el grupo de Mindlin, se cuenta entre los beneficiados del encarecimiento de la energía. Pero allí dan otra versión de los hechos: “Los resultados son fruto de la mayor producción de todos los negocios donde tiene participación Pampa y responden al agresivo plan de inversiones que desarrolló durante los dos últimos años”. Citan la compra en 2016 de Petrobras Argentina, tanto a su controlante, la compañía estatal brasileña, como a su accionista minoritaria, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). En los últimos días, el juez Claudio Bonadio destrabó la operación con la Anses, que había denunciado el jefe de la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos Relativos a la Seguridad Social (Ufises), Gabriel de Vedia. “La compra de Petrobras significó la incorporación de valiosos activos a la compañía y con ellos se incrementó considerablemente la producción de gas y petróleo”, explican en las huestes de Mindlin, que pasó de ser tildado de empresario K a macrista. En Pampa destacan la puesta en marcha y la ampliación de centrales eléctricas en estos años.

En Consultatio, la desarrolladora inmobiliaria de Costantini, el CFO (jefe financiero), Gonzalo de la Serna, atribuye el 80% de los beneficios de 2016 y 2017 a que desde diciembre de 2016 en adelante se entregaron los departamentos que habían comenzado a construir en Estados Unidos en 2012, tiempos del cepo cambiario. De la Serna reconoce que la devaluación de 2015 permitió que aumentara la utilidad en términos de pesos. También admite que la eliminación del cepo impactó de manera positiva en el mercado inmobiliario. Además, Consultatio ha ganado cuatro licitaciones de terrenos que privatizó el gobierno de Macri. IRSA, en cambio, no ha participado por ahora en ninguna de las subastas de tierras que han organizado la Nación y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

UVA. En el Banco Hipotecario adjudican sus resultados a la mejora de “la calidad en el fondeo, la búsqueda de la eficiencia en procesos y gastos y la profundización como líder en los mercados de créditos para la vivienda”. Este banco de mayoría estatal pero bajo gestión del grupo de Elsztain acaba de convertirse en el primero que se fondea en deuda atada a UVA, la unidad de actualización de los hipotecarios y que es similar a la inflación. También viene entregando más créditos personales, en un contexto en el que estos crecen en detrimento del uso de la tarjeta, más típica de la era del consumo K.
La empresa cotizante en bolsa que más rentabilidad exhibió fue Edelap, propiedad de DESA, el grupo de Pagano. En la eléctrica platense también se justifican: aclaran que en 2016 dejaron de registrar pérdidas operativas por primera vez en nueve años y que en este bienio alrededor del 90% del flujo de fondos operativos se destinó a inversiones. El analista Rinaldi también atribuye el beneficio a la condonación de deudas que las eléctricas mantenían con la compañía público-privada que administra el mercado mayorista, Cammesa.

Otra beneficiada por el tarifazo es Edesal, la eléctrica de San Luis, en manos de la también puntana Rovella Carranza. “Después de muchos años sin subas de tarifas, hemos pasado a números positivos, pero eso no queda en nuestra caja sino que activa planes de inversiones atrasadas”, se atajan en el grupo de Mario Rovella, que también había hecho buenos negocios en Vaca Muerta en la era K.

También se benefició del alza de boletos la empresa Metrovías, de Roggio. “Las tarifas les subieron más que los costos”, analiza Kalos. Sin embargo, en Metrovías consideran que es inapropiado juzgarla por sus ganancias en relación con su patrimonio, dado que los activos del subte no le pertenecen sino que son de los estados porteño (en el caso del subte) y nacional (el ferrocarril Urquiza) y que su misión consiste sólo en gestionarlos. Ahora Roggio deberá participar en la relicitación del subte. También apuesta al nuevo negocio que abrió Macri: las obras con participación público-privada (PPP). Allí también se apuntan Eurnekian, José Cartellone, Manuel Santos Uribelarrea, Rocca, Rovella, Mindlin, la españolas Acciona o la china CCA. Quizás sean los ganadores del futuro.